El escritor estadounidense George R.R. Martin en una foto en Avilés en 2012
El escritor estadounidense George R.R. Martin en una foto en Avilés en 2012 - EFE

¿Es George R. R. Martin un vago por no haber acabado él «Juego de Tronos»?

El final de la serie basada en su saga «Canción de hielo y fuego» ha provocado poco entusiasmo, y algunos fans se han acordado del escritor al que HBO dejó atrás en el desarrollo del mundo de fantasía que este creara en 1996

Actualizado:

«Puto gordo que no se dio caña escribiendo los libros», leemos en un whatsapp tras el final de «Juego de Tronos». La ya legendaria serie de HBO, la que mayor fenómeno fan ha provocado desde «Perdidos», acaba de terminar con la decepción de muchos seguidores. Pero, ¿quién es el «puto gordo» del whatsapp inicial? Se trata de George R. R. Martin, evidentemente, el autor de los libros en los que se basó la serie y al que en broma denominan «George R. R. Martin, de la Casa de los Procrastinadores». Y es que debido al tranquilo ritmo de escritura de las novelas, la cadena HBO le dejó atrás para terminar la serie por su cuenta y riesgo. Y, claro, ahora algunos miran hacia él y le señalan como cómplice por su frustración ante el final de una serie que, recordemos, tiene hasta una petición sobre la mesa de Change.org con cientos de miles de firmas para rehacer la última temporada.

Volvamos un poco atrás. La semana pasada, Ian McElhinney, el actor que interpretó a Selmy en la serie, soltó esta bomba informativa: «Lo que me han dicho es que George ya ha escrito los libros 6 y 7. Y en lo que a él respecta, solo hay siete libros», aseguró el intérprete. El propio Martin desmintió raudo en su blog la noticia, que calificó de «estupidez en internet». «Me fascina que alguien crea esto, aunque sea por un instante. No tiene ningún sentido. ¿Por qué pasaría años sin publicar novelas acabadas? ¿Por qué mi editorial, no solo aquí en EE.UU. sino en todo el mundo lo consentirían?», argumentó. Conviene acordarse ahora que en esta angustiosa espera para los fans, el novelista publicó el año pasado «Fuego y sangre», que no era el esperado nuevo capítulo de la célebra saga, sino la primera parte de una «bilogía» que ahonda en la historia de los Targaryen. Por recordar un poco más el mapa de la situación, desde 2011 se espera que Martin lanzara el sexto tomo y, en ese momento, la serie iba por su segunda temporada. Anoche acabó la serie y «Vientos de invierno» sigue sin haber salido.

«"Vientos de Invierno" y "Sueño de Primavera" no están terminados. "Sueño..." no está aún empezado; no voy a empezar a escribir el séptimo libro hasta que acabe el sexto», aseveraba en el mismo post de su blog para rematar: «No hay ningún "acuerdo" para que no salgan. Os aseguro, HBO estaría encantada y emocionada si "Vientos de Invierno" hubiera sido entregado y publicado hace cuatro o cinco años…y NADIE hubiera estado más encantado que yo». Y es que otros críticos le achacan que esté demorando la publicación de las novelas restantes para generar mayores ingresos. Y no solo eso, hay seguidores incluso que se atormentan con la idea de que el orondo escritor fallezca antes de dejar cerrada la serie, porque los 70 ya no los cumple.

«George R. R. Martin no es tu puta»

George Martin nació en Nueva Jersey en 1948, en el seno de una familia obrera. Comenzó dándole al periodismo, sobre todo como profesor más que ejerciéndolo y también trabajaba como juez de torneos de ajedrez. Pero tenía un sueño, y se organizaba para ganar tiempo para ello, o sea para poder escribir sus primeras obras literarias, como «Muerte de la luz», que resultó premiada y le permitió dedicarse a la escritura totalmente en serio. Luego, curiosamente, dio el saltó al guion, donde puso su pluma al servicio de series como la prestigiosa «The Twilight Zone». Y es justo en esa época de guionista cuando choca con una realidad nada fantástica: las historias que quiere llevar a cabo en pantalla requieren tal despliegue de dineral que la única manera de hacerlas cobrar vida es con palabras, o sea con una novela de fantasía. Y, por las vueltas de la vida a veces tan fantástica, esa realidad literaria que creó se volvió realidad audivisual años después con HBO y con todo el dineral necesario.

Cuando Martin inició su saga «Canción de hielo y fuego» no fue un éxito instantáneo, pero la perseverancia de algunos libreros independientes permitieron que continuara. Admirador devoto de Tolkien, al que considera un arquitecto de mundos, contaba a «The New Yorker» que que ha tenido que enfrentarse a un enorme número de ataques y especulaciones sobre las causas del retraso en el término de sus libros. Y ahora más que nunca, claro. Estas embestidas derivaron incluso en la creación de sus propios foros y blogs, conformando toda una legión de apóstatas sumamente indignada y ansiosa, en realidad, por saber cómo iba a continuar la saga literaria. «George RR Martin, apestas... Saca tu jodida máquina de escribir de tu trasero y comienza la jodida escritura». Otro ironizaba diciendo que había sacado un libro titulado: «Cómo cobrar dinero a lo grande después de escribir media serie». En fin, el runrún alrededor de este escritor es que es un vago o un estratega del manejo de los tiempos para forrarse, o ambas cosas. El referencial autor de cómics fantásticos Neil Gaiman salió una vez en su defensa con esta frase antológica: «George R. R. Martin no es tu puta».

Entre los apuntes curiosos que ofrecía el «The New Yorker» de su entrevista con Martin hace más de un lustro, uno era que el escritor se consideraba «un jardinero» que tiene una idea aproximada pero que va improvisando... Y, claro, según avanzaba las novelas la complejidad de la trama, con la hiperdimensionada proliferación de elementos, le hacía que el ritmo se ralentizara. Porque había que alinear cronológicamente todas las decenas de tramas simultáneas para que estuvieran armonizadas y que nadie sacara a relucir los fallos, con tantos millones de lectores atentos a cada línea que saliera de su cabeza.

Uno de los grupos de detractores fanáticos más conocidos se llaman GRRuMblers y en el sitio web «Is Winter Coming?» (broma acerca del leit motiv de la serie «Se acerca el invierno», en donde cuestionan irónicamente que la serie fuera a avanzar) se mofaban sobre la tardanza de este escritor debido a las pocas horas que Martin dedicaba a escribir. Otros se indignaban porque escribiera solo con los dedos índices o le achacaban que fuera a todas las convenciones de fans habidas y por haber en lugar de escribir...

Martin, en una entrevista exclusiva en «The Guardian» el año pasado, trataba de explicarse. Desde su situación, en donde la serie de HBO ha obtenido más de 40 premios Emmy y ha hecho crecer tantísimo la fama y la popularidad de su saga literaria, publicar «Vientos de invierno» se ha convertido en «un peso a soportar». «Llevo años luchando contra el libro "Vientos de invierno", no es una novela sino una docena de novelas, cada una con un protagonista diferente, aliados y amantes que les rodean, y todos entrelazados en el tiempo de una manera extremadamente compleja. Así que es muy muy desafiante». Y zanja: «Siento que tengo que hacer algo grandioso».