El guitarrista orensano Daniel Minimalia demuestra su enorme versatilidad en «Cuentos sonoros»
El guitarrista orensano Daniel Minimalia demuestra su enorme versatilidad en «Cuentos sonoros» - abc
entrevista

Daniel Minimalia: «Mi única pretensión es despertar emociones en la gente»

El guitarrista orensano presenta el día 24 de abril, en el Hard Rock Café de Madrid, su disco «Cuentos sonoros»

Actualizado:

De por sí resulta difícil abrirse camino en el mundo de la música, pero más si el artista se decanta por el formato instrumental. Las canciones de Daniel Minimalia son sin palabras, pero sin palabras ha dejado también al público que sabe apreciar la habilidad de un buen instrumentista para transmitir emociones .

Autodidacta, Daniel Llorente Rey comenzó su carrera en grupos de rock y folk, pero en su disco «Cuentos sonoros» nos confirma que la guitarra abre todo un mundo de sonidos e influencias, que van desde la música clásica a Mike Oldfield. El próximo miércoles 24 de abril lo demostrará, dentro del cartel del Festimad, en el escenario del Hard Rock Café de Madrid, cuyas entradas ya están al venta.

-«Cuentos Sonoros» es un álbum muy ecléctico? Tienes algún estilo o artista en concreto que te sirve de influencia?

-La inspiración la he buscado dentro de mí. Soy un gran defensor del individuo y veo necesario tener una cierta dosis de soledad, Miguel Hernández dijo «solo soy yo cuando estoy solo», y estoy totalmente de acuerdo. En mi disco «Cuentos Sonoros» he traducido todas mis inquietudes a través de géneros musicales tan dispares como el clásico, new age, rock sinfónico o incluso el pop. En temas como «Páramos lejanos» o «Akainik», existen reminiscencias a artistas como Jean Michel Jarre, Steve Howe, Pink Floyd o Mike Oldfield, sin embargo en temas como «Al decir adiós» o «El vals del trapecista», se encuentran influencias del Joaquín Rodrigo, Michael Nyman o Yann Tiersen. Es un disco muy ecléctico, pero creo que todos los temas tienen un denominador común que es el sentimiento. Es sobre todo un disco muy sincero y honesto, no es un producto hijo de la crisis.

-¿Cómo y cuándo comenzó a componer esta música instrumental? ¿Desde pequeño o es más reciente?

-Se trata de algo más reciente, todos tenemos algún momento que nos marca en la vida, y para mí fue cuando perdí a dos familiares en pocos días, yo estaba en Londres y no me pude despedir de ellos. Cuando regresé a España esa misma noche compuse «Al decir adiós», y fue en ese momento cuando empecé a construir mis «Cuentos sonoros», la búsqueda de mi propio lenguaje expresando sentimientos y sensaciones a través de melodías, sin ningún tipo de pretensión más que el de poder despertar emociones en la gente.

-¿Cuántas guitarras e instrumentos toca en el disco y fuera de él? ¿Con cuál se siente mejor?

-Desde pequeño aprendí a tocar varios instrumentos de manera autodidacta. Para el disco he grabado las guitarras eléctricas, acústicas, clásicas, el bajo, el piano, los teclados, y alguna batería y percusión. Casi todos los temas los produje con Sebastián Mato, que hizo una gran labor. Ahora estoy experimentando con un instrumento vietnamita llamado dro, pero sin duda la guitarra es para mí el instrumento natural. La mayoría de mis temas parten de bocetos hechos con la guitarra eléctrica o española, aunque cada vez parto más del piano como en «Sonata para un día cualquiera» o «El eco de un sueño».

-¿A qué tipo de público se dirige este trabajo discográfico y qué tipo de público asiste a los conciertos? ¿Coinciden?

-Creo que «Cuentos sonoros» es un disco dirigido a los amantes de la música en general, razón por la cual tengo un público tan heterogéneo. En los conciertos me encuentro a gente de todas las edades, jóvenes rockeros, indies, mujeres de mediana edad, etcétera. Es una música para disfrutar de ella, es un disco perfecto para momentos de introspección, ya sea en casa o en el coche, creo que invita a viajar al mundo interior que todos llevamos dentro. Me está sorprendiendo lo popular que está siendo el disco, estoy llegando a gente a la que pensé que nunca iba a llegar, incluso a personas que sólo escuchan música comercial. Supongo que la gente está deseosa de encontrarse con algunos valores perdidos, como la honestidad, y en la música también.