Bram Stoker
Bram Stoker - ABC

Una antología reúne los cuentos de Bram Stoker, algunos inéditos en español

Incluye un relato póstumo, «El invitado de Drácula y otros relatos inquietantes»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando el escritor irlandés Bram Stoker murió en 1912, lo hizo en el más absoluto olvido y sin una triste libra en el bolsillo. A lo largo de su vida había publicado un par de libros de cuentos y varios relatos cortos en periódicos. Dejó sin editar, además, una última obra, y fue su esposa, Florence Balcome, quien se encargó de llevarla a la imprenta un par de años después. No tuvo que pasar mucho tiempo antes de que llegase el «boom» de «Drácula», y con este la fama póstuma. Sin embargo, la parte menos conocida de su obra, la que había aparecido en diarios de todo el mundo, cayó prácticamente en el olvido. Ahora, más de cien años después de su desaparición, el irlandés vuelve a los estantes de las librerías con la publicación de «Bram Stoker. Cuentos completos» (Páginas de Espuma).

A través de las página de este libro, el lector encontrará los dos cuentos publicados en vida del escritor –«El país bajo el ocaso» (1881) y «Atrapados en la nieve: crónica de una gira teatral» (1908)– y uno póstumo, «El invitado de Drácula y otros relatos inquietantes» (1914). Pero, también, todos los relatos breves firmados por Stoker a lo largo de los años.

Dos años de investigación

«Hasta donde sabemos es la primera vez que se reúne toda la obra cuentística de Bram Stoker. El público español solo tenía disponible “Drácula” y un par de libros que tampoco habían cosechado un gran éxito. Nunca antes se había recogido toda su obra en un solo volumen y, además, de forma cronológica», explica a ABC el responsable de la edición de esta antología, Antonio Sanz Egea.

Recopilar su obra no ha sido fácil. Ha hecho falta mucha paciencia y más de dos años de investigación; no en balde, muchos de los relatos habían sido publicados como anónimos en su momento, algo que era una práctica habitual en el siglo XIX. Además, estos no habían aparecido exclusivamente en diarios británicos, sino también en los de países como Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda.

Amor y humor

Más allá del libro del vampiro, Stoker desarrolló en vida una prolija obra que trata temáticas muy variadas. Algunos de sus relatos recuerdan ese estilo gótico del XIX que cultivó en «Drácula»: plagados de magia, doncellas en apuros y castillos. Pero, al mismo tiempo, otros tienen un aire más propio de las novelas de suspense. Incluso se llegó a atrever con relatos de amor y humorísticos. «Bram Stoker escribió mucho más que “Drácula”. En los cuentos se maneja con una soltura espectacular. No tiene nada que envidiar a maestros del género como Edgar Allan Poe», afirma el encargado de la edición. Sin embargo, lo que diferencia al escritor irlandés de otros autores es que este nunca vio la literatura como un medio para ganarse la vida.

Aunque Stoker siempre mostró un enorme gusto por la escritura, nunca vivió de su obra. Tampoco se planteó hacerlo durante mucho tiempo. Dedicó más de 30 años al Lyceum de Londres, el teatro regentado por su amigo Henry Irving. Una labor que ocupaba sus días y no le permitía dedicarse en cuerpo y alma a sus textos. De este modo, no fue hasta sus últimos años, enfermo y endeudado a causa de la pérdida del teatro en un incendio, cuando piensa detenidamente en su obra.

«Él menciona en muchas de sus cartas que al final de su vida se encuentra en una grave situación económica. Seguramente no podía trabajar por la enfermedad y había heredado muchas de las deudas del teatro», sostiene el editor sobre los últimos días de Stoker. De este modo, encontrándose convaleciente, decide recopilar y seleccionar sus escritos. El grueso de su obra, además, pertenece a esta última etapa. Ahora, gracias a este nuevo volumen, se encuentra más completa que nunca.