«Trane» en éxtasis durante una actuación
«Trane» en éxtasis durante una actuación - ABC
MÚSICA

El milagro de John Coltrane

Un disco inédito del legendario jazzman cae del cielo 55 años después de su grabación. Se llama «Both directions at once - The lost album»

MADRIDActualizado:

Miles Davis cuenta que John Coltrane solía tocar vistiendo ropas «con las que parecía haber dormido durante días: hechas una mierda». El saxofonista pasaba de las mujeres, porque vivía absorto en las blancas, negras, redondas y corcheas, hasta el punto de que «si una mujer se hubiese presentado delante de él completamente desnuda, ni siquiera la habría visto». Lo que se dice un amor supremo... por la música. Por Dios, que algunas veces suelta regalos desde el cielo. Ahora ha aparecido un disco insospechado e inédito de «Trane». Es de 1963 y lo han llamado: Both directions at once-The lost álbum.

¿A qué suena el amor en su máxima expresión? «Como si alguien intentara hablarle a un mono sobre espiritualidad u ordenadores». Carlos Santana se sintió así de descolocado cuando escuchó por primera vez A love supreme, el clásico de Coltrane de 1965. Este álbum perdido fue grabado poco antes, y para Josep Pedro, investigador de la Complutense experto en música popular, el descubrimiento suena «actual o, quizás, atemporal. Nos transmite una intensidad musical enérgica, robusta e íntima, estremecedora y cautivadora». El hallazgo, que estuvo en estos últimos años en posesión de su hija adoptiva Antonia, ofrece «un sonido incisivo y penetrante, el carácter bluesly y una expresión tipo ‘afro’ claramente reivindicativa», comenta José María Peñalver Vilar, de la Universidad Jaume I de Castellón. ¿Y dónde habría que situar la obra? «Creo que Coltrane está en su línea más creativa, hay una evolución desde Blue train (1957) a Giant Steps (1959) y muestra gran madurez asentada por las experimentaciones anteriores. No deberíamos clasificar la obra, pero puede considerarse un hito en la recuperación del patrimonio histórico de la humanidad», añade este especialista. Para Josep Pedro no estaríamos ante una obra cumbre ni lo contrario: «No se caracteriza por la sensación de completitud de sus obras más admiradas, ni tampoco tiene el carácter conceptual de otros discos, por eso la etiqueta de obra mayor le queda grande. Pero no es menor. Se trata de un disco menos redondo».

Veta esotérica

Su colega de saxo Sonny Rollins afirma que esta revelación «es como encontrar una nueva habitación en la Gran Pirámide de Egipto». Y para nuestro saxofonista Jorge Pardo, que nos habla desde Bangkok, es «¡emocionante!», teniendo en cuenta que aquel mundo de hace 50 años no es el «Gran Hermano actual, en el cual estamos sometidos a grabaciones, vídeos y fotos... En esa época se limitaba a alguna foto robada o alguna toma desechada». Pardo habla de «Trane» en clave de heroica, cuando apareció como «alma atormentada terrenalmente pero puro en lo más espiritual. Porque el camino que muestra no es solo su sonido, es el coraje para decir su verdad pese a quien pese». A Davis, esta veta esotérica de su pupilo, no le gustaba. Y este álbum inesperado tendría su punto de contagio espiritual, de tránsito al A love supreme. Igualmente, reconoció que cuando «Trane» murió en el 67 le miraba desde abajo.