El estreno de la Feria del Libro, «un poquito mejor» de lo que esperaban los editores
La periodista Nieves Concostrina, firmando libros este fin de semana - efe

El estreno de la Feria del Libro, «un poquito mejor» de lo que esperaban los editores

Optimismo moderado tras los primeros días de andadura del evento; los comerciantes confían en que el segundo fin de semana vaya a más y las ventas se consoliden

madrid Actualizado:

Despacito y con buena letra. Así afrontan editores y libreros la 71ª Feria del Libro de Madrid. Las previsiones para esta edición no son muy alentadoras: el año pasado, las ventas bajaron un 4% respecto a 2010, y este año se espera algo similar. El descenso de la compra institucional fue uno de los factores de la caída, señaló entonces Fernando Valverde, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL).

Este año, las persianas de las casetas han vuento a levantarse como un acto de fe. Fe en el buen tiempo, en los descuentos del 10% que ofrecen los comerciantes y en el tirón de los escritores que acuden a firmar sus ejemplares. Fe, en última y primera instancia, en el interés de los lectores por los títulos de las estanterías. Tras el primer fin de semana, las sensaciones no son excepcionales, pero muchos señalan que las ventas han ido «un poquito mejor» de lo que esperaban.

Las primeras sensaciones no son malas, aunque las ventas entre semana son reducidas

En Plaza y Janés (caseta 144) aseguran que el primer fin de semana siempre es el más suave, «pero no ha ido mal del todo». «Bastante bien, teniendo en cuenta la situación económica por la que estamos pasando», explica Marina Bravo. El segundo fin de semana es el que refleja, con más acierto, el éxito del evento; las ventas de lunes a viernes no son muy significativas. «El perfil durante la semana es claro: jubilados, muchos colegios y gente que trabaja cerca y viene a dar un paseo rápido», continúa.

En la editorial Edelvives (casetas 307 y 308) están satisfechos con la afluencia de clientes durante los primeros días. «Ha ido muy bien. Mejor que el primer fin de semana del año pasado», indican. Coinciden con los anteriores (y con la lógica dinámica de la Feria) en que entre semana la facturación es «muy floja».

«Bien, para ser el primero», responden con cautela en La Fábrica (casetas 302 y 303), «uno siempre espera que vaya un poco peor». «Las ventas van en progresión, cada fin de semana es un poco mejor que el anterior», explican. Los libros más solicitados son los de los fotógrafos Chema Madoz (autor del cartel de este año) y Cristina García Rodero. Catálogos especializados con un precio elevado, por lo que «no cuenta tanto la cantidad» como en otras casetas.

Tusquets (casta 344) es la más optimista de las editoriales consultadas (¿será porque Almudena Grandes ha estado firmando en varias casetas «El lector de Julio Verne», libro editado por esta casa, con la venta de ejemplares que ello supone?). El fin de semana han cumplido sus expectativas y parecen seguros de que el segundo irá a más. «Hace calor, vienen más escritores, la gente ya ha estado mirando y sabe lo que le gusta», comentan.

Las editoriales no lo expresan directamente, pero están de acuerdo en que las ventas podrían despegar el próximo fin de semana por una cuestión de calendario: estaremos a principios de mes, con todo lo que ello conlleva.