El Concierto de Año Nuevo lo inventaron los nazis
Clemens Krauss, junto a Carl Orff, Rudolf Hartmann y Josef Kugler en 1939 - abc

El Concierto de Año Nuevo lo inventaron los nazis

Muchos músicos de la Filarmónica de Viena acabaron sus días en los campos de exterminio y otros fueron estigmatizados como medio-judíos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Filarmónica de Viena conmemoraba sus 75 años de la Anschluss («anexión») –la incorporación de Austria a la Alemania nazi el 12 de marzo de 1938– publicando un informe sobre la historia de la orquesta austriaca durante el nazismo. «En 1938, la política interviene de manera brutal en la Filarmónica: los nazis despidieron a todos los artistas judíos de la ópera estatal y disolvieron la Asociación Filarmónica de Viena», reza la introducción al informe titulado «La Filarmónica de Viena durante el nazismo (de 1938 a 1945)». El informe continúa: «Once miembros de la orquesta no despedidos y que estuvieron casados con judíos fueron estigmatizados como «Halbjuden» («semijudíos») y vivieron bajo la constante presión de cancelarse su 'permiso especial'». Una de las más llamativas conclusiones es que el Concierto de Año nuevo se «inventó» en esa época, gracias a la iniciativa de un amigo del ministro Goebbels.

Casos concretos para la vergüenza

Algunos casos recuerdan aquella vergüenza: El primer violinista de la orquesta, el jubilado Moriz Glattauer, fue deportado a la edad de 72 años junto a su esposa Anna el 14 de julio de 1942 al campo de concentración de Theresienstadt, donde murió el 2 de febrero de 1943. Su mujer, Anna Glattauer, fue llevada a Ausschwitz en mayo de 1944 y probablemente asesinada por gas.

Hugo Burghauser, primer fagot de la Filarmónica, se ve obligado a exiliarse de Austria el 12 de septiembre de 1938 y es separado de la orquesta por «fuga ilegal». Burghauser, que entró a la filarmónica en noviembre de 1919, huye primero a Toronto y luego a Nueva York donde desarrolla el resto de su carrera y muere en 1982.

El violinista de la Filarmónica Paul Fischer fue «prejubilado» por la nueva dirección de la orquesta el 23 de marzo de 1938, fueron además anuladas todas sus actividades como músico. El hijo mayor de la familia Fischer, de 26 años, muere en 1941. Le sigue su padre, el violinista: el 4 de noviembre de 1942 a los 66 años en un hospital judío de Viena.

Luego de intensas presiones por la falta de transparencia sobre su capitulo nazi, la Filarmónica encargó una investigación a un grupo de historiadores independientes formado por Bernadette Mayrhofer, Fritz Trümpi y Oliver Rathkolb y que está siendo publicado en la web de la orquesta austriaca. Según Mayrhofer, un total de trece músicos activos y otros tres jubilados fueron deportados u obligados a huir durante el nazismo; cinco miembros judíos fueron asesinados, otro murió a consecuencia del desahucio de su casa y otro falleció ante la amenaza de la deportación. Según el director de la Filarmónica, Clemens Hellsberg, «Hacía tiempo que se necesitaba una mirada desde afuera», reconociendo además «gran presión mediática».

Problemas también en la posguerra

Uno de los temas que más escándalo ha causado en la opinión publica ha sido sin embargo la postguerra de la Filarmónica: tras el fin de la guerra apenas hubo despidos de músicos nazis, que llegaron a ser más de la mitad de los 123 titulares o el hecho de haber entregado la réplica de un Anillo de Honor –la más alta distinción de la Filarmónica de Viena– al criminal de guerra nazi Baldur von Schirach cuando salió luego de 20 años de cárcel –condenado por el Tribunal de Nuremberg–, en 1966.

El amigo de Goebbels

En base a testimonios, se ha llegado a confirmar que el trompetista nazi colaborador de la Gestapo, Helmut Wobisch –gerente de la Filarmónica entre 1954 y 1968–, habría sido quien entregó el anillo a Schirach. Y en el capítulo sobre el Concierto de Año Nuevo, tampoco se mencionaba en la web con claridad que ese espectáculo, hoy el más popular de la música clásica, se creó en 1939, en plena época nazi, por iniciativa de Clemens Krauss, un amigo íntimo del ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels.