Familiares y amigos portan el féretro con los restos de José Saramago - AFP

Saramago regresa a Portugal

El avión con los restos mortales del premio Nobel ha aterrizado en Lisboa y el cortejo fúnebre traslada ahora el féretro al Ayuntamiento de la capital

ABC
MADRID Actualizado:

El avión militar portugués con los restos de José Saramago, acompañados por familiares y autoridades lusas, ha llegado al aeropuerto internacional de Lisboa procedente de la isla española de Lanzarote, donde ayer falleció el escritor.

Un cortejo fúnebre traslada ahora el féretro del Nobel hasta el Ayuntamiento de la capital, en cuyo Salón de Honor ha sido preparada la capilla ardiente donde permanecerá cerca de 24 horas para recibir el homenaje de amigos, intelectuales y personalidades portuguesas.

El cuerpo de Saramago será incinerado mañana domingo en una ceremonia civil en el cementerio lisboeta del Alto de San Juan y sus cenizas se repartirán después entre su pueblo natal, Azinhaga, en la zona central de Portugal, y su residencia de Tías, en Lanzarote.

La capilla ardiente en su biblioteca estuvo abierta hasta la una de la madrugada. Por allí pasaron autoridades de la isla y vecinos para dar su último adiós al escritor que ha vivido sus últimos veinte años en el pueblo canario de Tías, en Lanzarote.

Por su parte, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, vuela hacia Lisboa para asistir al funeral del escritor y visitar la capilla ardiente que será instalada en el Salón Noble del Ayuntamiento lisboeta, lugar en el que permanecerá su cuerpo hasta las 12.00 horas del domingo, cuando será trasladado al cementerio del Alto de Sao Joao, donde está previsto que sea incinerado.

La viuda de Saramago había pedido a los medios que no hicieran fotografías hoy en el interior de la capilla ardiente instalada en esta biblioteca

La viuda del escritor, Pilar del Río, ha expresado a los alcaldes que visitaron esta mañana su capilla ardiente que «ésta sí que es la despedida definitiva de José Saramago de Lanzarote». Agradecida y con la entereza y naturalidad que ha mostrado en las últimas horas, Pilar del Río saludó a primeras horas de la mañana a los alcaldes de Tías, José Juan Cruz, y Haría, José Torres Stinga, en la entrada de la biblioteca de la sede de la Fundación José Saramago.

La viuda de Saramago había pedido a los medios que no hicieran fotografías hoy en el interior de la capilla ardiente instalada en esta biblioteca, en la que quiso estar a solas con el féretro de su esposo.

Saramago falleció a los 87 años de edad en la isla de Lanzarote (Canarias), donde vivía desde la década de los 90 por la reacción de algunos sectores en su país natal a la publicación de «El Evangelio según Jesucristo». En concreto, Saramago falleció a las 12.30 horas en su domicilio de Tías, a consecuencia de un fallo multiorgánico después de una larga enfermedad. El escritor, según indicó la Fundación que lleva su nombre en un comunicado, «murió acompañado de su familia, despidiéndose de una forma serena y plácida".

Canarias «llora la pérdida»

Vázquez-Figueroa ha explicado que «una de las cosas que más divertía era que pinchara a Pilar», su mujer, y que con eso «se reía a carcajadas»

Desde que se conociera la noticia, se han producido diferentes reacciones entre las autoridades de las islas. Así, el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, ha asegurado que la isla «llora la pérdida» del Hijo Adoptivo de Lanzarote. «Es una gran pérdida para el mundo de las letras en todo el mundo pero, en concreto, Lanzarote llora el fallecimiento de su Hijo Adoptivo, José Saramago, quien desde la década de los noventa unió su vida y reconocimiento a la isla, compartiendo no sólo su memoria literaria, sino también su personaz», dijo.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha calificado de «gran pérdida del mundo de la cultura» la muerte del escritor y premio Nobel de Literatura, "Es una noticia --explicó-- absolutamente inesperada y sorprendente por cómo se ha producido. No tenía conocimiento de que estuviera mal de salud. En cualquier caso quiero expresar la solidaridad del Gobierno de Canarias con su familia».

Además, el íntimo amigo de José Saramago, escritor y periodista, el tinerfeño Alberto Vázquez-Figueroa, ha explicado que «una de las cosas que más divertía» al Nobel de la Literatura, «era que pinchara a Pilar del Río», su mujer, y que con eso «se reía a carcajadas». «Una de las cosas que más le divertía era que yo pinchara a Pilar. La adoraba pero le tenía un cierto respeto y muchas veces no se atrevía, pero cuando yo me metía con ella, siempre en broma y de risas, él se reía mucho, a carcajadas», recordó Vázquez-Figueroa en una entrevista concedida a Europa Press.

Finalmente, la Fundación César Manrique (FCM), abrió desde las 18.30 horas de ayer un espacio de recuerdo y homenaje al premio Nobel de la Literatura con la lectura continuada de su obra en la Sala de la institución que lleva su nombre, ubicada en La Plazuela, dentro del término municipal de Arrecife.