Rosa Torres-Pardo

Las «Iberias» de Rosa Torres-Pardo

Rosa Torres-Pardo acaba de publicar en disco su interpretación de la «Suite Iberia», una de las obras monumentales del pianismo español, compuesta por Isaac Albéniz. Grabado en directo en la localidad natal del músico, Camprodón (Gerona), la pianista no oculta su pasión por esta partitura

Actualizado:

TEXTO: SUSANA GAVIÑA FOTO: ABC

MADRID. Rosa Torres-Pardo no lo oculta. La «Suite Iberia» compuesta por Isaac Albéniz entre 1906 y 1909 -se cumple su centenario- es su «obsesión». Así lo confesaba esta semana en declaraciones a ABC, con motivo de la presentación de su primera grabación de esta partitura, con el sello Glossa que distribuye Diverdi y que ha contado con la colaboración de la Sociedad Estatatal de Conmemoraciones Culturales (SECC). Para la pianista madrileña, sin duda, se trata de una de las cumbres del pianismo español, «junto a «Goyescas», de Granados». Dentro de una agenda repleta de compromisos, el sábado pasado la interpretó en Avignon.

Obra difícil donde las haya, pocos son los intérpretes que se deciden a abordarla. En España lo han hecho Esteban Sánchez, Guillermo González, Miguel Baselga, y, por supuesto, Alicia de Larrocha, la gran referencia. Mientras que internacionalmente, pianistas de la talla de Rubinstein o Daniel Barenboim sólo se han atrevido con los dos primeros cuadernos. «Son noventa minutos durísimos, sobre todo para la muñeca -asegura Torres-Pardo-. Quitando dos o tres de las piezas, el resto es puro virtuosismo». Por ello requiere mucho tiempo de estudio pero también «sumergirse en nuestra cultura. Una vez que se ha trabajado la parte técnica, hay que vivir la poesía que lleva dentro».

En el piano de Albéniz

La idea de llevarla al disco comenzó a rondarle la cabeza hace un lustro, en 2001, cuando tocó la obra completa por primera vez en Cambo-les-Bains, en los Pirineos franceses, localidad donde murió Albéniz el 18 de Mayo de 1909. La segunda vez fue en agosto de 2004, en el marco de un festival celebrado en la localidad natal del músico, Camprodón (Gerona), donde se realizó la grabación, «que se completa con fragmentos interpretados en uno de los pianos que utilizó el músico, lo que aporta cierto encanto al disco», afirma.

La pasión que la intérprete madrileña siente por «Iberia» desborda los límites del piano. Después de colaborar en la película del mismo nombre, dirigida por Carlos Saura, Torres-Pardo está, en estos momentos, volcada en otro espectáculo que se estrenará el próximo 24 de junio en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada. «La película fue una especie de obsesión, pero a veces las cosas no salen como uno tenía planificado -explica-. La idea original se transformó mucho y yo me quedé con ganas de una «Iberia» con baile». El nuevo espectáculo incluye a una bailarina, Lola Greco; y a un guitarrista, José María Gallardo. La escenografía estará firmada por el artista Eduardo Arroyo (responsable también de la portada del disco), y la dirección de escena correrá a cargo de José Luis Gómez. Después del estreno, está previsto que el espectáculo viaje a otras ciudades españolas como Madrid, Sevilla o Zaragoza.

Mujer versátil e inquieta, a Torres-Pardo le gusta dialogar con otros géneros, lo que la ha llevado a grabar un disco de canciones de Albéniz, y participar en espectáculos donde la poesía y la música iban de la mano, «algo que me gustaría recuperar acompañada por José Luis Gómez, con el ya hicimos un espectáculo que reunía a Valente y a Mompou». «Si no le das una vuelta a las cosas, al final terminas haciendo siempre lo mismo y aburriéndote muchísimo», bromea. La pianista también continuará con la iniciativa de ofrecer conciertos en la fábricas, como recientemente hizo interpretando la obra de Albéniz en un hangar de la compañía aérea Iberia. «La próxima cita será en Sevilla el próximo 23 de marzo, en los hangares de la Real Fábrica de Artillería».