Cubierta de «La constelación del perro» - ABC

Las mejores novelas de 2014

Lydia Davis, Javier Cercas, Donna Tartt, Peter Heller, Colm Toíbín, Carlos Zanón, Miguel Ángel Ortiz o Félix J. Palma, entre lo mejor de la cosecha de ficción de este año

Actualizado:

Lydia Davis, Javier Cercas, Donna Tartt, Peter Heller, Colm Toíbín, Carlos Zanón, Miguel Ángel Ortiz o Félix J. Palma, entre lo mejor de la cosecha de ficción de este año

12345678910
  1. «La constelación del perro», Peter Heller (Blackie Books)

    Cubierta de «La constelación del perro»
    Cubierta de «La constelación del perro» - ABC

    Dos años hemos tenido que esperar para que llegara a España «La constelación del perro» (Blackie Books), uno de los libros más especiales de las últimas hornadas. Obra de Peter Heller (Nueva York, 1959), un autor tan polifacético como aventurero, la novela narra las peripecias de Big Hig en un planeta (el nuestro, se entiende) en el que los humanos (casi) se han extinguido por un extraño y letal virus. Nuestro protagonista intenta sobrevivir, en mitad de la nada, con la ayuda de su avión Cessna y de su vecino, Bangley, un tipo violento pero resolutivo. En esa infinita soledad, Big Hig añora hasta el dolor a su esposa y, para evocar su recuerdo, inventa una constelación para ella. Una distopía con (mucho) poso literario que conmueve y brinda esperanza. De lo mejor del año (si no lo mejor).

  2. «El final de la historia», Lydia Davis (Alpha Decay)

    Cubierta de «El final de la historia»
    Cubierta de «El final de la historia» - ABC

    Lydia Davis (Northampton, 1947) escribió su (hasta ahora) única novela en 1994. Ella misma, en una entrevista concedida a ABC Cultural, reconocía que su «forma natural es el relato corto» y que, si escribiera otra novela, su «modelo sería W. G. Sebald» (al que, por cierto, estará dedicado el próximo Kosmópolis en Barcelona). Pero la escritora estadounidense no defrauda con su incursión novelesca, planteada como un extenso relato, sin capítulos que distraigan al lector. La protagonista de «El final de la historia» (Alpha Decay) es una narradora y traductora (como Davis) que está intentando escribir una novela sobre una truncada historia de amor que tuvo con un hombre doce años mayor que ella. Un amor corto, pero obsesivo, que terminó en ruptura y marcó a la protagonista. Una novela magistral. Lydia Davis en estado puro.

  3. «Canciones de amor a quemarropa», Nickolas Butler (Libros del Asteroide»

    Cubierta de «Canciones de amor a quemarropa» - ABC

    El estadounidense Nickolas Butler ha protagonizado uno de los debuts más sonados de 2014 con «Canciones de amor a quemarropa» (Libros del Asteroide), una hermosa elegía a la amistad y la búsqueda de las raíces. Henry, Lee, Kip y Ronny crecieron juntos en Little Wing, un pequeño pueblo de Wisconsin. La vida fue desplegándose ante ellos y, con el paso de los años, una boda vuelve a reunirlos en el lugar donde nació su amistad. Es entonces cuando surgen antiguos secretos y rivalidades escondidas que amenazan con resquebrajar los fuertes lazos construidos. Una novela que se lee (casi) de una sentada y, si se puede, con Bon Iver como música de fondo (Justin Vernon fue compañero de instituto del autor, pero el libro «no está basado en él en absoluto»).

  4. «El jilguero», Donna Tartt (Lumen)

    Cubierta de «El jilguero»
    Cubierta de «El jilguero» - abc

    Como el éxito comercial no tiene porqué estar reñido con la calidad literaria, la escritora Donna Tartt se adentró durante una década en el absorbente y monumental universo de «El jilguero» y salió de ahí no sólo con un Premio Pullitzer y un buen puñado de ejemplares vendidos, sino también con un adictivo novelón de corte dickensiano repleto de personajes memorables y un arranque en el MoMA neoyorquino sencillamente espectacular. Instalada en la cima de las grandes historias de orfandad forzosa e iniciación a trompicones, «El jilguero» son las memorias de infancia y juventud de Theo Decker, un joven que sobrevive a un atentado terrorista con un cuadro de Carel Fabritius en la mochila y anuda su destino, ya sea en los lujosos salones de Park Avenue, en la desierto de Nevada o junto a los canales de Ámsterdam, a esa pintura de atractivo magnético. Una formidable historia de formación que Tartt aliña disfraza de thriller y novela de aventuras y por la que desfilan secundarios de altura como Boris, el amigo buscalíos de Theo.

  5. «Yo fui Johny Thunders», Carlos Zanón (RBA)

    Cubierta de «Yo fui Johnny Thunders»
    Cubierta de «Yo fui Johnny Thunders» - abc

    Ya avisó con «Nunca llames a casa», su anterior novela, y «Yo fui Johnny Thunders», crudo y abrasivo relato de perdedores y perdidos, no hace más que confirmar a Carlos Zanón como una de las grandes voces de la nueva narrativa barcelonesa. Novelista con vocación de poeta y alma de rockero, lo suyo va más allá del thriller de toda la vida, del relato negro con cadáver en el armario, para anudar a Jim Thompson con Juan Marsé y convertir las cornadas de la vida en la auténtica mano criminal. De hecho, y por mucho que venga servida desde una Serie Negra, en «Yo Fui Jonnhy Thuders» el misterio policial es lo de menos. ¿Y lo de más? A saber: la vida de barrio, el sobrepeso del pasado y de las decisiones tomadas, los discos como refugio y tarjeta de embarque para salir volando hacia otra vida, las miserias cotidiandas convertidas en carburante de la rutina y, en fin, los discos como tabla de salvación definitiva. Así, convirtiendo los surcos del vinilo en las cicatrices que deja el paso del tiempo, Zanón relata aquí la historia de Francis, un exrockero en caída libre al que la mala vida, las drogas y un divorcio han devuelto a su barrio de siempre, el Guinardó, para compartir piso con su padre y volver a tropezar (o no) una vez más.

  6. «La inmensa minoría», Miguel Ángel Ortiz (Literatura Mondadori)

    Cubierta de «La inmensa minoría»
    Cubierta de «La inmensa minoría» - abc

    Si la desternillante «Mars del Carib», del catalán Sergi Pons Codina, estrenó el año retratando la cara más alocada de la vida de barrio, el barcelonés de adopción Miguel Ángel Ortiz lo despide con una visión más compleja y agridulce de lo que implica crecer en un entorno tan definido y, al mismo tiempo, tan invisible como la Zona Franca, barrio periférico de la capital catalana que flota junto al mar como un islote independiente. Es solo su segunda novela, sí, pero, discípulo aventajado de Marsé, Casavella y Rodoreda, Ortiz presenta con «La inmensa minoría» un vívido retrato de la adolescencia en una barriada pobre; un emocionante y apasionado relato de cómo crecer agarrándose fuerza al fútbol, los amigos y las canciones de Extremoduro; un espléndido coro de voces perdidas e inseguras que buscan su sitio con la ligera sospecha de que difícilmente llegarán a encontrarlo. Una novela que no sólo captura con ironía, diálogos adictivos y múltiples conexiones con la actualidad social y política lo que implica entrar y salir de la adolescencia, sino que se suma, orgullosa, a esa estirpe de obras barcelonesas capaces de definir un lugar y un momento.

  7. «Te quiero porque me das de comer», David Llorente (Editorial Alrevés)

    Cubierta de «Te quiero porque me das de comer»
    Cubierta de «Te quiero porque me das de comer» - ABC

    La recomendamos en la Feria del Libro de Madrid y la recomendamos de nuevo ahora, porque esta es una novela que reinventa el género negro o, al menos, consigue que «suene» diferente, con palabras que se vuelven cuchillas. Afiladas. Cortantes. Un tratado sobre los asesinos en serie, eso es «Te quiero porque me das de comer». De todos en general y de uno en particular: Max Luminaria, el Asesino de la Moneda, cuyo rastro persigue el detective Casimiro Balcells, consciente de que jamás logrará echarle el guante, pues el criminal es más inteligente, mucho más inteligente que él. Ambos cruzan sus pasos en estas páginas donde mil y una historias se suceden a la vez: el amor y la traición y la venganza y el vértigo y el miedo. Créannos: no han leído ninguna novela como esta. Porque no existe ninguna novela como esta. Del 1 al 10, un 11.

  8. «El testamento de María», Colm Tóibín (Lumen)

    Cubierta de «El testamento de María»
    Cubierta de «El testamento de María» - ABC

    «La memoria forma parte de mi cuerpo, como la sangre y los huesos.» Por eso María quiere contar su historia: porque es incapaz de olvidar. A lo largo de este monólogo en carne viva no nos va a ahorrar ni un detalle: cómo su hijo se fue volviendo un extraño, cómo empezó a atraer a las multitudes, cómo las noticias corrieron de boca en boca –muertos resucitados, agua transformada en vino– mientras los espías estrechaban el cerco. De ahí al prendimiento, un paso. Otro: la crucifixión. Aunque hayan pasado los años, parece que María todavía estuviera allí, a los pies de la cruz, viendo la agonía de su hijo y a punto de cometer su gran pecado como madre. Porque la María de Colm Tóibín es, antes que Virgen, mujer, y necesita desnudar su alma. También confesarnos, en este testimonio doloroso y desgarrador, que es humana. Que flaqueó. Que tuvo miedo. Si quieren meter los dedos en un enchufe, lean esta novela. Tiene sólo ciento veintiséis páginas. Pero son ciento veintiséis páginas inmensas.

  9. «El mapa del caos», Félix J. Palma (Plaza & Janés)

    Cubierta de «El mapa del caos»
    Cubierta de «El mapa del caos» - ABC

    Con «El mapa del caos»Félix J. Palma (Sanlúcar de Barrameda, 1968) culmina su trilogía retro-futurista del Londres victoriano. Vindicador del folletín decimonónico como el género por antonomasia de la literatura popular, el éxito de su primera entrega, «El mapa del tiempo» (2008), animó a Palma a prolongar aquel homenaje a «La máquina del tiempo» de Wells con dos títulos más, donde la estética retro se conjuga con la ciencia ficción. Inspirado por el inolvidable H. G. Wells, el escritor montó una empresa de Viajes Temporales, recibió a los alienígenas decimonónicos en «El mapa del cielo» (2012) y ahora, en «El mapa del caos» (2014), introduce al autor de «El hombre invisible» en los círculos espiritistas, acompañado de Arthur Conan Doyle y Lewis Carroll. Si «El mapa del caos» de su historia es el libro que todos quieren leer porque «contiene la salvación del mundo, de este y de todos los que puedan imaginar», ahora es el momento de disfrutar de las tres novelas de Palma, el autor más prometedor del «steampunk» español.

  10. «El impostor», Javier Cercas (Literatura Random House)

    Cubierta de «El impostor»
    Cubierta de «El impostor» - ABC

    He aquí un personaje que pone en solfa el tramposo concepto de «memoria histórica». Enric Marco, el hombre que presidió durante tres años la Amical de Mauthausen hasta que fue desenmascarado en 2005 construyó una gran mentira a partir de una pequeña verdad: la levadura que dio volumen a su embeleco fue precisamente lo que Cercas denomina «el chantaje del testigo». Sus mentiras, escribe, «vinieron a satisfacer una masiva demanda vacuamente izquierdista de venenoso forraje sentimental aderezado de buena conciencia histórica». De ser un joven conformista con el franquismo, pasará en la Transición a encabezar la renacida CNT; tras el corto verano de la anarquía, dirigirá su mirada a las víctimas del nazismo y reciclará su biografía tomando prestada la memoria de otros. «El impostor» es una novela de no ficción en la tradición de Capote que nos enseña a no confundir la realidad histórica con la industria de la memoria.