Vídeo: Manel pide disculpas por su corte de mangas - Europa Press
Eurovisión

TVE deja solo a Manel Navarro tras su elección como representante en Eurovisión

Los responsables del ente se niegan a hablar del presunto fraude en el concurso y la agresión a un miembro del jurado

El cantante pide disculpas por el corte de mangas: «No le deseo a nadie lo que viví sobre el escenario»

MADRIDActualizado:

Abandonado a su suerte. Después de la lluvia de insultos y críticas tras proclamarse ganador y las incesantes denuncias de fraude por su triunfo, Manel Navarro ha tenido que comparecer ante los medios de comunicación sin el apoyo de TVE. Por primera vez, ningún alto responsable de la cadena ha participado junto al artista en la tradicional rueda de prensa con el nuevo representante español en Eurovisión. Dos sillas vacías justo a su lado escenificaban la absoluta soledad a la que han empujado al intérprete para no dar explicaciones por la bochornosa situación que se dio el pásado sábado en los minutos finales del programa «Objetivo Eurovisión».

«No deseo a nadie lo que viví en ese escenario», ha manifestado un incómodo Manel Navarro cuando se le ha preguntado por los abucheos e insultos que recibió por parte del público eurofan minutos después de anunciarle como ganador. El joven catalán empató a puntos con Mirela, la preferida de los seguidores del festival presentes en el plató, y fue el jurado quien desempató a su favor. La conclusión enfadó al público, que se amotinó y comenzó a descalificar tanto al panel de expertos como al ganador. Manel, muy nervioso ante la situación, respondió con un escondido corte de mangas por el que hoy se ha disculpado. «Quiero pedir perdón por ese gesto inapropiado. Viví un momento de gran tensión por los insultos y las amenazas que recibí. El público me hizo sentir muy mal, pero ese corte de mangas no iba para España ni para la comunidad eurofan», ha explicado.

Manel tampoco ha querido entrar en la polémica por las acusaciones de fraude derivadas de su «amistosa» relación con uno de los miembros del jurado y la inédita decisión de que su criterio prevaleciera sobre el del televoto. «El vínculo entre Xavi Martínez y yo es como el de cualquier artista con un locutor de una radio musical», se ha limitado a responder. El profesional de Los 40 Principales apoyó en su emisora el debut del cantante de Sony y vertió comentarios amables hacia el artistas semanas antes de la gran final. «Queremos mucho a Manel y le apoyaremos para que ojalá sea él quien nos represente en Eurovisión. A mí me haría una ilusión especial», expresaba hace poco el locutor en su programa. Algo que provocó que muchos de sus rivales dudaran de la supuesta imparcialidad de Xavi Martínez como miembro del jurado de «Objetivo Eurovisión», sobre todo teniendo en cuenta que el panel de expertos iba a tener la última palabra en caso de empate. «Paso de todos los comentarios sobre fraude y un posible boicot contra mí. No me he planteado renunciar», ha asegurado.

Sobre si ser tercero en el televoto influye también en la percepción negativa que concentra su candidatura, Manel ha respondido que se siente legitimado para representar a España en Eurovisión ya que fue el mejor valorado por el jurado y «mucha gente» le votó. «Es una gran responsabilidad y una gran oportunidad defender a mi país en un escenario como el de Eurovisión». Espera, para ello, contar con «todo el apoyo de los eurofans» porque «la música es lo más importante». De momento, la RAE no parece que vaya a respaldarle por no acudir al certamen con un tema íntegramente en castellano. A este respecto, Manel ha recordado que su tema es todo en español «salvo un par de frases» y que no dudó en prescindir de la versión sólo en inglés «porque es un concurso para representar a España y debe haber algo en castellano».

Los responsables, de espaldas a la prensa

Los periodistas que han acudido a la cita con Manel Navarro no han podido recibir respuesta a las numerosas preguntas sobre las sospechas de fraude y la agresión a Xavi Martínez después de la gala. En contra de lo que es habitual en otras ruedas de prensa, ni la responsable de Entretenimiento de la corporación pública, Toñi Prieto, ni el jefe de la delegación española en Eurovisión, Federico Llano, han comparecido aunque sí estaban presentes en el acto. El único que ha dado la cara por parte de la cadena ha sido el director de Relaciones con los Medios de RTVE, Carlos Garrido, en un mero papel de moderador. «Hemos sido escrupulosos a la hora de cumplir con la legalidad», ha manifestado recordando que las normas se habían hecho públicas antes de la gala.

Con respecto a la supuesta bofetada que recibió el miembro del jurado por parte de una persona relacionada directamente con uno de los candidatos, Garrido se ha limitado a lamentar incidentes «de este tipo» aunque la cadena no asume ninguna responsabilidad. Ni siquiera Toñi Prieto ha contestado a la información desvelada por un medio sobre la relación laboral de su hija con Sony Music, discográfica del ganador. Tanto ella como Federico Llano se han matenido sentados y de espaldas a la prensa durante todo el encuentro.

Una actitud que agrava aún más la sensación de bochorno y vergüenza por todo lo vivido durante la gala de «Objetivo Eurovisión», una fiesta de la música que acabó convirtiéndose en un esperpéntico espectáculo que ha dañado seriamente la imagen del festival en España. Pero pese a la tormenta mediática y tras ser atacado por todos los flancos posibles, Manel avista un horizonte más limpio. «Después de todo lo que he vivido en estos últimos días, ya no hay nada que me dé miedo. Ni Eurovisión».