Rogelio Alonso
Rogelio Alonso - EFE

«La derrota del vencedor»: la versión no contada del final de ETA

Rogelio Alonso protagoniza la próxima conferencia del Aula de Cultura ABC, que se celebrará mañana a las 19.30 horas en el Museo ABC de Madrid (Calle Amaniel, 29-31)

Actualizado:

Dice Rogelio Alonso (Calatayud, 1970) que la versión oficial de la derrota de ETA esconde varias falsedades. La más importante, que mientras que el brazo armado de la banda (el hacha, para entendernos) sí ha sido derrotado, su brazo político (la serpiente) ha sido engordado por los distintos Gobiernos de España, que han renunciado a la victoria política y que han permitido que aquellos que no condenaron el terrorismo estén hoy en las instituciones. Es una de las tesis centrales de su libro « La derrota del vencedor» (Alianza), que ahora expondrá en la próxima conferencia del Aula de Cultura ABC, moderada por Fernando García de Cortázar, historiador y director de la Fundación Vocento. El evento se celebrará mañana a las 19.30 horas en el Museo ABC de Madrid (Calle Amaniel, 29-31).

Se trata, subraya Alonso, de un tema de candente actualidad, sobre todo después de Alsasua. «Es incompatible sacar pecho de una hipotética victoria sobre ETA cuando luego denuncian los efectos de haber renunciado a derrotarla», sostiene. Y no solo se ve ahí. «También en los homenajes a los terroristasque se suceden en el País Vasco y Navarra (...) Y ningún Gobierno, ni este ni el anterior, hacen absolutamente nada por aplicar dos leyes de víctimas que expresamente prohíben los homenajes a los terroristas de ETA», recuerda.

Crispación

«Cuando dicen que hay que evitar la crispación, en realidad piden que no cuestionemos ni desafiemos la hegemonía política del nacionalismo», espeta. ¿Y por qué se ha producido esta situación? «Se ha aceptado el modelo del final del terrorismo que el PNV quería: un final donde no se deslegitiman los fines nacionalistas. Y los dos grandes partidos nacionales son rehenes de estos partidos. El PP necesitó al PNV para aprobar los presupuestos, y el PSOE gobierna con el apoyo de Bildu y el PNV... Se ha formado un Gobierno gracias a los apoyos de diputados que no condenan el asesinato de ciudadanos españoles», critica.

El autor insiste en que ahora se habla mucho de la batalla del relato, una cortina de humo, en su opinión. «Si ETA hubiera sido derrotada, no tendríamos que librar esta batalla. Pero en el País Vasco los partidos constitucionalistas son residuales y los nacionalistas tienen la hegemonía», remata.