Huracán Mitch
Huracán Mitch - abc
«La sacudida»

Fernando Goitia reflexiona sobre la violencia en su primera novela

Dos perseguidos por la conciencia, la ley y sus antiguos correligionarios recorren juntos los paisajes del desastre en busca de las raíces y de la redención

Actualizado:

Fernando Goitia aprovecha el escenario apocalíptico dejado por la erupción del volcán Mitch en 1998 para situar la acción de su primera novela. «La sacudida» (por el momento disponible en libro electrónico ) relata el viaje de dos desencantados obligados a enfrentarse en medio de la desolación. Dos perseguidos por la conciencia, la ley y sus antiguos correligionarios recorren juntos los paisajes del desastre en busca de las raíces y de la redención: un terrorista arrepentido y un exguerrillero centroamericano reconvertido en sicario. La narración es una reflexión sobre la violencia y las segundas oportunidades.

La historia nace de las experiencias de Goitia en Nicaragua, donde trabajó como periodista y colaboró con varios medios de comunicación. El recorrido por el escenario de la catástrofe que realizan los dos personajes de ficción fue experimentado por el propio autor, quien realizó la travesía contraria a la narrada en la novela. «Fui con un amigo hondureño en busca de su familia desde Managua a Honduras».

Por un lado, comenta el escritor vasco que «deseaba contar algo sobre el huracán y me surgió está historia de dos asesinos. El exguerrillero participó en la lucha urbana hondureña, por lo que me permite ampliar el foco a los conflictos de la región y no centrarme en el de Nicaragua, que ya está muy contado».

Pero el tema central que quería contar era la revolución y hacer un juego. «Experimentar con qué podría haberme sucedido a mí, si hubiera ingresado en ETA. En realidad, el Mitch solo sirve como telón de fondo para contar lo que les ocurre a los personajes. Se mueven en un escenario de desastre total, lo cual es algo que extrema sus experiencias», señala el autor durante su conversación con ABC. «Soy de Bilbao y en mi vida ha estado muy presente la violencia. Por eso la reflexión sobre los motivos para matar gente. Venía de un entorno muy politizado, donde había una gran presencia de las actividades de apoyo a los sandinistas», comenta Goitia.

Al enfrentar a los dos protagonistas pude traer a colación los paralelismos y diferencias que existentes entre ambos. «La novela en realidad es un thriller», argumenta el periodista de XL Semanal. «El personaje centroamericano vive un proceso completo de desencanto y de reflexión sobre la violencia a lo largo de la novela».