Pablo Martínez Pita
Pablo Martínez Pita - Adolfo Serra
MÚSICA

El planeta sonoro gira a buen ritmo

La industria continúa en fase de transición no se sabe hacia dónde, pero la música nunca había estado tan cerca de los oídos del buen aficionado. La cosecha es, de nuevo, buena

Actualizado:

Un año y un planeta lleno de gente dan para mucho, lo que garantiza siempre una buena cosecha sonora. Otra cosa es que no se encuentre nada realmente novedoso. No es algo preocupante: la pólvora no se inventa todos los días. Lo que es cierto es que en España vivimos una situación anómala por el injusto castigo que supone el 21 por ciento de IVA. Si ya resulta difícil sobrevivir dedicándose a la música (incluyendo todo lo que rodea al sector: clubes, técnicos, promotores...), la pendiente resulta ahora estratosférica. También es de notar que aquí la distancia entre el público «mainstream» y «hipster» es más pronunciada que en otros lugares. Las listas de mejores discos del año siempre les parecen marcianas a la gran mayoría de la población.

En 2015 hemos vivido dos centenarios de tronío. Los de Billie Holiday y Frank Sinatra. Al margen de recopilatorios, este hecho nos ha dejado dos grandes tributos: «Yesterday I had the blues: The Music of Billie Holiday», de Jose James, y «Shadows in the Night», de Bob Dylan. Seguimos por los senderos del jazz: «The Thompson Fields», de Maria Schneider Orchestra, es una auténtica obra de arte que además pudimos escuchar en directo gracias al buen momento que viven los festivales. Al igual que tuvimos oportunidad de ver a John Scofield con su «Past Present», con la complicidad de Joe Lovano. La australiana de 23 años Sarah McKenzie se asoma con «We Could Be Lovers» a un futuro de esplendor.

Pop de allí y de aquí

En cuanto al pop internacional, sobresale Kurt Vile con su sexto álbum «b’lieve i’m going down». Poco a poco se ha convertido en una de las voces indispensables del genuino «indie» americano. Otro nombre que suena de forma tan reiterada como merecida entre lo mejor del año es Julia Holter y su «Have You In My Wilderness»: pop experimental envuelto en cierta calidez. También gusta de las disonancias sonoras la cantante británica de «folk» Laura Marling, que nos ha dejado el estupendo «Short Movie». A más de uno le sorprenderá verlo por aquí, pero el nuevo trabajo de Tom Jones, «Long Long Suitcase», es un combinado de blues y «country» al que le sobran nuestros prejuicios. Más música de raíces a cargo de otro veterano (tanto que está muerto): «Don’t Lose This» es el álbum póstumo de Pops Staples que han redondeado Mavis Staples y Jeff Tweedy. Añadamos a la lista a Sufjan Stevens y «Carrie & Lowell»; a Songhoy Blues y «Music in Exile»; y a Kendrick Lamar y «To Pimp a Butterfly». Y mención especial a la mexicana Natalia Lafourcade con su antológico diario de infortunio amoroso titulado «Hasta la raíz».

En el pop internacional ha destacado, entre otros, Tom Jones, a cuyo último disco le sobran nuestros prejuicios

En España asoma la cabeza Soleá Morente, continuando la línea rockera de su padre Enrique. La cantaora Rocío Marquez se consolida como la gran voz joven del flamenco. Llama la atención el pop de autor, con discos firmados con nombre propio: Joaquín Pascual, Joan Miquel Oliver, Fernando Alfaro, Ricardo Vicente, Nixon...

En el mundo editorial la música va ganando espacio como tema de estudio con sesudas obras como como «33 revoluciones por minuto. Historia de la canción protesta», de Dorian Lynskey, o «Pequeño Circo, historia oral del indie en España», de Nando Cruz; o autobiografías como la de Neil Young, «Mi vida al volante», o Bernard Summer, «New Order, Joy Division y yo».