Logo de la editorial Malpaso
Logo de la editorial Malpaso - ABC

Malpaso: de llamar «ridícula» a una traductora por un impago a asegurar que saldará sus deudas en cuatro meses

La editorial ha publicado un comunicado en el que anuncia un plan de garantías tras las críticas recibidas en las redes sociales

MadridActualizado:

El presidente de la editorial Malpaso, Bernardo Domínguez, ha anunciado un plan de garantías con el que espera liquidar deudas del grupo en el plazo de cuatro meses y que además contemplará intereses en el pago a acreedores.

En concreto, Domínguez ha explicado que a los acreedores de menos de 2.000 euros se les pagará la totalidad de la deuda en los próximos cuatro meses con un 5% de intereses por el plazo vencido. Asimismo, ha añadido que existe un plan ofrecido a acreedores de más de 2.000 euros -aceptado ya por un 70%, según el grupo- que también contempla ese pago total de la deuda y un 5% de intereses anuales.

«La situación de las empresas hace necesario que los accionistas inviertan más dinero para salir adelante. Los accionistas principales están haciendo un esfuerzo económico y de gestión para estabilizar las empresas y reanudar su actividad cultural y empresarial», señala el empresario en un comunicado que ha hecho público a través de Twitter.

Según ha señalado, en julio del año pasado se inició «un profundo proceso de reorganización y reestructuración financiera» que conllevó «un ajuste severo» de la estructura de las empresas y una «redefinición» de líneas editoriales. Así, ha señalado que se seguirán publicando novedades y reimprimiendo títulos «cubriendo la totalidad de costos» antes de publicar.

Domínguez ha hecho público este comunicado tras recibir críticas en redes sociales por impagos, tal y como reclamaba la traductora Ana Flecha -cuya deuda con el grupo estaba cercana a los 4.000 euros- y a quien el propio presidente de Malpaso calificó de «ridícula» en esta misma red social.

De hecho, Domínguez se enzarzó en una agria disputa con varios usuarios en Twitter en la que llegó a llamar «sinvergüenza y cobarde» a uno de ellos.