Venezuela llora a Tomás Eloy Martínez

Su polémica pluma no salvó de críticas al presidente venezolano Hugo Chávez, a quien tachó de «autoritario, irresponsable y corrupto»

LUDMILA VINOGRADOFF| CARACAS
Actualizado:

La muerte del escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez ha sido sentida en Venezuela, donde vivió parte de su vida, incluyendo su matrimonio con una venezolana, y desarrolló el periodismo narrativo y de interpretación.

Su polémica pluma no salvó de críticas al presidente venezolano Hugo Chávez, a quien tachó de «autoritario, irresponsable y corrupto», entre otras lindezas en sus artículos publicados en el diario argentino La Nación y en las diversas entrevistas de El Nacional.

Nacido en Tucumán, Argentina, Martínez falleció este domingo en Buenos Aires tras padecer de un cáncer pulmonar, una penosa enfermedad que supo enfrentar con valentía en las últimas semanas de sus 75 años de edad.

Sus antiguos compañeros venezolanos recuerdan que vivió en Caracas desde 1976 a 1984. Fundó el «Diario de Caracas», cuyo estilo innovador inicia el periodismo de interpretación en el país. También fue director del Papel Literario de El Nacional. Creó el Programa de Investigaciones del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg, junto al chileno Nelson Osorio.

El autor de la famosa «Santa Evita», igualmente sacó del olvido a José Antonio Ramos Sucre (1890-1930) al escribir uno de los mejores libros que se han publicado sobre este poeta venezolano.

Ha dejado hondas huellas en la región. Fue un pilar fundamental en la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, creado por el escritor colombiano Gabriel García Márquez. Martínez tiene muchos seguidores en América Latina en el género del periodismo narrativo. Los periodistas venezolanos le guardan respeto, cariño y afecto.

Críticas a Chávez

Además de sentirse cercano a los venezolanos, a Martínez le ha llamado la atención que el presidente Chávez sintiera admiración por Juan Domingo Perón y los militares golpistas denominados “los carapintadas”.

Es por ello que poco después de la intentona golpista del 11 de abril de 2002, Martínez publica en el diario argentino «La Nación» un artículo titulado «De un mal a otro peor» referido al frustrado golpe del empresario venezolano Pedro Carmona.

En ese artículo sostiene que Chávez ha actuado con “irresponsabilidad y omnipotencia. Nadie sabe con certeza dónde fueron a parar las torrenciales ganancias que se derramaron sobre Venezuela cuando el petróleo triplicó su precio”.

En lo sentimental Martínez ha mostrado su lado afectivo y amoroso con respecto a su segunda esposa, la también periodista venezolana Susana Rotker, muerta por arrollamiento de auto en Nueva Jersey, Estados Unidos, en el 2000, en un artículo publicado en La Nación en diciembre del 2000.

El artículo «En Memoria de Susana Rotker» es una de las piezas más conmovedoras del amor profundo que sintió Martínez por su compañera, a quien le reconoce su inteligencia, belleza física e intelectual.