EurovisiónTVE llegó a Estocolmo sin definir la puesta en escena de Barei

La filtración del ensayo de figurantes demuestra que, a dos semanas del festival, la coreografía y la realización televisada de España no se asemejan a lo visto después en la final mientras que Rusia, Ucrania o Australia apenas reflejan cambios

Actualizado:

Momento crítico para los responsables de Eurovisión en TVE. Tras el mal resultado cosechado por Barei en la final del último festival, la lluvia de críticas hacia el jefe de la delegación española y la directora de programas de la cadena no cesa. Los seguidores del festival cuestionan la labor de Federico Llano y Toñi Prieto tras el pobre bagaje que España ha cosechado en la última década del concurso, llegando incluso a promover un hashtag en Twitter, #FedeYToñiFueraDeEurovisión, y una petición pública en change.org que pide la destitución de ambos responsables.

Después de su mala clasificación, Barei ya apuntó de forma velada a Federico Llano como el gran obstáculo que encontró para comunicarse con los profesionales suecos encargados de su puesta en escena. «Si hubiéramos tenido un contacto directo con ellos desde antes, todo hubiera sido más fácil. Sé que otros artistas lo han tenido y nosotros, no. ¿Por qué? No tengo ni idea. Yo ni siquiera sabía quién era el realizador», señalaba la representante en una entrevista al programa radiofónico «Pasión Eurovisión».

La filtración del ensayo de figurantes, unas dos semanas antes del concurso, podría darle la razón. En el vídeo divulgado por el portal especializado eurovision-spain.com se ve como ni la coreografía ni la realización corresponden con lo que después se vio en la actuación de la cantante durante la gran final del certamen. Estos ensayos, que sirven para que la televisión que produce el show afine la realización de las candidaturas de los países, deben mostrar una aproximación muy real de lo que verán los millones de espectadores europeos, guiándose siempre por las indicaciones enviadas por las distintas delegaciones. En los vídeos de Ucrania, Australia y Rusia, los tres países finalmente más puntuados, los cambios son mínimos y sólo hay modificaciones en la iluminación y algún tiro de cámara.

No ocurre lo mismo con el ensayo de España, que parecía tomar como referencia la actuación que Barei realizó en febrero en la preselección que TVE organizó para elegir al representante eurovisivo. Los movimientos de la artista no son los mismos, ya que se desplaza por la pasarela hasta la «pastilla» y camina hacia los lados del escenario en momentos diferentes. Por si fuera poco, la famosa caída de Barei a mitad de canción tampoco está ensayada. El tema se interrumpe al final del primer estribillo pero la figurante se mantiene en pie y el equipo sueco todavía no ha planificado cómo realizar ese crucial momento. Los planos detalle del paso de los pies, otra «marca» característica de Barei, tampoco aparecen aquí.

Tal como sentencia el propio portal, la comparativa hace pensar que la delegación española «podría haberse basado en la realización de la preselección para desarrollar la que finalmente se envió a la SVT como referencia, dada la coincidencia de varios tiros de cámara y tipos de plano utilizados». Todo un error si tenemos en cuenta la abrumadora diferencia entre los recursos de la final española y los del festival, con más del doble de cámaras y posibilidades.

Barei aseguró en su entrevista con ABC dos días antes de la final que su equipo envió al equipo sueco un «storyboard» muy detallado con sus deseos para la actuación a nivel de realización e iluminación. «Da mucha rabia que, habiendo enviado hace dos meses todas las referencias al detalle, ahora no se parezca en nada», aseguraba. Tras el resultado, la cantante parece culpar al jefe de delegación de que su actuación no estuviera suficientemente preparada. «Si te dicen que lo tienen que generar los suecos, los suecos generan lo que les llega a ellos. No sé si deciden ellos o hay un mail de por medio que dice que simplifiquen las cosas».