Roberto Santiago
Roberto Santiago - ISABEL PERMUY
LIBROS

Misterios en la patria de nuestra infancia

La saga «Futbolísimos», creada por Roberto Santiago, se ha convertido en un fenómeno editorial (14 volúmenes y dos millones de ejemplares vendidos) y acaba de estrenar un musical en Madrid

Actualizado:

Tenía que ser un hijo del baby boom de los 60 el que diera con la tecla mezclando -y poniendo al día- elementos de la cultura pop, esos que atraparon a una generación que creció sin artilugios tecnológicos y para la que un balón o una bicicleta eran piezas de caza mayor. A saber: los libros de Los Cinco y de Los Siete Secretos, de la torrencial escritora inglesa Enid Blyton (despachó casi 800 obras juveniles), los cómics, el pueblo como decorado de las correrías y el entretenimiento barrial por excelencia, el fútbol. Roberto Santiago (Madrid, 1968) llegó a Futbolísimos después de ejercer como guionista de televisión, director de cine (su película más conocida: El penalti más largo del mundo, 2005), dramaturgo y escritor de otros libros infantiles (debutó con El ladrón de mentiras en 1996). «En España parece que tienes que hacer solo una cosa para que se te reconozca», confiesa. «Evidentemente, no estoy de acuerdo con eso».

Sin embargo, lo que más le llena es la escritura. «Es tan solitaria que se convierte en un acto de creación puro». Futbolísimos, que relata las andanzas de un grupo de chavales de un pueblo imaginario de la sierra madrileña, jugadores de un equipo de fútbol mixto que, además de practicar deporte, deben resolver enigmas, va por su decimocuarto volumen. El primero, El misterio de los árbitros dormidos, se publicó hace un lustro, así que el ritmo de producción supera los dos títulos por año y, de momento, no ofrece síntomas de fatiga. «Tengo ideas para llegar, al menos, a la veintena de libros», reconoce. La colección lleva vendidos dos millones de ejemplares.

Los protagonistas de «Futbolísimos»
Los protagonistas de «Futbolísimos» - Enrique Lorenzo

El misterio de la tormenta de arena es el último eslabón por ahora si descontamos el libreto del musical que acaba de estrenarse en el Teatro La Latina de la capital, y que el propio Roberto Santiago dirige. Lo de «misterio de...» recuerda a otra saga que fue un hito en la década de 1970, Alfred Hitchcock y los tres investigadores, que fue publicada en España por la editorial Molino. Aunque el autor reconoce una influencia superior en Enid Blyton. «Si de pequeño no hubiera disfrutado con las aventuras de Los Cinco jamás habría llegado a esto. En realidad, he escrito los libros que me hubiera gustado leer de niño».

Fútbol, misterio, amistad... recogidos en un producto -no se publican en eBook- que debe competir con las videoconsolas, las tabletas y los teléfonos móviles que tienen embizcados a los chavales. «¿La clave? Recuerdo que Nacho, el hijo de mi editora, Berta Márquez, me dijo en cierta ocasión: ‘No es por el fútbol ni por los casos que tienen que resolver los protagonistas. Futbolísimos me gusta porque describe cómo es nuestra vida a los diez años de edad’». Santiago, que no tiene hijos (pero sí sobrinos, fuente de inspiración), cree que «el niño que fui sigue ahí, conviviendo conmigo».

Las ilustraciones de Enrique Lorenzo son un complemento esencial de la colección. Dibujos que en tres capítulos de cada tomo se agrupan para formar un cómic de varias páginas, un elemento narrativo de indudable gancho. «Fue una sugerencia de la editora y la fórmula ha funcionado muy bien», reconoce Roberto Santiago. «He crecido con los cómics, su lenguaje no me es ajeno y es una de las formas más pasionales de contar cosas. La literatura infantil y juvenil tiene más y mejores autores e ilustradores que nunca en España, y hablamos de un país con una enorme tradición. Hace mucho que se produjo la llegada a la mayoría de edad de este género. No hay literatura menor, sino buena o mala literatura».

Viaje al futuro

La introducción de personajes femeninos en una pandilla futbolera no responde a la corrección política, sino a una realidad. «Cada vez hay más niñas que practican este deporte y, por cierto, muy bien. Además, estos no son libros para niños o niñas, sino para lectores».

En los encuentros con sus fans hay una pregunta recurrente: ¿qué va a ser de Pakete, Helena con hache, Angustias, Camuñas, Marilyn, Tomeo, Toni y los demás protagonistas de Futbolísimos dentro de, por ejemplo, diez años? ¿Van a ser detectives? ¿Novios? «Con el musical he querido despejar estas dudas», añade Santiago. «Cuenta la historia de su reencuentro una década después. Algunos han cambiado mucho, pero, sin darse cuenta, vuelven a ser niños. A través de los actores estoy conociendo mejor a los personajes. Es un reto personal que me entusiasma».