Temas

Hemeroteca Nacional

Cuando Barcelona se reveló

Cuando Barcelona se reveló

POR SERGI DORIABARCELONA. A las once y media del domingo 10 de noviembre de 1839 una expectante comitiva se congregó en el terrado de una de las casas de la plaza de la Constitución -hoy plaza del

cuatro coches calcinados y siete danados

cuatro coches calcinados y siete danados

Cuatro coches ardieron totalmente y siete más resultaron parcialmente afectados a las 4.45h de esta madrugada en Montornés del Vallès (Barcelona) sin que todavía se conozcan las causas del accidente.

Buscando a Larra digitalmente

SERGI DORIALa víspera de Reyes de 1836 apareció en El Español un artículo epistolar de Mariano José de Larra dirigido a un amigo en París. Larra elogiaba aquel rotativo fundado por el empresario

Querida Biblioteca Nacional...

POR SUSANA GAVIÑAMADRID. La Biblioteca Nacional ya no es sólo el paraíso de los estudiosos y los investigadores. Desde hace dos meses ha dado un paso de gigante y se ha metido en miles de hogares

POR SUSANA GAVIÑA. MADRID. Comentar

Mejor en la hemeroteca

Ayer leí una pintada que decía: «Nunca más un 18 de julio». Pensé que efectivamente así debía de ser, pero me vino a la mente que debíamos añadir algo así como que nunca un presidente de Gobierno, un

José Luis Herrero Pérez. Madrid Comentar

El carlismo de un tigre jubilado

En 1713, Felipe V introdujo la Ley Sálica, que otorgaba preferencia en la línea sucesoria monárquica a los herederos varones en igual grado de parentesco por consanguinidad. Al morir Fernando VII en

El carlismo de un tigre jubilado

El carlismo de un tigre jubilado

En 1713, Felipe V introdujo la Ley Sálica, que otorgaba preferencia en la línea sucesoria monárquica a los herederos varones en igual grado de parentesco por consanguinidad. Al morir Fernando VII en

El carlismo de un tigre jubilado

El carlismo de un tigre jubilado

En 1713, Felipe V introdujo la Ley Sálica, que otorgaba preferencia en la línea sucesoria monárquica a los herederos varones en igual grado de parentesco por consanguinidad. Al morir Fernando VII en

EL ENEMIGO EN CASA

JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Jerónimo López Mozo obtuvo el premio Ciudad de San Sebastián 2002 por «Ella se va», una obra que visita el infierno de la violencia doméstica apuntando apenas una bofetada, huyendo de los daños explícitos, porque prefiere delinear los abusos cotidianos que hieren sin dejar huella. El autor se interroga sobre dónde está el punto en que la pesadilla comienza, la frontera en la que en una pareja uno empieza a ejercer el papel de verdugo y otra el de víctima. Y al tiempo, advierte sobre la ineficacia de los sistemas de prevención y protección que sólo actúan ante hechos consumados. López Mozo hace arrancar la trama con la visita de una mujer a unas dependencias que podrían ser las de una clínica, pero que luego se identifican como las de una oficina de ayuda a mujeres maltratadas en la que una funcionaria interroga a la visitante con gelidez de sargento de la Gestapo cuando ella va a denunciar una primera bofetada que no le ha dejado señal visible. Entre medias, en un sugerente cambio de tiempo y perspectiva, se narra el comienzo de una historia de amor, el intercambio de frases y miradas intencionadas, la pasión. Un prometedor camino de contraposiciones que podría haber puesto de manifiesto las intrincadas raíces en que se enredan afectos y desafectos, pero que pronto abandona el autor para realizar la crónica de un proceso de degradación de la convivencia, prefiriendo antes, a mi juicio, la eficacia de la denuncia que un más atractivo desarrollo dramático. Un afortunado montaje audiovisual ofrece primero imágenes de «La noche del cazador», una obra maestra de Charles Laughton. Luego, secuencias de «Casablanca», en alusión al Bogart de guardarropía a que juega a ser el hombre, y finalmente, primeros planos del rostro de ella tumefacto, víctima de una violencia sólo apuntada físicamente. Una obra valiente, oportuna, de gran tensión, que Mariano de Paco ha dirigido con austeridad y eficacia para dejar al desnudo el nervio de las emociones. María Isasi ilustra bien la transición del amor al aborrecimiento y el miedo, un proceso con componentes de dependencia y provocación masoquista, enfrentándose a un estupendo Luis Hostalot, seductor, posesivo, opresor; Inge Martín pone el contrapunto de frialdad de la ordenancista maquinaria oficial./ Comentar

EL PRETEXTO DE LO SUBLIME

ALMUDENA GUZMÁNEsta pieza de Ronald Harwood plantea la eterna cuestión del compromiso del artista con la sociedad en uno de los períodos más negros de la Historia de la Humanidad: la Alemania nazi. En 1946, en la zona americana del Berlín ocupado, el coma Comentar