El escritor V. S. Naipaul
El escritor V. S. Naipaul - ABC

Muere V. S. Naipaul, el gran narrador de las colonias y azote del Islam

El huraño escritor, premio Nobel de Literatura, falleció en su casa de Londres a los 85 años

MadridActualizado:

La vida de un creador puede dar para mucho. Especialmente, la de uno que ha visto tanto mundo como el británico de origen trinitense y ganador del premio Nobel de Literatura 2001, Vidiadhar Surajprasad Naipaul. Más conocido como V. S. Naipaul. Una vida riquísima a nivel creativo que ayer llegó a su fin en Londres. El autor exhaló su último suspiro a los 85 años y en el calor del hogar. Acompañado «de quienes lo amaron durante toda su vida, una vida llena de maravillosa creatividad y esfuerzo», como explicó en un comunicado su segunda mujer, Nadira Naipaul. Un tranquilo final para un autor que desgranó a lo largo de medio siglo, tanto en forma de novela como de reportaje periodístico, la realidad social y cultural de territorios con pasado colonial, como India, Pakistán o su natal Trinidad. Pero que, al mismo tiempo, pasó los últimos años de su vida acusado de ser una persona cruel y un maltratador.

V. S. Naipaul nació en 1932 en la localidad trinitense de Chaguanas, en el seno de una familia hindú. Ya en su adolescencia, el futuro autor dio muestras de ser un joven excepcional, aunque algo asocial y con cierta tendencia a la depresión, algo que le llevó a intentar quitarse la vida en alguna ocasión. En 1950 consiguió una beca para estudiar Arte en la Universidad de Oxford. Allí comenzó una relación con la que sería su primera esposa, Patricia.

Reconocimiento

Después de graduarse en Oxford, encontró trabajo en la National Portrait Gallery de Londres. Durante algún tiempo, además, trabajó como corresponsal de la «BBC» para los asuntos del Caribe. Fue entonces, a los 26 años, cuando el joven Naipaul decidió comenzar a escribir. El resultado fue una dilatada producción en la que figuran más de una veintena de títulos. En 1961 publicó su obra más recordada y que le lanzó a la fama, «Una casa para Mr. Biswas». Novela ambientada en Trinidad cuyo protagonista es un fiel retrato del padre de Naipaul. En 1979 desembarcó de nuevo en las estanterías de las librerías con «Un recodo en el río», un libro gracias al cual se alzó con el premio Booker Prize.

Sin embargo, hubo que esperar a 2001 para que el creador se aupase, ya de forma definitiva, al Olimpo de los escritores. Había ganado el Nobel de Literatura. Durante la ceremonia de Estocolmo se le vio visiblemente emocionado, con lágrimas cayendo por sus redondas mejillas. «Soy la suma de mis libros. Cada libro, intuitivamente sentido y, en el caso de la ficción, intuitivamente trabajado, se basa en lo que ha sucedido antes y se desarrolla después», dijo días antes en el discurso Nobel.

A pesar de que en lo profesional la vida del autor es calificada como excelente, en lo personal Naipaul fue protagonista de varios (y sonados) escándalos. Todo saltó por los aires con la publicación de sus memorias autorizadas. El escritor Patrick French fue el encargado de llevar a cabo esta misión, la cual culminó con la publicación de «El mundo es así»: un retrato veraz y amargo de Naipaul en las se dejan al aire las vergüenzas del creador británico. Entre las páginas de esta semblanza, Naipaul tuvo palabras de desprecio hacia su país de origen. En un momento del libro Naipaul le espeta a su madre que «Trinidad es un sitio demasiado pequeño, sus valores están todos equivocados y su gente es mezquina». También fue muy crítico con lo que él consideraba el mayor impreialismo de la historia: el Islam.

Tuvo, a parte, discrepancias con su amigo Paul Theroux. En la biografía de French el estadounidense aparece reflejado como un ser servil y adulador. Y es que los dos creadores estaban enemistados desde que Theroux publicó «Sir Vidia’s Shadow» (1998), en el que presenta a Naipaul como un legitimador del imperialismo inglés con sus historias de africanos «de arco y flechas». Tras 15 años sin hablarse, decidieron enterrar el hacha de guerra en el Hay Festival de Gales en 2011. Theroux recordaba ayer a su difunto amigo con estas palabras: «Pasará a la historia como uno de los grandes escritores de nuestro tiempo».

El escritor Salman Rushdie, con quien también tuvo disputas, fue otro de los que ayer quisieron rendirle tributo. «Estuvimos en desacuerdo toda nuestra vida, sobre política, sobre literatura, y siento como si acabara de perder a un amado hermano mayor», afirmó el autor en redes sociales.