«Dormir», óleo de 1997
«Dormir», óleo de 1997
ARTE

Miriam Cahn: en el tremendo origen del mundo

El Museo Reina Sofía descubre al público español la pintura de Miriam Cahn, a contracorriente, realizada en relación a su cuerpo

Actualizado:

Tras muchas observaciones en la estela de la «interpretosis», apareció el diagnóstico estrictamente ginecológico: esa mujer está embarazada. Resultaría que en El origen del mundo, de Courbet, no habría tanto provocación, cuando sintomatológica «pregnancia». Ese trampantojo que se abre (de patas, como es manifiesto) ha generado relecturas deliberadamente perversas, como sucediera con la acción «clandestina» y, al tiempo obscena, de Debora de Robertis, o una proliferación fantasmática en el obsesivo imaginario de Miriam Cahn -la artista que ahora nos ocupa-, que, literalmente, da a luz aquello que pretende dejarse oculto: los procesos represivos que determinan la «sexualidad».

Con tenacidad, Miriam Cahn (Basilea, 1949) ha mostrado a lo largo de su trayectoria que la pintura no tiene que ser necesariamente una «cosa mental», y, afortunadamente, renuncia a una retórica camufladora de intenciones que tienen mucho de pulsionales. Sabemos, a pesar de su «mutismo», que pinta y dibuja en sesiones intensas, tumbada o incluso a ciegas, poniéndose dificultades, tratando de evitar la comodidad que lleva al «manierismo», pero también somatizando los motivos conflictivos que afronta. Se ha señalado que su modo de proceder creativo tiene algo de «performativo», y habría que asumir que fue a partir de una peculiar lectura de Pollock como Kaprow encontró el impulso para desplazarse más allá de la clausura del estudio del pintor.

Cahn lleva años madurando su peculiar imaginario «arquetípico» pintando figuras que no son ni mucho menos «andróginas», sino más bien espectrales, plasmando «acontecimientos figurativos», fulguraciones inquietantes, corporalidades tensadas entre la angustia y el deseo.

Lo que no ha dejado de hacer nunca esta pintora es sacarle los colores a la sociedad violenta

La artista dispone sus obras en sala subrayando su condición «precaria», evitando el enmarcado monumentalizador, dando un peculiar ejemplo de aquello que Bataille calificara como «bajo materialismo». Tituló en una ocasión una de sus exposiciones Riéndose cuando es peligroso, y ahora nos recuerda en el MNCARS que Todo es igual de importante. Podría parecer que «la cosa» se la toma a broma, o que no importan las matizaciones, cuando sucede exactamente lo contrario. La estética de esta pintora suiza es más trágica que cómica, y solamente podemos entregarnos a la risa con aquella amarga conciencia, puesta en escena por Beckett de forma descarnada, de que solamente podemos esforzarnos para «fracasar mejor».

Según parece, fue la visión de la prodigiosa película El desierto rojo (1964), de Antonioni, decisiva para que Cahn introdujera en sus obras el color después de haber realizado infinidad de piezas en blanco y negro. Lo que no ha dejado de hacer nunca esta pintora es «sacarle los colores» a una sociedad violenta y tremendamente falocrática. En una entrevista que concedió hace dos años, Cahn daba una lapidaria respuesta a una tópica observación sobre el carácter «privilegiado» de lo corporal sobre lo mental en la mente femenina: «Es kitsch feminista pensar el cuerpo de la mujer como privilegiado frente a la mente. La mujer como naturaleza, el hombre como cultura… Se acabó pensar sobre esta mierda».

Cuando, según ciertas lógicas curatoriales, parecería que «la pintura no pinta nada», especialmente en el parque temático bienalizador, Miriam Cahn consiguió llamar la atención de la institución artística en la Documenta de Kassel de 2017 con su estética inquietante que da cuenta del racismo y la amenaza nuclear, o que nos recuerda que la violencia contra las mujeres no cesa. En cierto sentido, con ella asistimos a un siniestro «origen del mundo»; nos desafían unos «dobles» familiares y extraños; experimentamos el turbulento retorno de lo reprimido; sentimos que, en medio de la violencia del mundo; el deseo puede ser menos funesto que en los mitos: carnal, intempestivo, eruptivo.