La austriaca Zöe, la macedonia Kaliopi y los bosnios Dalal & Deen feat. Ana Rucner & Jala son los únicos representantes de este año en Eurovisión que no se han valido del inglés para intentar ganar Eurovisión
La austriaca Zöe, la macedonia Kaliopi y los bosnios Dalal & Deen feat. Ana Rucner & Jala son los únicos representantes de este año en Eurovisión que no se han valido del inglés para intentar ganar Eurovisión - ABC

Eurovisión 2016Los «héroes» que renuncian al inglés para ganar el festival de Eurovisión

Sólo tres canciones de las 43 que compiten este año se interpretarán integramente en un idioma diferente al inglés, la cifra más baja desde que el festival ya no obliga a los participantes a cantar en la lengua oficial del país al que representan

ENVIADO ESPECIAL A ESTOCOLMO (SUECIA)Actualizado:

En el año 2007, la cantante serbia Marija Šerifovic consiguió que su país se alzara con el triunfo en Eurovisión en su debut como nación independiente tras su fractura con Montenegro. Una inyección de moral patriótica que a ella le ayudó, a su vez, a convertirse en una de las artistas de mayor fama nacional. Pero el gran éxito de Marija Šerifovic fue, realmente, vencer en el famoso festival europeo con un tema interpretado íntegramente en serbio. Y es que «Molitva» es la única canción desde 1998 que ha ganado Eurovisión sin estar escrita en inglés. Una situación muy diferente a décadas anteriores, cuando las normas del concurso obligaban a los participantes a cantar únicamente en el idioma oficial del país que representaban. En 1999, dicha regla fue eliminada y, desde entonces, el predominio de la lengua inglesa es abrumador.

Este año, sólo tres de los 43 países que compiten por el triunfo en Estocolmo han apostado por un tema que excluye totalmente el inglés. Este dato es la cifra más baja desde que la norma fue suprimida (en el año 2001 también fueron tres, pero con casi la mitad de países que en esta edición). Otros cinco participantes lo mezclarán con otro idioma y el resto, hasta 35, usarán sólo el inglés como arma para lograr la victoria eurovisiva.

Después de 55 participaciones con el castellano como bandera, España también optará únicamente por el inglés para conseguir esa ansiada victoria que lleva resistiéndose casi medio siglo. Una ruptura total con su historia que en los últimos meses ha generado gran controversia. Y todo porque, además, TVE no parecía estar muy dispuesta a abandonar esta seña de identidad. Tal como reveló ABC, la cadena publica presionó a tres de los candidatos de la preselección que habían presentado su tema íntegramente en inglés para introducir, al menos, un mínimo de castellano. Electric Nana, Xuso Jones y Barei, los implicados, acataron la decisión, aunque también dejaron entrever su descontento. «Mi proyecto es en inglés. Aunque nos pese, es un idioma mucho más internacional que el español», llegó a señalar Barei en una entrevista a ABC poco antes de obtener la victoria en la preselección. Para sorpresa de todos, la madrileña finalmente consiguió que esas 17 palabras en castellano metidas con calzador para contentar a la cadena pública fueran suprimidas durante la actuación en la preselección. «Estaba convencida de que iba a tener que interpretar la canción así, pero unos días antes me dijeron que me sintiera cómoda a la hora de elegir cómo cantar el tema. Y dicho y hecho».

Del «Lady Lady» a «Say Yay!»

TVE ya había coqueteado en anteriores ocasiones con la inclusión del inglés en sus canciones, aunque nunca le había dado tanto protagonismo como ocurrirá en esta edición. «La década prodigiosa» con «Made in Spain» (1988) y el grupo Bravo, con «Lady, Lady» en 1984 fueron los precursores al titular sus canciones en inglés, al igual que después harían en 2002 Rosa López («Europe's living a celebration») y en 2007 D'Nash («I love you mi vida»). En todos esos casos, el uso del inglés se limitó a repetir la frase que daba título a la canción. Soraya en 2009 dio un paso más e incluyó varias frases en este idioma con «La noche para es mí». Sin embargo, fue Ruth Lorenzo (2014) quien marcó el inicio de la conversión al incluir por primera vez en «Dancing in the rain» más estrofas en inglés que en castellano. Quedó décima, uno de los mejores resultados para España en los últimos años.

España no es el único país «histórico» del festival que este año echará mano del inglés para intentar ganar

La «valentía» de Barei, sin embargo, ha chocado frontalmente con aquellos que consideran que España debe mantener su raíz cultural en un festival tan mediático. Las palabras más incisivas las ha pronunciado Darío Villanueva, director de la RAE, que considera que es un «complejo de inferioridad y papanatismo» ir a Eurovisión en inglés. Tampoco lo ven con buenos ojos estrellas españolas eurovisivas como Massiel o Remedios Amaya. La ganadora del festival con el mítico «La la la» no entiente por qué, «justo en el 400 aniversario de la muerte de Cervantes y teniendo un idioma tan rico que hablan millones de personas en todo el mundo», España va a dar de lado al castellano este año en Eurovisión. A Amaya, última en 1982 con «¿Quién maneja mi barca?», simplemente no le entra en la cabeza: «¡Canta en español, mi alma!», le pedía en una reciente entrevista.

Francia e Italia, también seducidos por el inglés

Pero España no es el único país «histórico» del festival que este año echará mano del inglés para intentar lograr la victoria, ya que Francia, Italia o Alemania también contarán con este idioma de forma total o parcial en las canciones que defenderán este sábado en la gran final.

A diferencia de España, Francia nunca ha abandonado su idioma para concursar en Eurovisión: sólo en 2008, cuando les representó el polémico Sébastien Tellier, relegaron el francés a dos simples frases en beneficio del inglés. El «experimento» fracasó y, desde entonces, han apostado principalmente por su lengua. Para esta edición, Amir mezclará ambos idiomas en su canción «J'ai cherché».

Austria, Macedonia y Bosnia son los únicos que rechazan el inglés en esta edición

Italia tampoco ha renegado de su lengua en las 41 participaciones que acumula. Sin embargo, su representante de este año, Francesca Michielin, pidió expresamente a la RAI la oportunidad de interpretar al menos parte de su canción en inglés. Tras semanas de incertidumbre, finalmente la artista publicó «No Degree of Separation», una versión más breve de su tema con una inclusión de este idioma en uno de los estribillos. Alemania, por el contrario, sigue apostando por el inglés después de renunciar a él en 2008.

Los países nórdicos también se han abonado al inglés desde la supresión de la norma con la honrosa excepción de Finlandia, que en los últimos años ha cantado en finés e incluso en sueco. Los países del este, mientras, han mimado tradicionalmente sus lenguas, aunque el abrumador dominio del inglés comienza también a contagiarles. Desde su debut en 2007, Serbia siempre había enviado canciones en su idioma. Sin embargo, ya el año pasado optaron por el inglés y, tras un buen resultado, este año repiten. Croacia, que desde 2005 ha apostado de forma predominante por el croata, también cantará este año en inglés al igual que Montenegro, pese a que las dos únicas clasificaciones de este país para la final fueron gracias a canciones interpretadas en montenegrino.

Austria cantará este año en francés

Del bloque del este, sólo Macedonia y Bosnia cantarán este año en sus respectivos idiomas. Austria, además, se desmarca de cualquier tendencia y su representante interpretará un tema íntegramente en francés.

A lo largo de la historia de Eurovisión se han escuchado 59 idiomas, algunos tan variopintos como el udmurto, el Suajili, el carelio, el tahitiano o el corso. Este año, dos nuevas lenguas se escucharán por primera vez en el festival: la ucraniana Jamala incluye en su canción «1944» fragmentos del tártaro de Crimea como parte de su velada defensa de la región dominada ahora por Rusia; y la banda helena Argo cantará parte del tema «Utopian Land» en griego póntico, un dialecto del griego originario del Ponto.