Clara Usón gana el Biblioteca Breve con la novela «Corazón de napalm»

SERGI DORIA |
BARCELONA Actualizado:

Unanimidad del jurado. Ángeles Caso, Pere Gimferrer, Manuel Longares, Juan José Millás y Elena Ramírez otorgaron ayer los 30.000 euros del premio de novela Biblioteca Breve que convoca Seix Barral a «Corazón de napalm», de Clara Usón.

La novela constituye un retrato-robot de los años 80: «No estábamos politizados, no luchábamos contra una dictadura, ni nos entusiasmábamos con la recién nacida democracia; como se decía, pasábamos de todo, éramos puramente hedonistas y sólo nos interesaba divertirnos. No teníamos ideología propia, ni defendíamos un sistema o un proyecto alternativo; lo único que sabíamos era que no queríamos ser como nuestros padres y, aún menos, como nuestros abuelos».

Los años 80, poco tratados

Para Clara Usón, los años ochenta «han sido poco tratados por nuestra narrativa y sólo desde la inmediatez, de forma superficial, sin perspectiva». Fede, el protagonista de «Corazón de napalm», admira a Sid Vicious y es el fruto de una pareja rota por la droga. Malvive con su padre y su nueva pareja y se escapa en busca de su madre. Más que la evocación costumbrista, Usón quiere plasmar conflictos humanos: «La relación de un niño de trece años y su madre: un Edipo de los tiempos modernos».

La novela alterna dos historias, separadas por dos décadas: el relato de iniciación que protagoniza Fede y las complejas relaciones de una pintora que se busca la vida en la Barcelona de ahora mismo, «en un momento en que el arte se rige por criterios de marketing». Autora de «Perseguidoras», sobresaliente disección de las relaciones familiares y admiradora de Chéjov, inspirador de «El viaje de las palabras», Usón postula un estilo realista que mantiene las hechuras del siglo XIX pero que pretende reflejar la experiencia vivida. Aunque no es una historia autobiográfica, la autora nos habla de «los hijos de padres muy jóvenes que acabaron cuidando de sus progenitores». Las peripecias de Fede comienzan cuando «la gran juerga» del hedonismo y la irresponsabilidad toca a su fin... «Todas las fiestas empiezan bien, pero a menudo acaban de forma lamentable. En este momento empieza mi novela, cuando termina la fiesta, tras el baile», advierte Usón.