«Nicanor Parra está tranquilo, ya no cree en los premios», dice su secretaria personal

«Nicanor Parra está tranquilo, ya no cree en los premios», dice su secretaria personal

Chile festeja su tercer Cervantes, que sorprende al poeta galardonado traduciendo a William Shakespeare

corresponsal en santiago de chile Actualizado:

El antipoeta chileno Nicanor Parra parecía ilocalizable ayer, cuando era esperada su reacción ante el Premio Cervantes 2011 que le fue otorgado, al mismo tiempo que desde Madrid la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde intentaba hablar con él para informarle que había ganado el galardón considerado el más importante de las letras hispanas.

Así es Parra, impredecible. Quienes lo han visto las últimas semanas advierten que el poeta no manifestaba ninguna ansiedad por saber si recibiría el premio, al que había sido candidato en varias ocasiones. Según Jacqueline Muñoz, secretaria personal de Parra, el creador de «Poemas y antipoemas» –una de sus obras más conocidas e influyentes, publicada en 1954- el poeta «está tranquilo, él ya no cree en los premios», según consignó un periódico local.

Goza de buena salud

Parra es el tercer chileno que recibe el prestigioso Premio Cervantes. Antes del antipoeta, el galardón fue recibido por Jorge Edwards (1999) y Gonzalo Rojas(2003). A sus 97 años de edad, Parra –que además de escritor es matemático y físico- goza de buena salud y dedica todo su tiempo a estudiar y traducir la obra de William Shakespeare, a escuchar la música de Carlos Gardel y a llenar cuadernos con su poesía, siempre recluido en su casa con vista al mar.

«Es un subversivo de las letras y bajó la poesía de su pedestal», dijo ayer el crítico literario Camilo Marks, al definir la obra de Parra. En el 2006, Parra –también autor de «Guatapiques» y «Artefactos»- hizo una instalación artística en la sede gubernamental de La Moneda que tituló «El pago de Chile», donde expuso las figuras colgadas del cuello de todos los ex presidentes.

Juan de Dios Parra, el hijo mayor del antipoeta, se expresó «extrañado y feliz» con el premio que recibió su padre. «Él escribe antiliteratura y creí que estos premios se los dan a escritores más formales», dijo en una entrevista, en la que precisó que hasta la tarde de ayer no lograba comunicarse con su padre.

Pablo Dittborn, el editor de Parra en Chile, dijo que este «duerme hasta tarde y trabaja todo el tiempo», acerca de las rutinas de este poeta que así como había sido candidato por varios años al Premio Cervantes, otros tantos lo ha sido al Premio Nobel de Literatura.