José María Merino: «Si perdemos la letra escrita, ¿qué somos?»
José María Merino, en una imagen de archivo - EFE

José María Merino: «Si perdemos la letra escrita, ¿qué somos?»

El escritor, galardonado con el Premio Nacional de Narrativa por «El río del Edén», asegura que las letras españolas «están muy sanas»

Actualizado:

El escritor José María Merino (La Coruña, 1941) logró ayer el Premio Nacional de Narrativa 2013 con la obra «El río del Edén» (Alfaguara). El galardón, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y dotado con 20.000 euros, distingue la obra de un autor español escrita en cualquiera de las lenguas oficiales y editada en España durante 2012.

Merino recibía la noticia de buena mañana en Panamá, donde se encontraba con motivo de la celebración del VI Congreso Internacional de la Lengua Española. En conversación con este periódico, el académico de la RAE reconocía que «es un honor y un privilegio, es un premio muy satisfactorio porque es un jurado muy serio, compuesto por personas de alta calidad intelectual y el galardón lo valoro especialmente».

«Cuando uno no se ha presentado a un premio es una sorpresa… ¡No se imagina qué bien me encuentro!», manifestaba satisfecho el autor, pese a las intempestivas horas (las cinco de la madrugada en Panamá) a las que sonó el teléfono en la habitación de su hotel.

Y no es para menos, ya que el Jurado, presidido por la directora general de Políticas e Industrias Culturales y del Libro, Teresa Lizaranzu, consideró que «El río del Edén» es «una obra en la que el autor adopta una segunda voz autorreflexiva para dar vida a un microcosmos familiar, que gira en torno a un niño con discapacidad y a las crisis que su aparición provocan en la vida familiar». A juicio del Jurado, el libro «constituye una obra técnicamente arriesgada como bien resuelta, que va adquiriendo tensión a medida que avanza el relato y cuyos problemas cruciales, como el derecho a una muerte digna, se encuentran perfectamente expuestos».

Gran parábola sobre la felicidad

En «El río del Edén» (Alfaguara) un hombre se dirige a una laguna del Alto Tajo acompañado por su hijo adolescente con síndrome de Down (que representa la inocencia, según el escritor gallego). Por el camino recuerda a su esposa fallecida, cómo se conocieron, su historia de amor, de traición, de reencuentros… «Tenía mucho interés en construir una gran parábola sobre la felicidad. Es una historia de amor, traición y arrepentimiento», explicaba Merino. También quiso darle «mucha importancia al paisaje» y jugó «un poco a lo simbólico desde una perspectiva realista». De ahí que José María Merino confesara que, tal vez, «El río del Edén» sea su «novela más realista, pese al sustrato simbólico».

Nada simbólico se mostró el premio Nacional de Narrativa 2013 al expresar su satisfacción por el estado actual de las letras españolas. Según Merino, «están muy sanas, en un momento estupendo, con los mejores creadores». Sin embargo, «en la lectura estamos pasando un momento crítico, los jóvenes no están preparados para la lectura y eso quizá se deba a que no hemos sabido compatibilizarlo con las nuevas tecnologías».

El autor es un reconocido amante de esas «maravillosas» nuevas herramientas, pero advirtió que «no deberían desplazar a la lectura». «Si perdemos la letra escrita, ¿qué somos? El mundo de la imaginación nos ha hecho construir el mundo en que vivimos, no podemos perder la imaginación», zanjó.

Y, después del galardón, ¿qué vendrá? El escritor desveló a este diario que ahora está trabajando en una colección de cuentos que no espera publicar a corto plazo, pero de la que «probablemente» podremos disfrutar el año próximo.