El público se amontona en el último fin de semana de la FeriaJaime García

«Pues hace mucho más calor en Nueva York»

La Feria del Libro concluye hoy. El pequeño laberinto de casetas se llenaba ayer, como cada fin de semana, de público, de miles de lectores y paseantes. Algunos, a la caza de una dedicatoria; otros, simplemente, a disfrutar del ambiente. La novedad, quizá, era ayer que estaba firmando Rushdie.

ABC. MADRID
Actualizado:

De la Feria del Libro siempre se dice que llueve por gracia de San Isidro y que después nos torra el calor. Como la Galia de Astérix por la paz de Roma, toda la Feria está invadida por esta superstición climatológica. ¿Toda? No. Una caseta resiste, resistía ayer, ante la evidencia, y en ella estaba un escritor que visita por primera vez el certamen: Salman Rushdie, que acaparaba la curiosidad de quienes pasaban, mientras firmaba sus obras en castellano o inglés. Si los organizadores de la Feria desbordaban su optimismo, lo propio hacía el autor de «Los versos satánicos». Bajo los más de treinta grados, Rushdie se refrescaba y decía a quienes le rodeaban: «Pues hace mucho más calor en Nueva York». Quizá necesiten todavía hoy ese optimismo bajo el sol inclemente las decenas de autores bajo las casetas.

Entretanto, el director del certamen, Antonio Albarrán, también asombrado de tanto calor, comentaba las buenas impresiones de este año. Los libreros y editores están vendiendo muy bien -«sólo uno me dijo que su venta era escasa», subrayaba Albarrán- y el viernes «muchos me confesaban que ya habían superado las ventas del año pasado». Si felices son los números de ventas, no menos lo son las coordenadas que los rodean: las grandes aglomeraciones auguran un aumento de visitas, propiciadas por el mayor espacio y el menor número de casetas, así como por la multiplicidad de actos culturales. Albarrán afirmaba con orgullo que más de doscientos actos han calado en el público del certamen, «actos en los que la gente participaba», aunque ayer falló el aire acondicionado del Pabellón Martín Gaite y quienes se quedaron a escuchar la tertulia, que los hubo, fue sin duda por puro amor a la cultura.

Y sumando tanto escritor derritiéndose en su caseta y tanta refrescante tertulia, la Feria afronta hoy su última jornada. Rushdie repetirá, porque le gusta ver pasear a la gente husmeando entre los libros y porque en Madrid se ha sentido muy bien estos días. Presentará un libro el juez Garzón, Elvira Lindo hablará sobre humor con un puñado de bienhumorados y los más pequeños, como cada domingo, tendrán una constelación de actividades entre «Alicia en el país de las maravillas» y los otros cuentacuentos. Y recuerden: hoy es el último día, como en las rebajas, para darse una vuelta por la Feria.