Barei, durante su actuación en la final de Estocolmo 2016 - REUTERS

Votaciones Eurovisión 2017El nuevo sistema de votación en Eurovisión perjudica a España: quedamos de media dos puestos peor

Barei hubiera quedado mejor situada si se hubiera respetado el tradicional reparto de puntos y Australia habría ganado.

El Sueño de Morfeo, Ruth Lorenzo y Edurne empeorarían sus resultados y sólo Pastora Soler mantendría su top10

ENVIADO ESPECIAL A KIEV (UCRANIA)Actualizado:

Un cambio revolucionario que genera más tensión e incertidumbre y cuyos impredecibles resultados ya han despertado recelos y temores. El festival de Eurovisión estrenó el año pasado un nuevo sistema de votación que busca dotar al show de una mayor emoción en el momento cumbre de la noche: cuando los países otorgan puntos a sus favoritos y se decide el ganador del prestigioso certamen. Por primera vez en más de cuarenta años, Eurovisión implantó dos bloques diferenciados de votaciones y el ganador ya sólo es posible conocerlo al final del proceso, puesto que ahora hay doble de puntos en juego y su reparto es totalmente novedoso.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el cambio y por qué ha generado tanta polémica? Desde que se implantó el sistema mixto de jurado y televoto, todos los países participantes daban sus puntos (del 1 al 8, 10 y los tradicionales 12 puntos) en una combinación de ambas fuerzas. Cada país, una única votación.

Pero desde la última edición, la fórmula es muy distinta. Ahora la fase de votos tiene dos escenarios: en la primera parte de las votaciones, los portavoces de cada país anuncian los puntos de los jueces como se viene realizando tradicionalmente (del 1 al 8, 10 y los 'twelve points'). Una vez que los 42 portavoces han dado sus votos, se da paso a la decisión del público. Pero en estas ocasión, y ahí radica la gran diferencia, los cantantes no reciben una votación del uno al doce por cada país, sino directamente la suma total del televoto de todos ellos. De esta manera, el ganador sólo se conoce cuando este reparto ha concluido, ya que cualquier candidato puede recibir 50, 100 o 200 puntos de golpe.

Votos en Eurovisión 2016 tras los puntos del jurado
Votos en Eurovisión 2016 tras los puntos del jurado

El impacto de esta novedosa fórmula ya se pudo ver desde el primer año de su implantación. Australia fue la gran favorita de los jurados en la pasada edición y lideró la clasificación con 320 puntos tras los votos de los expertos. En segunda posición se situó Ucrania, a 109 puntos de la representante australiana. Una diferencia importante que, sin embargo, no le fue suficiente al país oceánico para lograr el triunfo. En el segundo bloque de las votaciones, el televoto concedió de una sola tacada 323 puntos a Ucrania y sólo 191 puntos a Australia. Ante la atónita reacción de toda Europa, que llevaba toda la noche presenciando un triunfo fácil de Australia, la ucraniana Jamala consiguió auparse al primer puesto en el último suspiro y ganar el concurso.

Clasificación final con la suma en bloque de los puntos del televoto
Clasificación final con la suma en bloque de los puntos del televoto

Australia, la «real» ganadora

El cambio de sistema y el inesperado desenlace sorprendió a los espectadores, acostumbrados durante décadas a un estable y tradicional sistema de reparto de puntos. El propio José María Íñigo, comentarista de TVE, reconoció tras el festival no conocer exactamente esta nueva dinámica. «Ni lo sé ni lo han explicado», dijo con cierta incredulidad. Lo que se supo poco después es que la nueva combinación, pese a mantener estable el equilibrio de fuerzas (50% de la decisión para el jurado y 50% para el televoto), tampoco arroja el mismo resultado que el anterior sistema.

De hecho, el cambio trajo consigo un diferente ganador. Si se hubiera respetado la única votación por país, Australia habría ganado Eurovisión 2016 con 320 puntos, 41 más que una Ucrania resignada a quedarse en segundo lugar. ¿Por qué se da esta relevante circunstancia? El anterior sistema favorecía el consenso: que un país tuviera una buena valoración en el jurado y también en el televoto, ya que eso te permitía quedar muy arriba (y obtener puntos) cuando se mezclaban ambas. Con jurado y televoto por separado, esta necesidad ya no existe y altera los resultados. Si un país quedaba antes primera en el jurado y última en el televoto, tendría muy difícil arañar algún punto en la suma de ambas fuerzas. Por separado, ese mismo país suma seguro los puntos concedidos por el público, independientemente de la valoración de los expertos.

De hecho, Polonia quedó en octavo lugar gracias al enorme apoyo del televoto, ya que fue última para el jurado. Con el anterior sistema, no habría superado la decimonovena posición.

Comparativa de los resultados de 2016 con el nuevo y el anterior sistema. Australia habría ganado el concurso y países como Hungría o Letonia habrían subido considerablemente. Por el contrario, otros países como Polonia, Malta o Israel hubieran retrocedido numerosas posiciones. Sólo cuatro países (Rusia, Bulgaria, Lituania y Croacia) hubieran mantenido su misma plaza.
Comparativa de los resultados de 2016 con el nuevo y el anterior sistema. Australia habría ganado el concurso y países como Hungría o Letonia habrían subido considerablemente. Por el contrario, otros países como Polonia, Malta o Israel hubieran retrocedido numerosas posiciones. Sólo cuatro países (Rusia, Bulgaria, Lituania y Croacia) hubieran mantenido su misma plaza. - WIWIBLOGGS

España, perjudicada por el nuevo sistema

El nuevo sistema también perjudica considerablemente a España. Barei, que participó el año pasado con la canción «Say Yay!», sólo pudo contentarse con el puesto 22. Con el anterior sistema de votación, el resultado habría sido algo mejor: un puesto 20, ya que Israel y Malta habrían quedado en peor lugar que la española. Además, los anteriores candidatos de TVE también se verían penalizados con este cambio. Si aplicamos este nuevo sistema en las anteriores ediciones, en tres de los últimos cuatro años el resultado obtenido habría sido peor y en ninguno se mejoraría.

En 2013, El Sueño de Morfeo no hubiera podido eludir el farolillo rojo y se habría situado último por detrás de Irlanda, que fue el país que ocupó en realidad esta temida posición. En 2014, Ruth Lorenzo habría perdido su décima plaza para caer hasta el puesto 15, cinco posiciones menos, mientras que Edurne (2015) también saldría peor parada al retroceder tres lugares: del 21 al 24. Sólo Pastora Soler con «Quédate conmigo» en 2012 conseguiría mantener con este formato su décimo puesto gracias al fuerte apoyo que recibió de los jurados, donde llegó a ser quinta en sus valoraciones.

Pese a las críticas cosechadas, Eurovisión ha decidido mantener para este año la misma dinámica que en la última edición con el fin de preservar la expectación hasta el último minuto. Sólo queda ahora por saber si Manel Navarro será el primer en beneficiarse de ella y si el juego de los números y las combinaciones deparará otro ganador sorpresa. The winner takes it all.