Dos años sin la voz de Amy Winehouse
Amy Winehouse - ap

Dos años sin la voz de Amy Winehouse

La diva del soul dejó el mundo un 23 de julio en su casa del barrio de Camden Town

Actualizado:

Amy Winehouse luchó con todas sus fuerzas contra su adicción a las drogas y al alcohol. Fue hallada muerta en su casa de Londres un 23 de julio de hace dos años, un día negro para la música. Aunque todo apuntaba a que sus excesos pudieron con ella, su familia insiste en que los informes toxicológicos indican que no había substancias ilegales en su sangre. Las causas de su muerte son todavía un misterio.

El disco más vendido del siglo

El último disco de Amy Winehouse, «Back to Black», se convirtió en el más vendido de este siglo en el Reino Unido después de conocerse la muerte de la cantante británica.

Según la lista compilada por la empresa Official Chart Company, el disco que Winehouse publicó en 2006 había vendido en este país 3,25 millones de copias. En todo el mundo, las ventas de «Back to Black» superaban ya por entonces los 15 millones de ejemplares. En 2007 fue elegido disco del año y en febrero de 2008 convirtió a Amy Winehouse en la primera intérprete británica en ganar cinco Grammys.

Un misterio

Pese a que sus excesos con las drogas eran de sobra conocidos, superando incluso la fama de su música, lo cierto es que las causas de su muerte siguen siendo un misterio todavía.

En la primera entrevista que el padre de la cantante concedió en televisión, Mitch Winehouse aportó nuevas pistas sobre la causa de la muerte de la cantante. Según su versión, fue la dura desintoxicación a la que se estaba sometiendo la que la mató. «Todo lo que hacía Amy lo hacía en exceso. Bebía en exceso y hacía la rehabilitación en exceso», indicó el padre de la fallecida cantante en una entrevista en el talk-show de Anderson Cooper.

Según su familia, los informes toxicológicos indicaron que había alcohol en su sangre, pero no está claro que eso contribuyera a su muerte. Mitch Winehouse, durante la emotiva entrevista, añadió además que los análisis revelaron trazas de Librium en su sangre, un medicamento que se administra para combatir la ansiedad y otros síntomas en alcohólicos que están en rehabilitación.

En esta línea, Mitch lamenta que Amy Winehouse tratara de desengancharse sin la ayuda de un profesional, porque «los períodos de abstinencia eran cada vez más largos y los períodos en los que bebía eran cada vez más cortos». «Estaba en la buena dirección», afirma.