Los tres miembros de la familia Carter, en plena grabación, según la interpretación hecha por el dibujante
Los tres miembros de la familia Carter, en plena grabación, según la interpretación hecha por el dibujante - ABC

Los Carter, la verdadera «religión» de Bob Dylan

El escritor Frank M. Young y el dibujante David Lasky publican en España «La Familia Carter: Recuerda esta canción», con la que ganaron en 2013 el premio Eisner (los Oscar del cómic) a la mejor novela gráfica basada en hechos reales

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Para entender la importancia de la familia que protagoniza el aclamado cómic del escritor Frank M. Young y el dibujante David Lasky, solo hay que leer a Bob Dylan en la entrevista que concedió a «Los Angeles Times» en 2004: «Escribí “ Blowin' in the Wind” en 10 minutos. Me limité a poner palabras a un viejo espiritual, probablemente algo que aprendí de los discos de la familia Carter. Esa es la tradición de la música folk». No es la primera ni la última vez que el reciente Premio Nobel de Literatura subraya la influencia de esta dinastía en su discografía. En esa misma entrevista, incluso, vuelve a insistir en que todas sus composiciones están basadas «en los viejos himnos protestantes, en variaciones del blues y en las canciones de los Carter».

Viñeta de «La Familia Carter: Recuerda esta canción»
Viñeta de «La Familia Carter: Recuerda esta canción» - ABC

Tras seis años de intensa investigación, nutriéndose de infinidad de libros y artículos de prensa, Young y Lasky consiguieron publicar esta impecable obra que llega ahora a España con la editorial Impedimenta, tras obtener en 2013 el premio Eisner, algo así como los Oscar del cómic, a la mejor novela gráfica basada en hechos reales. Un intenso viaje de 16 años, con ecos de Shakespeare, Dickens o Mark Twain, según el guionista de «La Familia Carter: Recuerda esta canción», en el que no solo se cuenta su camino hacia el estrellato, sino también los estragos de la fama, las batallas internas, las traiciones, las depresiones o las artimañas de aquella primera industria discográfica.

El eje principal de la trama es Alvin Pleasant «A.P.» Carter (1891-1960), el gran impulsor de esta banda que sentó las bases de toda la música country comercial del siglo XX –y, por extensión, del rock and roll–, e inspiró a figuras tan decisivas de la cultura popular estadounidense como Hank Williams, Woody Guthrie, Pete Seeger, Joan Baez, Doc Watson, Bill Monroe o Johnny Cash, que precisamente estuvo casado con una de sus sobrinas, June, durante 35 años.

Una de las actuaciones de la familia Carter, representada por Frank M. Young y David Lasky
Una de las actuaciones de la familia Carter, representada por Frank M. Young y David Lasky - ABC

El relato se inicia en 1893 y retrata con mimo el nacimiento de los viejos discos de pizarra, los estragos de la Gran Depresión y los problemas de la segregación racial durante la primera mitad del siglo XX. Una sociedad, en definitiva, profundamente conservadora y rural, presente desde la primera viñeta: «¡Alvin, aléjate ahora mismo de ese violín! ¡Ese instrumento lo carga el diablo!», grita su madre. Ese fue el país en el se gestó el trío del joven Carter junto a su mujer, Sara Dougherty, y su cuñada, Maybelle Addington. La primera, dotada de una voz grave y evocadora; y la segunda, creadora de una innovadora técnica que han copiado muchos músicos actuales, desde Lucinda Williams a Emmylou Harris, combinando el rasgueo de la guitarra rítmica con el punteo solista.

Viñeta de la novela gráfica editada en España por Impedimenta
Viñeta de la novela gráfica editada en España por Impedimenta - ABC

En los primeros capítulos seguimos a A.P. Carter por el condado de Scott, en su Virginia natal, aprendiéndose con su violín las canciones que los inmigrantes británicos e irlandeses habían importado a Norteamérica durante el siglo XIX. «¡No es broma! Para mí la música lo es todo. Me da miedo que desaparezcan si no las pesco… ¡si no las mantengo vivas!», asegura en otra viñeta ubicada temporalmente en 1914. Fue el 2 de agosto de 1927 cuando la familia Carter, por fin, se subió a su viejo coche rumbo a Bristol, en Tennessee, para grabar los primeros temas de folk de la historia. Aquella sesión para Victor Records, el mismo sello que había grabado el también el primer disco de jazz diez años antes, es lo que los historiadores denominan «el big bang de la música country». Seis canciones producidas por el cazatalentos Ralph Peer, que intuyó que de aquella música podía sacarse dinero.

Los Carter recibieron apenas 25 dólares con los que pudieron aliviar momentáneamente su acuciante pobreza. Pero a esta grabación —que incluía temas como « Wandering Boy» y « Poor Orphan Child»— le siguieron otras. « Keep On The Sunny», « Single Girl, Married Girl», « Burn Me Under The Weeping Willow», « River Of Jordan», « Little Moses» o « Will The Circle Be Unbroken», con las que se convirtieron en las voces más célebres del país, vendiendo más de 300.000 copias hasta su separación en 1943. A lo largo de esos 16 años de aventura recuperaron del olvido más de 300 canciones, muchas de las cuales aún siguen interpretándose hoy por todo el mundo. Un legado incomparable que les llevó, en 1970, a ser elegidos el primer grupo del Salón de la Fama de la Música Folk-Country.