Mala Rodríguez estrena su quinto trabajo, «Bruja»
Mala Rodríguez estrena su quinto trabajo, «Bruja» - universal music
gente

Mala Rodríguez: «Gracias al rap pongo en pie muchas cosas»

El 18 de junio se estrena su quinto trabajo, «Bruja», que sin renunciar a su esencia mantiene su tono crítico

Actualizado:

Mala Rodríguez ha vuelto y ha regresado como siempre; como un huracán que arrasa con todo lo establecido. Fiel a su esencia crítica y a un rap fusionado con diferentes estilos (flamenco, reggae...), la sevillana lanza su quinto trabajo «Bruja». Define este disco como «bastante esencial» y asegura que no hay una intención concreta en sus letras, que todo es un juego: «El juego es muy necesario, hay que jugar más».

Tras esos doce temas que componen el álbum hay tres año

«He tenido la sensanción de estar dejando todos los demonios fuera»

s de trabajo. Mientras todo se gestaba, las protestas se sucedían en las calles del mismo modo que se siguen en sus canciones. Mala Rodríguez confiesa que algo sí que influyó el ambiente de la calle: «Todo me influye. Todo me lo guardo, se queda de alguna manera inconsciente en mí»

A pesar de que sus canciones tienen un contenido reivindicativo, la sevillana dice que son «solo canciones. No estoy protestando ni iniciando un movimiento de protesta, estoy expresándome». Su máxima se resume en: «encauzar la energía y dirigir tus emociones hacia los sitios que te interesan».

«Bruja» es un proyecto creativo que ha atravesado momentos de parón, de arranque, de seguir buscando... La cantante cuenta que quería sacar un álbum este año y que le aconsejaron que comenzase a grabar ya. En invierno Mala Rodríguez comenzaba a dar forma a este disco: «Cuando he ido al estudio, la mayoría de las veces de noche, he tenido la sensación de estar dejando todos los demonios fuera y de estar poniendo piedras preciosas», relata Mala.

Más allá de reivindicar

Sin pelos en la lengua contesta cuando se le pregunta por «Quién manda»: «Creo que hay muchos ídolos falsos. Tenemos que encontrar nuestro propio poder personal. Siempre estamos esperando a que alguien nos diga qué hacer». En cambio, quita hierro al asunto del liderazgo y, entre risas, confiesa que cuando habla en la canción, la que manda es ella.

Mala Rodríguez cuenta que escribir le provoca es «siempre una búsqueda de la verdad». Es en esa búsqueda cuando se le plantean preguntas que califica de «heavies» como, por ejemplo, por qué se siguen matando mujeres y no pasa nada. Este tema está presente en «Caja de madera» que dice haber escrito mostrando «muchas fotos».

Su semblante se torna serio cuando se aborda el argumento que se enconde detrás de este tema donde dice haber hecho un guiño a esas mujeres que no pueden manifestarse, y que cuando lo hacen son asesinadas. «En España parece que las mujeres hemos conseguido mucho porque podemos comprarnos "bolsos de mierda", pero creo creo que la mujer está todavía muy anestesiada y no posee esa claridad para darse cuenta de ello».

Visión femenina

Si hay algo que demuestra Mala Rodríguez es que su arrojo ha sido más fuerte que el convencionalismo que imperaba en el rap, ese mundo que parecía reservado únicamente para los hombres. «Siempre hace falta la visión de una mujer, un equilibrio entre lo masculino y lo femenino», reflexiona esta rapera que daba sus primeros pasos en Sevilla allá por 1999. «Es horrible cuando las mujeres pretenden ser hombres. Lo que necesitamos es lo femenino», sentencia.

«No me gusta estar siempre, "yo,yo,yo". Siento que tengo que lavarme la boca de tanto hablar de mí»

Emocionada, Mala reconoce haber sido seducida por su música: «Me enamoré de esta manera de expresar. No he encontrado otra herramienta mejor. Siempre amé escribir». Recuerda así sus inicios, cuando sintió la necesidad de salir de Sevilla para escuchar lo que hacían otros y mostrar lo que sabía hacer ella. De aquella época rescata un sentimiento: «Me emocionaba la unión entre el colectivo de hip-hop de ciudades como Sevilla y otras del resto de España».

Su carrera es inseparable de ella misma:«Mi trabajo soy yo. Yo soy La Mala, no es un personaje. Todo esto soy yo». Quizás por ello, no hay cosa que más deteste que hablar de sí misma, de María Rodríguez. «Prefiero que las canciones que escribo hablen de mí. No me gusta estar siempre, "yo,yo,yo". Siento que tengo que lavarme la boca de tanto hablar de mí», revela.

Alternativas

Aunque en España las emisoras de radio huyen del rap y el hip-hop, Mala Rodríguez no titubea cuando afirma que «no le quita el sueño». Insiste en que es una cultura que ha crecido mucho en este país y que cuenta con muchos trabajos publicados. «Existen pequeñas emisoras y plataformas alternativas. Gracias a internet existen muchas maneras de entrar en contacto con la gente a la que le gusta tu arte. Hay muchas maneras de compartir», explica la rapera.

De cara a su futuro más inmediato, confirma que actuará en el Festival de Tendencias Urbanas de Madrid, Mulafest. Sin embargo, lo que logra que Mala Rodríguez esboce una gran sonrisa es confirmar que este sábado será Sevilla la ciudad que escuhe los primeros versos de «Bruja». Será en Gines, el próximo 22 de junio, en el concierto solidario «Hip Hop 4Live» bajo el lema «Ayuda a un amigo», en este caso a «Selu», que ha visto reducida enormemente su movilidad y necesita unas sesiones de rehabilitación que su familia no puede permitirse.

Después de esta cita con la ciudad que la enseñó a rapear, Mala Rodríquez recorrerá España en una gira que cruzará también el Atlántico para presentar su trabajo en países como Colombia o Argentina, entre otros. «Espero que la gente me siga en las redes sociales. Allí iré contando los lugares donde me podrán escuchar y ver en directo»