Las librerías de medio mundo llenan de productos «Potter» sus estantes. AFP

Rowling lloró al matar a un protagonista de la quinta entrega de «Harry Potter»

AGENCIAS
Actualizado:

LONDRES. En dicha entrevista, JK Rowling describe cómo, después de escribir la escena en la que un personaje muere, irrumpió en la cocina de su casa y, sin poder evitarlo, rompió a llorar. «Lo escribí y lo reescribí una y otra vez. No había vuelta atrás. La persona estaba muerta -explicó la escritora-. Fui a la cocina a llorar. Neil, mi marido, me preguntó qué me pasaba y le contesté que había matado a un personaje». Quienes quieran saber quién es tendrán que esperar a leer el último libro, que el sábado llega a las librerías en su edición inglesa. «Neil no sabe quién es el personaje, pero me dijo: «Vale, entonces no le mates». Yo le contesté que las cosas no funcionan así. Si escribes un libro para niños, tienes que ser un despiadado asesino», recordó Rowling durante la entrevista, la primera, y de momento la única, antes de la difusión de la obra.

La identidad del personaje ha dado que hablar en el Reino Unido, donde incluso la popular casa de quinielas Ladbrokes ha recogido apuestas sobre el tema. La publicación de cada una de las cinco entregas de la serie ha estado rodeada de misterio, pero, según la autora, esto no responde sólo a una estrategia de mercado, sino que ella en verdad no quiere «que los niños sepan lo que va a pasar. Eso forma parte de la emoción de la historia. He tenido que sudar sangre para tejer toda esa red de pistas falsas y dejar todos los indicios. No es mi vida, pero es una parte muy importante de ella». Respecto a la posibilidad de que la saga termine con esta quinta entrega, Rowling no quiso aclarar nada. Por una parte, la autora cree que «va a ser muy difícil dejarlo», pero, por otra, también busca «con ansiedad un momento pos-Harry» en su vida: «Algunas de las cosas que conlleva (escribir sobre el personaje) no son muy divertidas. Pero al mismo tiempo me da miedo abandonarle. Va a producirme un vacío enorme».