Maria Isabel ganó en 2004 el festival de Eurovisión Junior con «Antes muerta que sencilla»
Maria Isabel ganó en 2004 el festival de Eurovisión Junior con «Antes muerta que sencilla» - ABC.ES

EurovisiónMaría Isabel: «¿Cantar en inglés en Eurovisión? Yo lo hice en español y no me fue nada mal»

La dulce niña de la falda de lunares y el abanico se ha convertido en una mujer sexy, flamenca y de armas tomar. Tras un parón en su carrera musical, la ganadora de Eurovisión Junior 2004 vuelve para poner de nuevo Europa a sus pies

Actualizado:

Con su pintalabios, su toque de rimel, su moldeador como una artista de cine y unas gotitas de Chanel número 4, que siempre es más barato, Maria Isabel enamoró a toda Europa hace ya más de once años cantando «Antes muerta que sencilla». Aquella niña andaluza - de Ayamonte, como a ella siempre le gusta especificar - derrochó salero y espontaneidad en una actuación que ella jamás podrá olvidar. «Fue la mejor época de mi vida. Siempre recordaré esa maravillosa experiencia», comenta. Su canción se convirtió en todo un himno de la cultura popular y el arma con el que España ganó el festival de Eurovisión Junior en 2004, lo más cerca que ha estado nuestro país en los últimos 47 años del éxito eurovisivo. Tras un parón en su carrera - «Tenía que terminar la secundaria, mis padres siempre me dijeron que lo primero era estudiar» - y un nuevo disco en el mercado, Maria Isabel sube la apuesta: ahora quiere ganar el formato sénior del concurso. Ella es una de los seis artistas que pugnan este año por representar a España en Eurovisión y ABC se cita antes con ella para comprobar que la dulce niña del la falda de lunares y el abanico se ha convertido en una mujer sexy, flamenca y de armas tomar. Aunque sencilla, nunca. Antes muerta.

- María Isabel, ¿cómo recuerdas tu paso por el festival junior? ¿Qué repercusión tuvo para esa niña de nueve años la victoria en el concurso?

- Si te soy sincera, en ese momento no fui consciente del éxito que supuso ganar Eurovisión Junior. Yo cantaba para divertirme, era como un juego. Y el festival me lo tomé también así. Ahora hay que trabajar mucho más duro, ser profesional. Es distinto. Pero aquella época fue la mejor de mi vida. Aprendí mucho y conocí a mucha gente con la cual sigo teniendo muy buena relación.

- Para muchas generaciones, tu triunfo es lo más parecido que hemos visto a una victoria de España en Eurovisión.

- Tenemos la mala suerte de que no ganamos, pero a la vez es un orgullo que la gente me recuerde por ser la niña que consiguió esa victoria. Y gracias a eso hay muchas personas que me apoyan desde entonces.

- ¿Te molesta que cuando se hable de ti lo hagan como «la chica del 'Antes muerta que sencilla'»?

- Para nada, es un orgullo. Es por lo que se me conoce y yo sólo puedo estar agradecida por el éxito que esa canción me ha dado.

«No entiendo por qué TVE ya no participa en Eurovisión Junior»

- ¿Y por qué crees que TVE no quiere volver al festival junior ahora que triunfan tantos programas de televisión con niños? ¿Entiendes su postura dado que siempre conseguimos muy buenos resultados?

- No sé por qué lo han quitado, la verdad. Los programas de niños siempre han gustado mucho y ahora, además, la mayoría son un éxito. Me gustaría mucho que TVE volviera a participar y que otros niños vivieran lo que yo viví hace doce años.

- ¿Lo sigues viendo?

No, porque como España ya no participa no hay ningún canal de televisión donde pueda verlo.

- Tú participaste y ganaste. ¿Tienes miedo de volver al festival, en este caso en el formato sénior, y quedar mal?

- Siempre se intenta ganar, pero como cuando concursé de niña, lo principal siempre tiene que ser divertirse y dar lo mejor de uno mismo. A mí con hacer una gran actuación, me vale. Yo espero quedar en una buena posición y mi ambición siempre es ganar. Pero si quedo mal... pues mala suerte. La gente que va a ese concurso tiene mucho nivel y España lo ha demostrado enviando a grandes artistas en estos últimos años. No se puede reducir todo a una posición en una tabla final.

- Este año TVE ha optado por una preselección interna, formato diferente al usado en tres de los últimos cuatro años. ¿Crees que es más democrático que el público pueda elegir al artista para Eurovisión?

- Yo creo que es un sistema justo. No entiendo por qué debe ir al festival alguien que los españoles no quieren. Yo me presento a una preselección y me someteré al juicio del público. Si quieren que vaya, iré. Y si no, lo hará otro. Pero ganar por los votos de la gente es lo más justo.

-¿Siempre?

Es bueno variar, buscar diferentes alternativas para elegir a nuestro representante en Eurovisión. Pero creo que este año sí era necesario ese cambio: llevamos varias ediciones con una elección interna y creo que una preselección genera más expectación y el público se involucra más. Además, la gente tiene derecho a votar.

- De los seis candidatos, probablemente seas tú la aspirante más famosa. ¿Eso es una ventaja o un inconveniente?

- No sé si soy la más conocida de los seis. Lo que hice en Eurovisión Junior hace doce años ya quedó ahí. Ahora vuelvo renovada, con otro estilo de música y ganas de hacer las cosas aún mejor. Lo más importante es hacer una buena actuación el día de la final nacional y que luego la gente elija a quien lo haya hecho mejor.

- ¿«La vida sólo es una» va a ser tu canción?

- (risas) No puedo decir nada... todavía. Será un tema de mi último disco.

- Reformulo entonces la pregunta. ¿Qué propuestas de tu disco serían óptimas para un concurso como Eurovisión?

- He hecho un disco muy movido, así que podrían ser muchas. Si tengo que quedarme con algunas diría «Confío en ti», «Cuarentena», «Like»... y «La vida sólo es una». Creo que los cuatro son muy buenos temas.

- ¿Dudaste entre alguna de ellas o siempre tuviste claro cuál debía ser?

- Tuve dudas a la hora de elegir, pero al final me guié por mi primera idea. Creo que eso siempre es lo mejor.

- ¿Hiciste tu último disco, «Yo decido», pensando en Eurovisión?

- Para nada. El álbum lleva dos años trabajándose, buscando el mejor resultado para volver a la música y que a la gente le guste. Nunca pensé que alguna de las canciones que incluye podría ser para Eurovisión.

- Lo que sí nos has dicho es que tu tema será para hacer bailar a Europa. ¿Es mejor apuesta un tema marchoso que una balada para Eurovisión?

- Fíjate que cuando yo opté a Eurojunior tuve como propuestas «Mira niño» y «Antes muerta que sencilla». La primera, que era un medio tiempo, me gustaba más. Pero «Antes muerta que sencilla» te provocaba un subidón y por cómo soy, y por todo lo que me gusta bailar, prefiero llevar una canción movida. Como ocurrió hace doce años.

- ¿Y cómo te imaginas tu actuación en el festival?

- ¡Con todo! Bailarines, coros, una puesta en escena espectacular, coreografía... Aunque me concentraré más en la voz que en el baile, algún paso que otro daría.

«Hay un número excesivo de programas de televisión en busca de nuevos talentos»

- También sabemos que tu canción será en castellano. Tres de tus rivales de la preselección han apostado por el inglés. ¿Debe España enviar un tema en castellano o es más fácil ganar si lo haces en inglés?

- Cada persona es un mundo, pero yo me decanto por el castellano. Estamos en España y vamos a representar a España, por lo que creo que lo mejor es hacerlo en nuestro idioma. Además, yo canté en español y no me fue nada mal.

- ¿Cómo valoras la situación actual de nuestra industria musical? ¿Es difícil para un artista, aún siendo famoso como tú, sacar un disco y tener posibilidades de triunfar?

- Ahora es una época difícil para todo el mundo en este país, no sólo para un cantante. En cualquier profesión hay dificultades. Lo que yo hago es ir pasito a pasito y trabajar mucho. Así, al final las cosas sales bien.

- ¿Qué te parece que ahora sea la televisión una plataforma predominante a la hora de lanzar nuevos talentos?

- Está muy bien, porque todo el mundo merece una oportunidad, pero creo que hay un número excesivo de programas de ese tipo. Echo en falta más shows musicales para gente ya consagrada, como ocurría antes. En ese sentido, hemos ido a peor.

- ¿Cuál es la promesa que puedes hacer si ganas Eurovisión? ¿Qué te atreves a hacer por la victoria?

- ¡Madre mía, ¿qué sería capaz de hacer si gano de nuevo?! Pues... como de aquí a mi cita de Estocolmo quedan muchos meses y me crecerá el pelo, me reto a cortármelo y a dejármelo muy cortito. Y lo que consiga con ese cabello, lo donaría para la lucha contra el cáncer.

- Edurne el año pasado y otros anteriores representantes de Eurovisión dijeron abiertamente que se habían sentido muy presionados mediáticamente y que habían sido objeto de excesiva crítica en su camino eurovisivo. ¿Estás preparada también para vivir eso?

- Mira, las mismas personas que hablan son las personas que se equivocan. Muchas veces, esa gente no se da cuenta de que detrás de todo hay mucho esfuerzo, muchos ensayos, familias que lo pasan mal... Para subirte a un escenario como el de Eurovisión hay que echarle mucho valor. Pero hablar es gratis y es de lo que se aprovechan. Yo voy a luchar siempre por mi música y a intentar ganar. Y mira, que hablen de ti aunque sea mal.

- Y que no te toquen las palmas, ¿no?

- Eso es, que no me las toquen que me conozco (risas).