José Saramago, fotografiado en Lanzarote
José Saramago, fotografiado en Lanzarote - ABC

Cumbre (socialista) ibérica en honor al Nobel de Saramago

El 20 aniversario de la concesión reunirá el próximo sábado en Lanzarote a António Costa y Pedro Sánchez

Corresponsal en LisboaActualizado:

El vigésimo aniversario de la concesión del premio Nobel de Literatura a José Saramago convocará una particular cumbre ibérica en Lanzarote, pues la viuda del escritor portugués, Pilar del Río, ha invitado al primer ministro del país vecino, António Costa, y a la conmemoración se sumará también el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. La ceremonia, a la que el líder socialista decidió asistir una vez que supo que estaría presente su homólogo luso, tendrá lugar en la casa-museo del autor el próximo sábado, dos días antes de la fecha exacta de la efeméride. No faltarán al acto la única hija de Saramago, Violante, fruto de su relación con la pintora Ilda Reis, ni sus dos nietos, Tiago y Ana, quien regenta una galería de arte en Lisboa.

La gestión de la casa-museo pertenece a la Fundación Saramago, encarnada en la Casa dos Bicos bajo la dirección de Pilar del Río. Allí, en su rincón de Tías, se encontraba el escritor cuando recibió la noticia de que había ganado el Nobel. La institución lisboeta contribuye a completar su legado con una valiosa publicación, «El cuaderno del año del Nobel», que Alfaguara publicará en España en la segunda semana de octubre. Además, el día 8 de este mes se inaugurará el primer congreso acerca de su obra, en la Universidad de Coimbra.

Broche final

«En este cuaderno, hay menos vida personal que en los anteriores, en especial el primero. Y hay un mayor posicionamiento cultural y ético», explicó Pilar del Río a este diario hace unas semanas. Ocho años después de la muerte del escritor, se despliega este broche final a sus diarios, relativo a un año que cambió su vida para sumergirlo en un maremágnum de citas, conferencias y entrevistas con la referencia puesta en su entonces flamante Nobel. Otros colegas, como Günter Grass, ya testimoniaron la revolución personal que supone la entrega del codiciado galardón. Y Saramago lo comprobó enseguida, tanto que él mismo anticipó que se trataría del cuaderno postrero, ya que se le vino encima toda una avalancha mediática.

De acuerdo con Pilar del Río, «el libro aparece en el momento en que más se necesita: entenderán lo que digo cuando vayan avanzando en su lectura. Veinte años después, es el momento adecuado para ciertas reflexiones y confidencias». Lo que está claro es que no quedó completamente perfilado, a juzgar por las lagunas que se encontraron en el archivo que había permanecido en el disco duro de su ordenador. Por ejemplo, algunos temas no se desarrollan, sino que únicamente se mencionan.

La edición se completará con la de «Un país levantado en alegría», escrito por Ricardo Viel, brazo derecho de Pilar del Río en la Fundación, para radiografiar el contexto que rodeó a Saramago en aquel 1998. Y todo se amplificará en la Feria de Guadalajara (México), que contará con Portugal como país invitado.