«Counter Clock», de Christto & Andrew, colectivo presente en Espai Tactel
«Counter Clock», de Christto & Andrew, colectivo presente en Espai Tactel
ARTE

Nuestras apuestas para ARCO 2019 (II)

Los críticos de ABC Cultural completan la lista de imprescindibles de la feria de arte contemporáneo de Madrid

Actualizado:

Isabel Lázaro

La galería Rosa Santos reflexiona sobre el consumo de arte con Still Life with Books II, de Greta Alfaro. La difícil relación entre texto y obra, entre autores y público, juega al hermetismo de páginas ilegibles por la cobertura de azúcar cristalizada que los ha transformado. Para interiorizar el texto deberás comértelo. Espai Tactel, por su parte, muestra la obra de Christto&Andrew alrededor del concepto heterotopía vehiculado por Foucault en 1966 pero de actualidad. La época de lo simultáneo se demuestra en sus imágenes, que evidencian la fricción y violencia entre la hipermodernidad y la tradición. Finalmente, Moisés Perez de Albéniz apuesta por Ana Laura Aláez, tan estética como irónica; al tiempo, con lecturas tan variadas como las miradas que suscita. Desde unos shorts tejanos hechos esculturas a una transformación geométrica de las sombras de ojos, su obra se ofrece tan femenina como subversiva.

Noemí Méndez

Esta edición, recomiendo no perderse a Juan López en la galería Juan Silió, a Elena Alonso en Espacio Valverde y a Ángela de la Cruz en Thomas Schulte. Tres artistas que, aunque de diferente trayectoria, expanden sus creaciones por el espacio, conceptual y físico, creando curiosos trampantojos plásticos en los que geometrías y volúmenes dotan de una nueva lectura lo que percibimos en una primera mirada. Sin duda, y a pesar de la obviedad de reco- mendar a una consagrada como De la Cruz, no podemos dejar de revisar el trabajo de una de las autoras que más ha influido a generaciones posteriores. Lenguajes diversos, pero con un nexo común como la expansión o invasión del espacio, a veces, más allá de su soporte.

Ana Barriga en su estudio madrileño. Propuesta de T-20
Ana Barriga en su estudio madrileño. Propuesta de T-20

María Peña Lombao

Claridad, formal y conceptual, es lo que más destaca de los tres artistas que he seleccionado. La nueva figuración pictórica de Ana Barriga (T-20), óleos mezclados con espray o tizas, imágenes con gran desparpajo, soltura y gracilidad. En segundo lugar, las fotografías de Carles Congost (Horrach Moyà), como aperitivos de su obra audiovisual, directa, humorística. Por último las imágenes de Andrea Galvani (Revólver) funcionan como un relajante muscular en ARCO'19: escenografías serenas y reflexivas, espacios llenos de guiños hacia el género fotográfico, como una fuente infinita de alimentación para nuestros ojos.

Javier Rubio Nomblot

En coincidencia con el año de Perú, la galería Cecilia de Torres les dedica todo su estand a los trabajos que el artista argentino César Paternosto realizó a partir de sus varios viajes a los yacimientos arqueológicos de Bolivia y Perú entre 1977 y 1992. Fotografías, esculturas y pinturas que quieren mostrar que la tradición amerindia fue decisiva para el desarrollo de la abstracción en Occidente. La pintura de Nicola Samorì (Monitor) que bucea en lo sublime, no rehúye el horror y constituye siempre una inquietante reinterpretación de los clásicos y es, paradójicamente, un intento de sabotear y deslegitimar todo aquello -el canon clásico y la perfección académica- a lo que su obra rinde homenaje de forma magistral. Asimismo, Espacio Mínimo va a mostrar en ARCO una pieza bastante excepcional y museable: El vídeo Pasar entre ellos, de Alicia Mihai Gazcue, que es la recreación realizada en Lund (Suecia), en 1974, de una performance de carácter político que se desarrolló originariamente en Montevideo (Uruguay) nada menos que en 1969.

«Toma de tierra», obra de Ximena Garrido-Lecca, que podrá disfrutarse en el estand de Casado Santapau
«Toma de tierra», obra de Ximena Garrido-Lecca, que podrá disfrutarse en el estand de Casado Santapau

Juan Francisco Rueda

Los aquí elegidos comparecen por cierta y valiosa desubicación que consiguen sus piezas para con el espectador y para consigo mismas, así como por la erosión de fronteras de distinta índole. Alberto Borea (Revólver y Aninat Isabel), profundamente diverso y oscilante, tiene en la construcción identitaria sudamericana un asunto medular. Aunque acuciante ahora, Borea lleva más de una década escenificando el ser inmigrante y el ser hispanoamericano en EE.UU. La obra de June Crespo (Carreras Múgica y P420) tiende a la ambigüedad de lo que representa escultóricamente y a su condición material, de modo que consigue suspendernos. Basculamos entre la poderosa atracción y la reserva ante lo indefinido, tanto como entre lo antropomórfico y lo constructivo, la memoria y lo ordinario. Françoise Vanneraud (Ponce+Robles), en su monumental mural, sigue expandiendo las nociones de dibujo y paisaje, este último siempre dinámico y en construcción, deudor de experiencias vitales que, al tiempo, nos construyen.

Marisol Salanova

Michal Martychowiec es un artista polaco cuya obra podemos ver en ARCO por primera vez (Rodríguez Gallery) con un solo project titulado Reading History. Se trata de instalaciones donde emplea elementos simbólicos como una banana, un letrero luminoso o un juego de mesa chino para cuestionar los significados implícitos en lo cotidiano. Por su parte, los españoles Anna Dot y Aldo Urbano también se estrenan en la presente edición de la feria gracias a la sección Opening (Bombon Projects es quien los mete allí). Dot hace girar un par de ventiladores cuyo aire mueve las páginas de su instalación, evocando momentos de mareaje y navegación, en diálogo con las piezas de Urbano, que plantean una historia de esfuerzo e impulso en barco hasta atracar en Ifema de un modo muy particular. Las tres propuestas representan una nueva ola de talentos a los que no perder la pista.

«The Journey», de Cristina de Middel y Bruno Morais (Juana de Aizpuru)
«The Journey», de Cristina de Middel y Bruno Morais (Juana de Aizpuru)

Iván de la Torre Amerighi

La sobreexposición a la imagen y la persistencia del ser humano en el error son dos variables con las que Fernando Bayona ha buceado en el inagotable archivo fotográfico de ABC. De ahí extrae una selección de imágenes en torno a siete hitos de violencia del último siglo que recombina y que, finalmente, termina en el estand mediante retratos que amplían la memoria colectiva del drama. Cristina de Middel, uno de los nombres en alza en el panorama español, plantea siempre desde la imagen, intervenida, directa o conscientemente fragmentaria, una reflexión en torno a la identidad, sea la de la masculinidad o la de la patria (búsquenla en Juana de Aizpuru). En torno a la identidad también trabaja Alejandro Botubol (Ponce+Robles), identidad de la creación plástica hoy y de sus características simbólicas y formales. Luz, color, superficie, presencia, ausencia, objetualidad o límite, se conjugan en un viaje experimental arriesgado y trascendente.

Víctor Zarza

En el contexto de una feria de arte, donde lo que abundan son imágenes, puede suponer una saludable experiencia el detenerse a contemplar las obras de un artista tan sugerente como Javier Arce (The Goma). Además de disfrutar de su calidad, recibiremos algunos buenos motivos para la reflexión en torno a lo que aquellas son y significan. Así como las inspiradas combinaciones de tramas y formas heterogéneas de Néstor Sanmiguel Diest (MaisterraValbuena) parecen ponernos en contacto con la «arquitectura» que conforma toda imagen, con la clave esencial de su construcción; sin arideces, a través del exquisito gusto de un auténtico poeta icónico. Algo de ello hay también, pero con intenciones y medios bien distintos, en la obra de Ximena Garrido-Lecca (Casado Santapau), donde el rigor estructural pasa por una redefinición de los materiales que emplea y de cuyas connotaciones extrae una serie de consecuencias de carácter socio político.