Chenoa: «Antes de este disco, quise cerrar el chiringuito»
Chenoa publica su nuevo álbum, «Otra dirección» - Belen diaz

Chenoa: «Antes de este disco, quise cerrar el chiringuito»

Actualizado:

Chenoa ha dicho adiós a un largo tiempo de «desidia», en el que se llegó a sentir «derrotada», pero gracias a su primer disco de estudio desde «Desafiando la gravedad» (2009) y con los pies bien apoyados en el suelo, toma nuevo rumbo, haciendo exactamente lo que quiere a través de su propio sello musical.

«Otra dirección» (Alias Music) es el título de este trabajo, el octavo de su carrera, que se publica esta semana y es el primero que lanza sin el abrigo de una gran discográfica, tras acabar contrato con Universal Music en buenos términos, según dice ella, que cree que los adjetivos «valiente» y «loca» la definen muy acertadamente.

«Antes de hacer este disco tuve un momento en que quise cerrar el chiringuito. Terminé el contrato con Universal y dije que terminaba todo, porque tengo otra manera de trabajar. El ego artístico no lo tengo tanto por que me conozcan por la calle como por hacer un buen trabajo», explica.

Nuevos sonidos

Funk y R&B sustituyen a las guitarras sucias y el «puntito dance ochentero» de sus últimas producciones. Cuatro años han pasado desde su anterior álbum de estudio y dos desde que editara el EP que contenía su último single, «Como un fantasma», junto al productor Nigel Walker.

»Mucho tiempo» para sacar un nuevo álbum de larga duración, reconoce la cantante mallorquina y argentina de nacimiento, que asegura que no ha habido ningún motivo concreto que explique ese retraso, más allá de quedar sumida en un estado de apatía.

«Creo que todos tenemos una época de desidia en que ni sientes ni padeces», confiesa María Laura Corradini (Mar del Plata, 1975), rebautizada como Chenoa tras su entrada en el programa de televisión Operación Triunfo en 2001.

Castellano e inglés

La falta de ánimo e ideas se acabó cuando desde Londres llegó el tema «Ya no quiero verte» ("Arrested", en su versión original, en inglés). De ahí empezaron a surgir los temas, hasta configurar un doble CD con 19 canciones en castellano y en inglés, «una brutalidad», afirma.

Se abren con «Quinta dimensión», un buen espacio para «oxigenar» cuando «las frecuencias se vuelven incompatibles». «Son tres minutos de canción para desconectar y volver a la realidad», afirma sobre este tema optimista que trata de una ruptura.

«No soy una mujer de tabúes mientras no haga daño a nadie, pero sobre todo no soy juez de nadie», señala al preguntarle por otro de los temas, «Júrame», que trata de «un secreto inconfesable», el de una chica enamorada de dos chicos, «sin sentirse culpable por ello».

No es algo que le haya pasado en carne propia, puntualiza Chenoa, que expresa simpatía por el modelo de mujer fuerte que representa su colega estadounidense Pink.

«Artista mediática», como se reconoce por sus múltiples apariciones televisivas, empezando por su propio bautismo artístico a gran escala, sigue afirmando que, de recibir una oferta de RTVE para representar a España en el Festival de Eurovisión con un tema que se adapte a sus características, diría que «sí».