Eurovisión multa a Ucrania por vetar la participación de Rusia

El ente organizador sanciona a la televisión pública con 200.000 euros por «dañar» la marca del festival

MADRIDActualizado:

Ucrania se enfrenta a una «importante multa» por los retrasos en la organización de Eurovisión 2017 y, sobre todo, por prohibir la participación de Rusia en el festival que se celebró el pasado mes de mayo en Kiev. La UER, ente organizador del certamen, considera que el veto a la artista rusa Yulia Samóylova ha dañado gravamente la marca de Eurovisión y no está dispuesta a pasar por alto uno de los capítulos más polémicos que ha sufrido el concurso.

El pasado mes de marzo, Rusia confirmaba a Julia Samóylova, una cantante de 28 años en silla de ruedas por una atrofia muscular espinal, como su representante en Kiev. Rápidamente, el gobierno ucraniano advirtió de que la artista no tendría permitida la entrada a Ucrania al haber actuado en la península de Crimea tras la anexión de Rusia en 2014. El Servicio de Seguridad consideró que la joven cruzó ilegalmente la frontera al acceder sin autorización a un territorio que sigue considerando suyo. La legislación ucraniana condena esta acción con tres años de prisión.

La UER adoptó dos meses un papel de mediador para conseguir que Ucrania finalmente levantara el veto. A través de un dilatado trabajo diplomático, para muchos poco hábil, las buenas palabras y la actitud conciliadora dieron paso a última hora a las presiones y las advertencias para romper el bloqueo ucraniano. Finalmente, Rusia acabó retirándose del concurso y la UER amenazó con graves sanciones por esta decisión.

200.000 euros de multa

«Como resultado de esta crisis, la atención se desvío del concurso y la reputación de la 'marca Eurovisión' se puso en peligro», ha señalado hoy la UER a través de un comunicado. «Por lo tanto, el comité directivo del concurso ha pedido que la televisión pública ucraniana reciba una multa sustancial, de acuerdo con las reglas de la competición», señala el mismo texto sin especificar la cuantía de la sanción.

El director de la corporación Zurab Alasania ha señalado que la multa era de 200.000 euros (228.100 dólares) y que el organismo apelaría la decisión. «Formalmente, no fuimos nosotros quienes tomamos la decisión de no permitir participar a la cantante rusa, pero no creo que el SBU (Servicio de Seguridad del Estado) o el gobierno quieran tomar parte en esto», dijo Alasania a la agencia Reuters.

La semana pasada, la cadena alertó de que las autoridades de Ginebra habían bloqueado los 15 millones de euros que Kiev entregó como aval para garantizar la viabilidad de Eurovisión 2017. Sin embargo, todavía no se ha aclarado si esta decisión se debía a la inminente multa.

Largo conflicto

Las tensiones políticas entre Rusia y Ucrania tuvieron ya su reflejo en el festival del año pasado. La ucraniana Jamala ganó el concurso con «1944», un tema que evocaba la brutal deportación de los tártaros de Crimea ordenada en aquella fecha del siglo pasado por el sanguinario dictador comunista Iósif Stalin. La delegación rusa protestó antes de la final al entender que el tema violaba la norma que impide cualquier referencia política en las canciones participantes, algo que finalmente la dirección del concurso rechazó. Este año, Ucrania les dejó fuera de Eurovisión en un nuevo capítulo de una larga guerra que el festival no ha podido esquivar.