Escritora debutante
Escritora debutante - Foto editorial Entre las nubes
literatura

La canaria Mercedes Morales debuta a los 91 años en la literatura

La autora emigró en 1955 a Venezuela, donde trabajó durante 30 años como profesora de secundaria en la Academia Merici de Caracas

Actualizado:

La autora María Mercedes Morales debuta en la literatura a los 91 años con la publicación de «Archivo invisible», una recopilación de relatos de lo cotidiano que edita «Escritura entre las nubes» y que será presentada mañana en el Instituto de Estudios Hispánicos del municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz.

Según indica la editora, la obra supone un compendio de los recuerdos y experiencias de vida de la escritora. «Archivo invisible» es una narración «pausada y sencilla» que va enlazando «la memoria clasificada en los resquicio de su mente».

Nació en el pueblo de la Cruz Santa de Los Realejos el 7 de abril de 1924, siendo hija de un agricultor.«Allí las mujeres tenían como destino casarse y tener hijos, pero yo me resistí. Quería estudiar, ir a la universidad significaba independencia». Cuenta la debutante que terminó el bachillerato con 17 años pero que no pudo presentarse a la reválida. «Pasé tres años leyendo en mi casa, sobre todo a los clásicos y a todos los de la Generación del 98. Fue heroico que yo estudiara, a los 20 años me presenté y entre en la universidad. Hice Filología Románica en la Universidad de La Laguna».

Vivió los tiempos difíciles de la Guerra Civil y la postguerra y al terminar sus estudios en 1952, trabajó tres años en la biblioteca de la Facultad. En 1955 emigró a Venezuela, donde trabajó durante 30 años como profesora de secundaria en la Academia Merici de Caracas.

Mercedes Morales comenzó a escribir en 2004 tras la muerte de su marido. Tenía por entonces 80 años. «Había comenzado a visitar un centro de mayores. Allí se hacían talleres de lectura y escritura y comencé a hacer relatos, a veces una página con un principio y un final». Señala que al principio le costaba mucho escribir: «siempre me he visto más como una lectora».