ABC

Javier Bardem: «Habría que preguntarse qué quiere decir ser una estrella de cine»

«Biutiful» reúne al cineasta Alejandro González Iñárritu con el premiado intérprete español

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mejor actor del mundo para muchos vuelve a renovar su título con la primera película de Alejandro González Iñárritu («Amores perros», «Babel») sin la muleta del guionista Guillermo Arriaga. En «Biutiful», Bardem encarna a Uxbal, un moderno «traficante de esclavos» en una Barcelona espectral en la que salta de infierno en infierno.

–¿Por qué decidió interpretar este personaje?

–Sin duda por Iñárritu. Es un gran director de actores, sabe tocar las notas adecuadas, te da tiempo, entiende que somos seres humanos, que vivimos un proceso cuando actuamos... Además, cuida mucho el proceso de montaje. Fue fantástico trabajar con el.

–Resulta extraño ver a una estrella en un personaje tan vulnerable.

–Antes habría que preguntarse qué quiere decir ser una estrella de cine. Todos somos actores y, como tal, queremos ver el mundo a través de los ojos del personaje. Siempre trato de perderme en los papeles que protagonizo, entregándoles toda mi energía.

–¿Le llegó a la fibra Uxbal?

–Sin duda. Él es un padre valiente que ama a sus hijos y, a pesar de que sea un mafioso, consigue emocionarnos y hace que nos identifiquemos con él.

–¿Tiene algún método interpretativo en especial?

–Mi método es sencillo: una vez que tienes claro tu personaje hay que navegarlo, llenarlo con tus ideas y con tu visión sin dejar de reconocer interiormente que todo lo que estás haciendo es ficción. Actuar es un juego.

–Un juego para adultos, ya que a usted no le gusta la violencia, pero en «No es país para viejos» y «Biutiful» es el tema central de la historia...

–A mí no me gusta matar en las películas, ni ver filmes de violencia gratuita. Con «Biutiful» estamos hablando de un ser humano que vive en un mundo muy violento y trata de encontrar paz para él y sus hijos. Hoy día mucha gente vive en condiciones extremas y merece tener una existencia digna.

–Otro tema peliagudo del filme es la inmigración. ¿Algo que añadir?

–Sí, la idea de que en el mundo occidental nos estamos construyendo cada vez más una vida cómoda a costa de la miseria de otros. Me gusta este filme porque en él los inmigrantes dejan de ser números al demostrar que hay gente que siente y padece detrás de ellos.

El precio de la fama

–En estos años su presencia mediática se ha multiplicado. ¿Todavía puede pasear sin que le molesten?

–Sí, por suerte. Aún queda mucha gente que no va al cine.

–¿Cuáles son las grandes diferencias que existen entre Europa y Hollywood, según su experiencia?

–El dinero es una de ellas. Uno puede adivinar el presupuesto de una película por el tamaño de los tráilers y el catering. El catering americano es una locura, hay un montón de cosas, pero al final el proceso es el mismo. Cuando el director grita «acción» sientes el mismo miedo, las mismas necesidades, ansiedades, dudas... Cuando trabajo en ingles me siento algo más incómodo porque me bailan un poco las palabras, pero eso es todo.

Tambores de Oscar

Tras lograr la Palma de Oro por su trabajo en «Biutiful», muchas quinielas empiezan a colocar a Bardem como favorito para alzarse con su segundo Oscar, aunque a él no le quita el sueño: «Ya sufrí bastante tensión con el primero. Que te toque la lotería dos veces es mucha casualidad. No me interesa hacer campaña, me conformo con tener trabajo», señala.

«Biutiful»

Director: Alejandro González Iñárritu. Intérpretes: Javier Bardem, Blanca Portillo. Nac.: México, 2010. Duración: 140 minutos. Web: www.biutiful-themovie.com. Hoy viernes 3, estreno.