El escritor argentino Patricio Pron
El escritor argentino Patricio Pron - ERNESTO AGUDO

Patricio Pron se «cuela» en la literatura infantil para explicar a los más pequeños el drama de los refugiados

El escritor argentino publica «Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo», una fábula que narra la odisea de los emigrantes

MadridActualizado:

Hace quince años, Patricio Pron (Rosario, 1975) visitó una reserva natural en Santa Fe (Argentina). Allí se encontraban dos venados de la Pampa rescatados de unos cazadores furtivos. «Estaban tratando de mantenerlos con vida para devolverlos después a lo que ya no es ni su entorno ni es natural. Era tal el amor y el cuidado con el que los trataban... Su fragilidad me recordaba a la de muchos de nosotros. Me conmovió mucho. No dejé de pensar en ellos y escribí el borrador de este relato que, al ver ahora los temas actuales que nos rodean, como la crisis de los refugiados, decidí que podía tener interés recuperar», explica el escritor.

Cubierta de «Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo»
Cubierta de «Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo»- ABC

Así nació «Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo» (Siruela), la incursión («que no excursión», matiza Pron) del autor en la literatura infantil que explica a los más pequeños por qué las personas abandonan sus hogares en busca de un futuro mejor. Con este libro no persigue paternalismos, sino establecer un puente entre los que nos precedieron y los que nos sucederán «a través de una conversación con los niños para explicarles ese drama», señala Pron, que considera este diálogo la única forma de luchar contra la intolerancia.

Bajo la fórmula de la fábula, trufada de ricas metáforas, narra la odisea de Nahuel, un venado de la Pampa que se ve acorralado en su tierra por culpa de la sequía causada por el hombre. Por ello decide iniciar un viaje junto con su fiel puercoespín y un cerdo que ladra, entre otros animales, orientados por un topo, «porque estamos guiados por ciegos», explica el escritor. También está Jolo, la tortuga de los mares del sur, que cita tres conductas universales que arruinaron su vida y la de su pueblo: el deseo de sangre, el deseo de ganancias y el deseo de poder. De acuerdo con Pron, hay que considerarlas como un todo: «Las últimas discusiones que se han llevado a cabo en España tienen que ver con un aspecto de la tríada. Es una de sus manifestaciones, pero deberíamos temerlas a todas ellas».

A la travesía se suman, asimismo, unas luciérnagas reivindicativas, un búho que habla con adivinanzas…, pero «ninguno de ellos puede conseguir sus objetivos por sí solo y ninguno de ellos es un héroe —explica Pron—. Sin embargo, sí pueden alcanzarlos si se ayudan unos a otros. El único héroe posible es el colectivo. Este libro también es un alegato de la colaboración con el otro».

La ballena varada

Al llegar a la ansiada Europa son recibidos por unos osos burócratas que los encarcelan. Un recibimiento, de acuerdo con el autor, «muy habitual entre las personas que llegan en esa travesía dificilísima y a menudo mortal». En cambio, «nuestra sociedad, que ya es plural y demócrata, lo sería mucho más si integrase a estas personas». Porque, aunque dejó su Argentina natal «en unas circunstancias menos dañinas que la mayoría», el escritor entiende que «quienes nos hemos marchado del país en el que crecimos vivimos una pérdida y pero también una ganancia, para nosotros y para la sociedad que nos ha acogido».

En el libro, ese beneficioso amparo se topa, sin embargo, con otro gran obstáculo en el destino. Sobre el cielo de Europa se cierne una enorme ballena varada que puede precipitarse sobre las cabezas de sus habitantes en cualquier momento. Para Pron, «todos en un sentido u otro vemos a este continente como una ballena anciana y perdida; sin memoria y sin capacidad de movimiento. Y muchos queremos despertarla, porque vemos que este proyecto, pese a sus dificultades, merece ser preservado. Es nuestra responsabilidad frente a los que nos seguirán. Tiene gran importancia mantenerlo y contribuir a que no se convierta en un puzle de identidades enfrentadas».