Temas

Antoine de Saint-Exupéry

Escritor y aviador francés. Nacido en 1900 y fallecido en 1944, es el autor de El principito.

El enigma Saint-Exupéry

«Aviones de papel», de Montse Morata, nos acerca la figura de Antoine de Saint-Exupéry. También su paso por la Guerra Civil, su tormentoso matrimonio, sus penurias económicas y el misterio de su muerte

«El Principito»vuelve a Nueva York

Una muestra en el Museo Biblioteca Morgan indaga en el origen del libro de Antoine de Saint-Exupéry con motivo del 70 aniversario de su publicación

Inés Martín Rodrigo Comentar
Hallan dos páginas inéditas de 'El Principito'

Hallan dos páginas inéditas de 'El Principito'

La casa parisina de subastas Arcurial ha hallado dos páginas inéditas de 'El principito', el clásico del escritor y aviador francés Antoine Saint-Exupéry. Los borradores fueron descubiertos entre varios manuscritos que un coleccionista privado envió a la casa para que fueran tasados y entre ellos se encontraban 121 páginas del libro Piloto de Guerra, valoradas en 250.000 euros

Hallan dos páginas inéditas de 'El Principito'

Hallan dos páginas inéditas de 'El Principito'

La casa parisina de subastas Arcurial ha hallado dos páginas inéditas de 'El principito', el clásico del escritor y aviador francés Antoine Saint-Exupéry. Los borradores fueron descubiertos entre varios manuscritos que un coleccionista privado envió a la casa para que fueran tasados y entre ellos se encontraban 121 páginas del libro Piloto de Guerra, valoradas en 250.000 euros

Saint-Exupéry sigue siendo invisible

Saint-Exupéry sigue siendo invisible

Hace 65 años los radares de la Resistencia perdieron el rastro de uno de sus aviones Lightning P38 en el Mediterráneo y la leyenda de su piloto, Antoine de Saint-Exupéry, comenzó a mezclarse en el

El vuelo de Saint - Exupéry

En los primeros días de agosto de 1936, Antoine de Saint-Exupéry sobrevuela los Pirineos con destino Barcelona, como enviado

Jesús García Calero Comentar

El vuelo de Saint-Exupéry

En los primeros días de agosto de 1936, Antoine de Saint-Exupéry sobrevuela los Pirineos con destino Barcelona, como enviado

Jesús García Calero Comentar
Tarfaya El desierto de Saint-Exupéry

Tarfaya El desierto de Saint-Exupéry

En los confines del sur de Marruecos el cabo Juby se adentra suave en el Atlántico, como queriendo besar las vecinas costas de Fuerteventura, frecuente destino de los parias de las pateras. Es en este

La desaparición de Saint-Exupéry, un misterio a punto de resolverse

La desaparición de Saint-Exupéry, un misterio a punto de resolverse

PARÍS. El hallazgo de restos del avión del piloto y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry desvela, al menos en parte, el misterio sobre la desaparición, hace 60 años, del autor de «El Principito», uno de los libros más leídos del mundo. Este descubrimiento frente a las costas de Marsella confirma las sospechas de que Saint-Exupéry se estrelló en el mar, el 31 de julio de 1944, cuando a bordo de su Lightning 38 realizaba una misión de reconocimiento para preparar el desembarco aliado en Provenza. El Departamento de Investigaciones Arqueológicas Submarinas (DRASSM) informó ayer que los restos fueron hallados al este de la isla de Riou, en el mismo lugar donde un pescador había encontrado en 1998 una pulsera con el nombre del aviador y de su esposa, la salvadoreña Consuelo Suncin, informa Efe. Aún quedan por determinar las causas que provocaron la caída al mar del aparato de Saint-Exuéry, que además de escritor era un aventurero y apasionado de la aviación. «No se sabe por qué ocurrió y probablemente no lo sabremos jamás», pero «una cosa es cierta: el avión de Saint-Exupéry se estrelló en Riou», explicó el conservador jefe de patrimonio del DRASSM, Patrick Granjean. La pieza del Lightning 38 fue detectada por un submarinista profesional, Luc Vanrell, en mayo de 2000, aunque los expertos tuvieron que esperar hasta octubre de 2003 para obtener la autorización de sustraer los restos. Las técnicas de limpieza, una vez fuera del mar, permitieron descubrir una inscripción de cuatro cifras, 2734, que corresponde a la matrícula militar del avión de Saint-Exupéry, según la tabla del «US Air Force». Este descubrimiento además pone fin a la polémica surgida después de que algunos expertos restasen importancia al hallazgo de la pulsera en 1998. La DRASSM defendió que la pulsera es una prueba a posteriori. «Nadie ha demostrado que fuera falsa», dijo Granjean. Ideas suicidas A propósito de este hallazgo, recientemente han surgido distintas versiones sobre cuál pudo ser la causa de la desaparición del famoso escritor. Para el historiador de aviación Bernard Mark, la muerte de Saint-Exupéry pudo deberse a un suicidio, según ha afirmado a la emisora de radio privada Europa-1. «Ocho días antes de realizar la misión en la que finalmente desapareció el 31 de julio de 1944, el autor de «El Principito» dejó entrever sus ideas de suicidio», explicó el historiador. En su relato radiofónico narró una de las aventuras aéreas del escritor: «En el transcurso de una misión muy peligrosa, Saint-Exupéry se extravió sobre el cielo de Turín y los alemanes lo alcanzaron, intrigados por la presencia de su avión que no variaba de rumbo y que les permitió incluso aproximarse a él». «El mismo Saint-Exupéry -añade- confesaba que cuando los vio llegar por el retrovisor los esperó pero finalmente se marcharon». Sobre su última misión dice: «Él estaba enfermo cuando realizó su último vuelo para el que se le dejó un avión que los americanos sólo ceden a pilotos jóvenes y muy experimentados, perfectamente entrenados». «Además -continúa- para un vuelo semejante era preciso acostarse la víspera a las ocho de la tarde. Sin embargo, el escritor no durmió esa noche o la pasó de fiesta», matiza. Mark también evoca, según informa la agencia France Press, la hipótesis según la cual el avión habría sido abatido por el enemigo: «Aquel día, los alemanes estaban nerviosos, más aún porque su base principal en Orange había sido atacada aquella mañana por dos escuadrillas francesas». Después de «esta patada en el hormiguero, los alemanes estaban al acecho» y «aquel día el tiempo era excepcional y la presencia de Saint-Exupéry era visible». El escritor murió a los 44 años después de haber despegado de Borgo (Córcega), para una misión de reconocimiento fotográfico destinado a preparar el desembarco aliado en Provenza. Traducido a 118 lenguas Saint-Exupéry, cuya principal obra, «El Principito», se ha traducido a 118 lenguas y está dirigida tanto a niños como adultos, nació el 29 de junio de 1900 en Lyon (sur) en el seno de una familia aristocrática. Huérfano de padre a los cuatro años, se estrenó en la aviación a los 12 y estudió en Friburgo (Suiza), donde se preparó para entrar en la Escuela Naval de París. Sin embargo, Saint-Exupéry suspendió la prueba oral y se inscribió en Bellas Artes, aunque aprovechó el servicio militar para aprender a pilotar. En 1926, se convirtió en piloto de la línea de Latécoere y plasmó su pasión por la aviación en su primera obra literaria «El aviador». Casado con la salvadoreña Consuelo Suncin en 1931, Saint-Exupéry prosiguió su carrera como piloto, incluso después de sufrir un grave accidente en Guatemala, que alternaba con la creación de obras como «Vuelo de noche» (1931) y «Tierra de hombres» (1939). Intervino en la misión de Arras en 1940, en los inicios de la Segunda Guerra Mundial, antes de instalarse más tarde en Nueva York, donde aseguró que «la guerra no es una aventura. Es una enfermedad como el tifus», lo que le valió las críticas de los seguidores del general Charles De Gaulle. Sin embargo, en 1943 volvió a luchar en la guerra, y eso a pesar de que era considerado «demasiado mayor» para pilotar. Su insistencia le permitió llevar a cabo varias misiones hasta el fatídico 31 de julio de 1944.