Juan Pons: «Dejar la ópera es una de las mejores cosas que me han pasado»
Juan Pons, ayer en el Teatro de la Zarzuela - isabel permuy

Juan Pons: «Dejar la ópera es una de las mejores cosas que me han pasado»

El barítono participa este domingo en una gala benéfica en el Teatro de la Zarzuela, en la que cantarán, entre otros, Isabel Rey, Aquiles Machado, Nancy Fabiola Herrera, Jorge de León y Manuel Lanza

Actualizado:

El barítono menorquín Juan Pons (Ciudadela, 1946) anunciaba el verano pasado que se retiraba de los escenarios después de 42 años de carrera tras cantar la última función de «Aida» en el Liceo. Era y es una retirada del circuito profesional de primera línea pero no del canto, al que seguiría vinculado a través de conciertos benéficos, clases magistrales o en compromisos de carácter altruista en los que participará sin cobrar, como en la «Madama Butterfly» que ofrecerá en Menorca.

Este domingo, Pons vuelve a subirse al escenario del Teatro de la Zarzuela para participar en la II Fiesta de la Lírica, un recital a beneficio de la Asociación San Juan, amadrinado por la soprano Isabel Rey, que coincide con la celebración del Día Europeo de la Ópera.

En la velada tomarán parte más de una veintena de voces de trayectoria internacional, entre las que se encuentran las de Nancy Fabiola Herrera, Jorge de León, Juan Jesús Rodríguez, Manuel Lanza (en el que supone su regreso a los escenarios después de un paréntesis de tres años), María José Moreno, Miguel Ángel Zapater, Lola Casariego, Antonio Gandía, la propia Isabel Rey y el tenor venezolano, afincado en España, Aquiles Machado. Acompañados por los pianistas Miguel Huertaa e Itziar Barredo, abordarán dúos de óperas de Rossini, Bellini, Donizetti, Gounod y Massenet, además de Verdi, de quien se celebra este año el bicentenario de su nacimiento.

Al frente de este extraordinario elenco de cantantes, el más veterano: Juan Pons.

-¿Cómo han sido estos nueve meses tras su retirada de los escenarios en el Liceo de Barcelona con «Aida»?

-Estoy encantado. Es una de las dos mejores que cosas que me han sucedido en la vida: la primera fue casarme con mi esposa y ahora decidir dejar la ópera aunque estoy haciendo recitales benéficos. Hace quince días realicé uno en Barcelona, en agosto participaré como jurado en un concurso en San Petersburgo, también seré jurado en el Viñas el año próximo, y además estoy dando clases a aquellos que me lo piden.

«Nos podemos felicitar de la cantidad de cantantes españoles que tienen carreras importantes»

-Teresa Berganza aseguraba en una reciente entrevista en ABC que cuando dejó de cantar se sintió liberada. ¿Le sucedió a usted lo mismo?

-La verdad que ahora me lo paso muy bien y soy feliz. Me reúno con mis amigos en encuentros gastronómios. Gozo de mi tierra, Menorca, en la que casi nunca estaba. Ahora vivo la vida.

-¿Ya no le preocupa que no llamen por teléfono para ofrecerle algo?

-Prefiero que no llamen (risas)aunque tengo previsto participar en una «Madama Butterfly» en Menorca que el año pasado no se pudo hacer por los recortes, y que se representará ahora pero con menos funciones. Al no tener subvenciones están haciendo grandes sacrificios. También en Navidad participé en dos conciertos, en los que se interpretamos villancincos y lo pasamos muy bien. Estoy haciendo este tipo de conciertos de tal manera que no dejo el canto. Estoy estudiando en casa y sigo trabajando, aunque poco, pero sí me gusta participar en eventos como este porque considero que es mi obligación.

-Aunque abandone los escenarios el canto no lo puede dejar...

-No sé puede aunque ya no es el ritmo frenético de antes...

-Se da la coincidencia de que el domingo se celebra el día Europeo de la Ópera y tanto la Zarzuela como el Teatro Real, donde María Bayo ofrece un recital, lo hacen con cantantes españoles. Es un bonito guiño a nuestras voces...

-Nos podemos felicitar por la cantidad de cantantes españoles que tienen carreras importantes.