CNDM, ¡que no pare la música!
La Orquesta de Cadaqués, es una de las formaciones que participará la próxima temporada del CNDM

CNDM, ¡que no pare la música!

El Centro Nacional de Difusión Musical extiende su programación a 14 ciudades y ofrecerá la próxima temporada 146 conciertos que abarcan mil años de música

Actualizado:

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) acaba de presentar la programación de la próxima temporada en la que parece querer poner a prueba sus capacidades, y también la del público para poder responder a su rica oferta. Con el mismo presupuesto (dos millones de euros aportados por el Inaem) ofrece más conciertos que la temporada anterior (un total de 146), en un mayor número de ciudades, hasta catorce. Amplía también su número de ciclos y mantiene y consolida los ya puestos en marcha en el curso anterior: el ciclo barroco, el de cámara, Series 20/21, Retrato -dedicado este año a Britten-, Fronteras, jazz, flamenco, Contrapunto de verano... A los que se añade el de Lied que asumió el CNDM tras abandonarlo la Fundación Caja Madrid después de programarlo hace dos décadas.

El director artístico del CNDM, Antonio Moral, hombre de retos (el 22 de junio se podrán escuchar en el Auditorio Nacional, en un mismo día, las nueve sinfonías de Beethoven dirigidas por Jesús López Cobos) parece tener claros cuáles los objetivos a cubrir, en connivencia con el Inaem: la expansión y la educación:

Estrenos y recuperaciones

«Hasta ahora estabamos probando cómo funcionaba la programación y ahora la extendemos». Y se enorgullece del ratio de conciertos al año: «1,6. Un día tenemos música y al otro también», bromeó durante la presentación de la programación a los medios de comunicación. Para ello ha tirado de una receta imprescindible en estos tiempos de crisis: «La coproducción y la colaboración». Una fórmula que hace posible lo que a todas luces parece imposible, en especial si no se aumenta el presupusto: Ofrecer un total de 184 actividades, que abarcan 1.000 años de música, con repertorios que van desde la Edad Media a la música «que todavía no se ha escrito», refiriéndose a los encargos - 18 nuevas partituras-, que forman parte de los 35 estrenos absolutos que acogerá su temporada. Entre ellos el de Antón García Abril, a cargo de la violinista Hilary Hahn. «Queremos que los artistas de fuera también se comprometan con nuestra música», señaló Moral.

Una temporada que recibe dos nuevos ciclos de música contemporánea: Xornadas de Música Contemporanea y Alicante Actual (que sustituye al Festival de Música de Alicante, que al parecer no ha encontrado quien le quiera), con una programación que se desarrollará a lo largo de todo el curso musical.

Una colaboración que contribuye a reforzar el segundo objetivo, la educación, gracias al trabajo conjunto con siete universidades, tres conservatorios y otras unidades del Inaem, como la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde), «uno de los pilares de esta casa». El proyecto educativo, que se desarrollará en varias ciudades españolas, como Alicante, León, Oviedo, Madrid o Santiago de Compostela, contará con la participación de artistas españoles, tanto compositores (Luis de Pablo) como cantantes (Isabel Rey), así como internacionales, con la presencia del pianista Alfred Brendel, que ofrecerá una «charla ilustrada» el 6 de noviembre en el Auditorio Nacional.

A los estrenos antes mencionados se suman las recuperaciones. Un total de 42 obras inéditas sonarán en Salamanca, Baeza, Oviedo, Sevilla, Burgos y Madrid, dentro del apartado Músicas Históricas, que abarcan desde la Edad Media hasta el Barroco tardío y el primer Clasicismo.

Potenciar las músicas populares

«El objetivo del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) es recuperar y difundir el patrimonio español e incentivar la composición, recuperar obras y potenciar las músicas populares, como el jazz o el flamenco», argumentó Miguel Ángel Recio, su director general, que agradeció públicamente el «entusiasmo de Antonio Moral ante este proyecto», al mismo tiempo que le pedía, entre bromas, concisión ante el extensísimo programa, que aquí no vamos a repetir. (Se puede leer en la siguiente página web: http://www.cndm.mcu.es/)

Solo mencionar los nombres de algunos de los artistas que participarán que vuelven a demostrar el nivel de calidad y poder de convocatoria de Moral. Así, entre las voces podremos escuchar a Leo Nucci, Anna Caterina Antonacci, Ian Bostridge, David Daniels, Ainhoa Arteta, Isabel Rey, Carlos Mena, Philippe Jaroussky y Veronique Gens, entre otros; los solistas, Martha Argerich, Gidon Kremer y Joaquín Achúcarro, que participarán en un concierto extraordinario para celebrar los 25 años del Auditorio Nacional. Entre los solistas españoles, destacan, entre otros, Judith Jáuregui, Adolfo Gutiérrez o Iván Martín.

Del Barroco al flamenco

En cuanto a los grupos barrocos visitarán el Auditorio Nacional I Turchini, con Antonio Florio; la Orchestra of the age of enlightenment, el King's Consort, Il Giardino Armónico, con Antonini, o la agrupación española La Ritirata. Mientras que la música contemporánea estará defendida por el Ensemble Modern, los solistas del Ensemble Intercontemporain, el Cuarteto Arditti, el Diotima, el Trío Kandinsky... Las actuaciones se dividirán entre el Auditorio Nacional y el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía.

En el ciclo Fronteras, donde desparecen los límites entre diferentes géneros, participarán el pianista Uri Caine y la cantante Silvia Pérez Cruz, además de Andreas Prittwitz y su Lookingback Baroque Orchestra; mientras en el de jazz, contará con Madeleine Peyroux, Peter Evans & MOPDtK y el Chano Domínguez Trío. El flamenco, cuya ocupación es casi la más alta de toda la programación, volverá a arriesgar al programar a«El Torta», al que se sumarán a lo largo de la temporada nombres ya imprescindibles como Carmen Linares, Mayte Martín, Niño Josele, Duquende, el Lebrijano, Esperanza Fernández y la joven revelación Rocío Márquez.

Moral se mostró satisfecho de la evolución que hasta ahora ha tenido la programación del CDMC en sus poco más de dos años de existencia, «con una ocupación del 85% el año pasado», y que esta temporada ya podría alcanzar unos ingresos de taquilla de casi 900.000 euros. El secreto de esta amplia respuesta por parte de los espectadores, en un momento en que la bajada en la venta de abonos y entradas es algo que afecta a muchas instituciones, reside, en su opinión, en la oferta: «No podemos programar a espaldas de la gente; y hay que darle algo más».