A lo largo de su carrera, Sade ha vendido más de 50 millones de discos
A lo largo de su carrera, Sade ha vendido más de 50 millones de discos
MÚSICA

Por qué a todo el mundo le gusta Sade

Sade vuelve a mostrar en «Flowers of the Universe» (para la película de Disney «A Wrinkle of Time») el secreto de su éxito

Actualizado:

Aeropuerto de Barajas, mayo de 1988. Sade acaba de publicar Love Is Stronger Than Pride, su tercer album. Perplejo, la veo pasar con unos vaqueros rotos y una camiseta blanca a la altura de mis ojos por el pasillo central del avión que nos lleva a Londres. Se sienta en el fondo y hojea una revista despreocupada, como un pasajero más. Las azafatas la reconocen y entablan risas y conversación. Sade se había dado a conocer en todo el planeta un 16 de julio de 1984 con la publicación de Diamond Life, una pieza perfecta de soul jazz dotado de exquisita sensibilidad con canciones que han quedado grabadas a fuego en la memoria como «Hang On To Your Love» y «Smooth Operator».

Hedonismo ligero

Helen Folasade Adu había nacido en Ibadan, Nigeria. Su padre, profesor de Economía, conoció en Londres a su futura madre, una mujer inglesa con la que se casó. La familia se trasladó a Nigeria, pero tras la separación la madre se llevó a los niños de vuelta a Inglaterra, donde Sade creció, a las afueras de Colchester, en Essex, escuchando a Bill Withers y a Curtis Mayfield.

En una ocasión, trabajando en un bar, la joven Sade pudo ver en concierto a los Jackson Five en el Rainbow Theatre de Finsbury Park. Pero antes de entrar en la música, Sade prefirió estudiar moda en la St. Martin's School of Art. Fue entonces cuando entra en Pride, con quienes gira a partir de 1981.

Hoy como ayer, las canciones de Sade buscan «el más dulce de los tabúes»

La compañía Epic le ofrece a ella contrato, y Sade accede solo si puede seguir trabajando con tres de los músicos de Pride: el guitarrista y saxofonista Stuart Mathewman, el teclista Andrew Hale y el bajista Paul Spencer Denman. Con su primer disco arrasaron. Pero lejos de perder la cabeza por los millones vendidos, Sade continuó explorando ese lugar de senderos que se bifurcan y donde convergen Donny Hathaway y Billie Holiday.

El siempre suave e innovador estilo de Sade jugaba con la tecnología para proporcionar hedonismo ligero, grabando canciones ingrávidas que, discos de platino a parte, hoy cuentan con millones de escuchas, como «By Your Side», especie de recreación del «A Whiter Shade of Pale» de Procol Harum que abría Lovers Rock, su reentré de noviembre del 2000.

Una carrera coherente

Sade representa una sensibilidad femenina que es altamente diferencial, donde inteligencia e intuición se alían para generar una obra de arte única e inimitable. Sus canciones son como golpes de ola sobre la cubierta del yate que evocan el encuentro de la piel con el salitre y el sol. «El amor es más poderoso que el orgullo», qué gran título para un disco. «Este amor no es moneda corriente», canta Sade en Love Deluxe, el cuarto álbum de Sade a finales de 1992. Porque Sade conoce el secreto, y es que por encima de todo lo demás están los sentimientos: «Soldier of Love», «Love is Found», «Your Love is King» .

A vueltas concéntricas sobre sí misma, en un ejercicio de estilo de coherencia suprema, Sade ha manejado su carrera artística como pocas mujeres lo han hecho en los últimos treinta años. Hasta hoy, que vuelve como el primer día, siempre buscando «el más dulce de los tabúes».