Imagen del Río Manzanares a su paso por las cercanías del Vicente Calderón
Imagen del Río Manzanares a su paso por las cercanías del Vicente Calderón - Reuters

Leandro Pérez se doctora en intriga con «La sirena de Gibraltar», un thriller a los pies del Manzanares

El segunda novela del autor burgalés supone un ejercicio de tensión brillante

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España se ha instalado en un momento de su historia en el que muchas situaciones se prestan a ser noveladas. A Leandro Pérez (Burgos, 1972), el comienzo de su última novela se le ocurrió caminando por los alrededores del río Manzanares, en Madrid, cerca del Vicente Calderón. Tras dos años de escritura y algo de reposo, Pérez ha publicado «La sirena de Gibraltar» (Planeta), un ejercicio de intriga que transcurre en una semana frenética del verano de 2013.

«La sirena de Gibraltar» supone además la reaparición de Juan Torca, un personaje asentado que cuenta con el elogio de autores como Pérez-Reverte. En esta ocasión, Torca se encontrará con una mujer ahogada en el Manzanares con un cepo de cemento en los pies. Un trágico suceso cuya investigación le llevará por Bilbao, Madrid o Gibraltar, donde el gobierno del peñón ha decidido arrojar varios bloques de hormigón al mar. Les sonará. «Los hechos narrados pertenecen a la ficción, la menos virtual de las realidades», advierte el autor al comienzo del libro.

Con esas dos realidades inconexas —una muerte en el Manzanares y una crisis diplomática—, Leandro Pérez comenzó a trabajar. «Yo creo que la novela es como montar un puzle en el que tú a la vez tienes que crear las piezas para que encajen», explica Pérez. «Eso es muy divertido y a la vez complejo. Pero sobre todo divertido, creo yo, siempre que el puzle encaje y funcione. Cuando se queda en un aborto de novela ya no es tan divertido, claro».

El personaje principal nació en Burgos, como el autor, aunque descarta un parecido más profundo: «Sí es verdad que yo a Juan Torca le he dado varios rasgos míos, pero leves —reconoce—, como el lugar de nacimiento o que le guste correr por Burgos y El Retiro. También tenemos alguna afición en común, como que le guste ver “Los Soprano” o leer novelas negras. Pero son rasgos secundarios. En lo básico entre Torca y yo no hay tanto parecido. Todo personaje de cualquier autor tiene cosas del autor porque es el autor quien lo está construyendo. Ya sea un asesino o un policía. Yo quiero pensar que no somos demasiado parecidos».

Sus personajes son activos en redes, e incluso alguno se le ha independizado y tiene su propia cuenta de Twitter. Los perfiles los maneja el autor, aunque muchas veces los crea para que nadie pueda suplantarlos y hacer un uso «indebido». Sea como sea, con redes o sin ellas, a Juan Torca le quedan al menos dos novelas más por protagonizar. La idea del autor es hacer siete (esta sería la segunda), y ya tiene las dos siguientes en la cabeza.

Para quienes no le conozcan, Juan Torca es un hombre que ha vivido mucho. Ha sido mercenario, ha participado en la guerra sucia contra el terrorismo, ha estado en el mar de Aral... «Me gustaría escribir al menos una novela sobre su pasado», asegura Pérez, cuyo personaje estrella tiene a veces vida propia: «Cuando escribo soy tan ignorante como el lector. Yo tengo a Torca en cierto lugar y voy pensando qué le va a pasar sobre la marcha, al menos en la parte más secundaria de la trama. No tengo la novela en la cabeza desde el minuto cero».