La escritora Mónica Ojeda
La escritora Mónica Ojeda - LISBETH SALAS
Darán Que Hablar

Mónica Ojeda: «Mi madre creyó que mi primer cuento lo había copiado de algún libro de la biblioteca»

La escritora ecuatoriana, seleccionada como una de las voces literarias más relevantes de Latinoamérica por el Hay Festival, deja sin aliento, una vez más, con su última novela, «Mandíbula» (Candaya)

Actualizado:

¿Cuáles son tus intereses como escritora?

Me interesa aquello que no entiendo del todo o que me genera una especie de asombro, incluso temor.

¿Y como lectora?

Una escritura que me provoque emociones e ideas fuertes y/o profundas.

¿Sobre qué temas suele escribir?

Sobre el miedo, la violencia y relaciones familiares perversas.

¿Dónde ha publicado hasta el momento?

En España, con Candaya; en Cuba, con Arte y Literatura; en Ecuador, con Cadáver Exquisito y en Bolivia, con Dum Dum.

¿Con cuáles de sus «criaturas» se queda?

Con el Dios Blanco.

Supo que se dedicaría a esto desde el momento en que…

Desde que escribí mi primer cuento y mi madre creyó que lo había copiado de algún libro de la biblioteca.

¿Cómo se mueve en redes sociales?

Con soltura y sin ninguna estrategia. Escribo y publico fotos en redes sociales de la misma forma que lo hacía antes de haber publicado mi primera novela.

¿Qué perfiles tiene?

En Twitter y en Instagram: @monaojedaf. También estoy en Facebook.

¿Cuenta con un blog personal?

No.

¿Qué otras actividades relacionadas con la literatura practica?

Como creo que todo está relacionado con la literatura, le diré que estoy obsesionada con los documentales de animales y sus vidas en estado salvaje. Me gustan especialmente aquellos que van sobre animales marinos y reptiles. Me disparan muchas ideas a la hora de escribir poesía.

¿En qué está trabajando justamente ahora?

Estoy escribiendo una novela que va sobre un padre teniendo que convivir, luego de no haberlo hecho durante años, con sus dos hijas. Va sobre el conflicto que entraña la distancia insalvable entre ellas y él, además de ciertas particularidades de estas chicas que las vuelven bastante difíciles de querer.

¿Cuáles son sus referentes?

Mis referentes son poéticos, en su mayoría: Jabès, Verástegui, Zurita, Varela, Pizarnik, María Rosa di Giorgio…

¿Y a qué otros colegas de generación (o no) destacaría?

Para mí, lo más interesante ahora mismo lo están haciendo Liliana Colanzi, Mariana Enríquez, Ariana Harwicz, Fernanda Melchor, Paulina Flores, Giuseppe Caputo, Samanta Schweblin, María Moreno, Eduardo Ruiz Sosa, Martín Felipe Castagnet, entre otros muchos que nunca acabaría de nombrar.

¿Qué es lo que aporta de nuevo a un ámbito tan saturado como el literario?

Más que la búsqueda de una historia, intento aportar una búsqueda en el lenguaje, es decir, en el verdadero horror: el que genera la palabra.

¿Qué es lo más raro que ha tenido que hacer como escritor para sobrevivir?

Escribir el horóscopo en una revista del corazón.