Méndez de Vigo y Boos anunciaron que España será país invitado en 2021
Méndez de Vigo y Boos anunciaron que España será país invitado en 2021 - Efe

España desplegará su «industria creativa» en Fráncfort en 2021

Méndez de Vigo firmó ayer el acuerdo con Juergen Boos, presidente del certamen

Corresponsal en BerlínActualizado:

En 2021 se cumplirán 30 años desde la última participación española como país invitado de honor en la Frankfurter Buchmesse. «En estos 30 años España ha cambiado mucho, al igual que el mundo editorial y con él la Feria. La digitalización ha traído consigo un nuevo modelo de negocio, la forma de contar historias es otra y también los lectores han cambiado», explica la subdirectora de la feria, Marifé Boix García, como aspectos tenidos en cuenta para seleccionar de nuevo esta candidatura.

Para España supone una gran oportunidad porque «los autores estarán en el foco del evento y se intensificará el trabajo entre editores, traductores», explica Boix la importancia de la invitación, «y el país invitado de honor tiene además una maravillosa oportunidad de presentar al mundo muchas otras facetas, porque no se trata solamente del segmento libros, sino también de toda una cultura e industria creativa».

En Fráncfort se negocian también de guiones, películas, series o videojuegos cuyos derechos van asociados la publicación de un libro, un amplio terreno en el que España es una potencia. «Antes el foco estaba en los derechos de traducción, hoy se mueve hacia los derechos mediáticos», explica Boix. La candidatura española, por otra parte, se enmarcaba en una campaña de promoción de la lectura y Fráncfort dará sin duda un impulso a ese objetivo, según Boix «en tres niveles: el intercambio y conocimiento de campañas en otros países y a través de una gran presencia en los medios que aumentará la atención sobre los libros españoles, también por parte de los lectores». Esa atención sobre España tendrá, además, más amplias repercusiones.

«España, como muchos otros países europeos, atraviesa un periodo muy intenso de tensiones políticas y perspectivas divergentes», dijo ayer en la presentación oficial de la invitación el director de la Feria del Libro de Fráncfort, Juergen Boos, «los artistas y los escritores se enfrentan al desafío particular de no solamente iluminar y documentar estos tiempos, sino también de reinterpretar constructivamente la realidad y construir puentes». Boos sugería así la necesidad de un relato de los recientes acontecimientos, que llegan todavía al lector internacional en una nebulosa en la que le resulta complicado distinguir los perfiles de las voluntades implicadas en el desencuentro nacional.

«Sencillamente, todo pasa por Fráncfort», dice Dagmar Ploetz, traductora al alemán de Gabriel García Márquez, «supone un puesto privilegiado en el mayor escaparate editorial del mundo y los libros españoles serán embajadores de todo un país». «Supondrá un gran impulso para las editoriales», destaca la agente literaria Antonia Kerrigan, recordando que Frankfurt recibe cada año cerca de 300.000 visitantes de 125 países y unos 170.000 agentes profesionales.