La Semana de Música Religiosa remonta la crisis con una oferta «exquisita»
Philippe Herreweghe será uno de los protagonistas de la Semana de Música Religiosa de Cuenca - abc
cuenca

La Semana de Música Religiosa remonta la crisis con una oferta «exquisita»

Actualizado:

uando un barco "zozobra", como ha sucedido con la Semana de Música Religiosa (SMR) de Cuenca, su salvación es "casi heroica", pero ha habido milagro y la viabilidad del festival, que en marzo llega a su 52 edición con una "exquisita" oferta, está "garantizada", según María Dolores de Cospedal.

Por primera vez en la historia del certamen, según su directora, Pilar Tomás, un presidente de la comunidad autónoma, en este caso María Dolores de Cospedal, ha querido participar en la presentación del certamen, que se celebrará entre el 23 y el 31 de marzo en Cuenca, y lo ha hecho para alabar su excelencia artística y apuntar la necesidad de rigor económico en su gestión.

Plan de viabilidad y deuda

En "otros momentos", ha subrayado la presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, se incurrió en "costes a los que no se podía hacer frente" pero "en este momento de mayor rigor" se ha hecho un programa que "garantiza", "a través de un plan de viabilidad", la supervivencia del cuarto festival más antiguo de música religiosa de España.

Hace un año, el presidente del Patronato de la SMR y de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, desvelaba que las cuentas del certamen registraban una deuda superior a 1,2 millones de euros, contraída entre 2007 y 2011, cuando Vicente Gómez era el gerente, un puesto que asumió el año pasado Tomás.

Si para la edición del año pasado, la SMR, que se celebra cada Semana Santa, contaba con un presupuesto de 600.000 euros, unos 400.000 menos que en la edición de 2011, para éste su directora no ha determinado aún su cuantía, aunque Prieto indicó en octubre que rondaría los 700.000 euros.

"En estos momentos de zozobra permanente", ha señalado De Cospedal-, es "muy significativa" la incorporación del talento creativo y "divino" de esta música al servicio de "valores trascendentales", sea, "o no", religioso el espectador.

Repertorio francoflamenco

El programa de esta edición, ha añadido, es "extraordinario", con 19 conciertos, 2 liturgias (el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección), por primera vez un concierto dirigido a niños, una vídeo instalación, proyección de películas y conferencias, en la catedral, varias iglesias y el auditorio.

Este año, la región de Flandes es la invitada de honor de la SMR, por ello la presentación ha tenido lugar en la embajada de Bélgica en un acto al que han asistido el embajador Jan de Bock y el delegado del Gobierno de Flandes, Yves Wantens.

El festival dedicará "una seria reflexión" a la importancia del repertorio francoflamenco durante los siglos XVI y XVII en España y la convivencia de ambas manifestaciones artísticas, además de la participación de músicos y grupos como Paul Dombrecht, Philippe Herreweghe, Herman Stinders, LeGraindela Voix, Capilla Flamenca y Het Collectief.

Tomás ha agradecido a todos "los que han hecho posible" superar "un año muy duro" y, en especial, a la Junta de Comunidades, que ha sido la que les ha permitido "salir del agujero" en el que staban.

"En este momento tremendamente difícil, cuando un barco zozobra, como le ha pasado a la SMR, es casi heroica la salvación", ha añadido.

María de Alvear ha recibido este año el encargo de una pieza para su estreno absoluto en la SMR, que ha programado también la "Pasión según San Mateo", de Bach, la "Gran Misa en do menor", de Mozart y la "Novena", de Beethoven.

La representación española estará a cargo de Javier Perianes, Adolfo Gutiérrez, Andrés Cea y María Ayerza y los grupos Cor de Cambra del Palau de la Música de Barcelona, Orfeón Donostiarra, Le Grande Chapelle o Cuarteto Bretón.

El compositor italiano Carlo Gesualdo, del que se cumple el cuarto centenario de su muerte, será uno de los protagonistas de la "Semana", que se inaugurará el Sábado de Pasión con un concierto de The Royal Wind Music con compositores franco-flamencos en la iglesia parroquial de Villaconejos de Trabaque.