Mireille Calmel, vestida de época, durante la presentación de «La boda de Leonor» en el Castillo de la Reina Margot y Enrique IV en Burdeos. ABC

Mireille Calmel recrea la vida de Leonor de Aquitania en una apasionada novela

La UE no sólo nos ha traído una moneda común. En el terreno literario, hay editoriales que hacen esfuerzos por apostar por jóvenes valores y lanzarlos en toda Europa. Es lo que ha hecho Círculo de Lectores con la francesa Mireille Calmel, cuya novela «La boda de Leonor» -recrea la historia de Leonor de Aquitania- fue presentada en Burdeos a toda la prensa europea.

MADRID. Natividad Pulido
Actualizado:

La vida de esta joven escritora merecería, más si cabe que la propia Leonor de Aquitania, su propia novela. A los 8 años sufrió una extraña enfermedad, que la mantuvo hospitalizada durante años. Los médicos llegaron a desahuciarla, pero en 1975, sorprendentemente, comenzó a recuperarse. Diez años después, le diagnostican esterilidad, pero también sorprendentemente, tuvo primero un niño y más tarde una niña. Esta mujer se ha convertido en algo así como un «expediente X» para el mundo de la medicina.

Además de escribir poemas, obras de teatro y novelas, organiza espectáculos y es cantante. Para la presentación a la prensa europea de «La boda de Leonor» se escogió el impresionante Castillo de Cazeneuve (que en su día fuera residencia de Enrique IV y la Reina Margot), en pleno corazón del Médoc, una región de Burdeos inundada de increíbles «chateaux» donde hacen esos aún más increíbles vinos.

ESCRITORA Y CANTANTE

Calmel volvió a sorprender, pero esta vez no al mundo de la medicina sino al de la prensa, pues apareció vestida de época -no se sabía si de Leonor o de Margot-, junto a un grupo de trovadores y regaló a la concurrencia unas canciones melódicas. Tras la cena, una improvisada rueda de prensa con la autora-cantante. Poco dispuesta a hablar de milagrosas curaciones, Mireille Calmel confesaba su pasión por Leonor de Aquitania: «La descubrí cuando vine a vivir aquí. Siempre he pensado que fue Leonor quien me escogió a mí y no yo a ella. Fue una musa de carne y hueso para los trovadores; quería demostrar que era una mujer con la necesidad de amar y ser amada». Con la ayuda de una biógrafa de Leonor de Aquitania que trabajaba en la Biblioteca Nacional de Francia, comenzó a recrear de manera novelada la vida de la joven duquesa, cuyo destino (al igual que Calmel) parecía querer jugar con ella. Fue primero Reina de Francia (se casó con Luis VII) y, tras su boda con Enrique II, ciñó la corona de Inglaterra.

Calmel tiene muy claro que la literatura fue lo que le salvó la vida, quizá porque pensaba que «mientras fuera capaz de escribir, no moriría. Escribiendo me alejaba del sufrimiento y la muerte». Autodidacta, tardó siete años en dar vida a «La boda de Leonor» y fueron muchas las editoriales que rechazaron el libro. No es de extrañar que, para ella, sea un sueño («algo mágico») que su novela arranque con una tirada de 500.000 ejemplares en toda Europa y que para su presentación viajaran a Burdeos periodistas de varios países. No hay nada que pueda pararla: «Llevo 25 años queriendo tener una carrera como escritora. Será el público quien decida, pero seguiré escribiendo. No sé vivir sin hacerlo».

UNA MUJER LOBO EN 1500

De hecho, ya tiene en mente su próxima novela. Aunque no quiere adelantar mucho, dice que estará ambientada en 1500 y por ella pulularán Nostradamus, Paracelso, Leonardo... y una mujer lobo. «Contará la vida de tres generaciones de mujeres -dice-; será una historia de venganzas, pero también una preciosa historia de amor».

En cuanto a «La boda de Leonor», comenta su autora que mezcla elementos reales y de ficción. Entre estos últimos, Calmel ha «inventado» la figura de Loanna de Grimwald (no hay pruebas de que existiera), cuya amistad con Leonor juega un gran protagonismo en la novela. Amor y amistad, pero también fantasía y magia, que tienen un papel muy destacado en este apasionante viaje a la Edad Media. Y no falta el sexo explícito: «No quería negar la evidencia. Aunque no lo detallen las crónicas. las mujeres siempre han amado y deseado. Yo he querido tratar el sexo de manera natural, sin ocultarlo».

Victor Hugo y Alejandro Dumas se hallan entre los escritores favoritos de la joven escritora francesa: «Me inspiro en el estilo de ambos como contadores de historias. Pero también me gustan mucho otros autores, como Tolkien».