Es Noticia
ABC
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABCAbc Cultural
Fernando Aramburu, uno de los escritores consultados
LIBROS

Las mejores lecturas son para el verano

Hemos preguntado a veinticinco autores que nos cuenten -y nos recomienden- cuáles son las lecturas que han elegido para sus días de descanso estival

Actualizado:

FERNANDO ARAMBURU

«El asesino tímido» Clara Usón. Seix Barral. 323 páginas. 18 euros

Recomiendo su lectura en cualquier época. Es una novela más bien corta, centrada en la figura de Sandra Mozarovski, actriz de películas de destape en la Transición, muerta en circunstancias no muy claras. En el libro esta línea narrativa se entrecruza con otras de tipo reflexivo, incluso ensayístico, no exentas de un trasfondo que me atrevo a calificar de autobiográfico. Todas sirven para trazar un estupendo y nada convencional dibujo de época.

Julia Navarro

JULIA NAVARRO

«Vengaré tu muerte». Carme Riera. Alfaguara. 280 páginas. 18,90 euros

Para este verano, quiero recomendar una novela que estoy segura los lectores van a disfrutar: «Vengaré tu muerte», de Carme Riera; una entretenida novela de intriga, que te mantiene en vilo hasta el asombroso final. Admiro la prosa elegante y directa de Carme Riera, su capacidad para envolver al lector, su extraordinaria calidad literaria. Leí «Vengaré tu muerte» en una noche, porque me «enganchó» de tal manera que no podía dejarla.

MARTA SANZ

«La risa final». Fernando Royuela. Harper Collins. 352 páginas. 18,90 euros

«La risa final», de Fernando Royuela, publicada por Harper Collins, es una novela de aventuras, trepidante y divertida, narrada a través de una muy peculiar mirada de mujer y escrita con un estilo a la vez sacrílego y respetuoso con la tradición de la literatura hispánica. Su zarpazo iconoclasta contra el patrioterismo y su reinterpretación mágica del paisaje español son maravillosos.

AGUSTÍN FERNÁNDEZ MALLO

«Mi primer verano en la sierra». John Muir. Hermida Editores. 208 págs 19 euros

En verano de 1869, John Muir hace un largo viaje, guiando un rebaño, a través del valle de Yosemite, cuando aún no era parque natural. En ese tránsito escribe este clásico. Con bellos y entretenidos pasajes, es un relato de un naturalista de primera mano, es decir, datado en la época en la que las palabras «viaje» y «pionero» aún estaban unidas, aún tenían sentido, y que choca con la idílica mirada que de la naturaleza hemos construido.

Gabriela Ybarra

GABRIELA YBARRA

«La plenitud de la señorita Brodie». Muriel Spark. Pre-Textos. 180 páginas. 17 euros

El libro que quiero recomendar es «La plenitud de la señorita Brodie» de Muriel Spark. Para el verano, se suelen recomendar libros largos, pero en este caso prefiero proponer una novela breve. La historia que cuenta Muriel Spark sobre la señorita Brodie, publicada originalmente en 1961, es perfecta para las vacaciones: inteligente, divertida, con amor, traición, sexo... y apenas pesa en la bolsa de la playa.

LORENZO SILVA

«Bomarzo». Manuel Mujica Lainez. Seix Barral. 608 páginas. 22 euros

Recomiendo leer «Bomarzo», al hilo de la exposición en el Prado de Lorenzo Lotto, pintor del cuadro que inspira la figura del protagonista. Es una historia envolvente, que remite a la interminable búsqueda de la belleza por quien se sabe muy lejos de haber sido distinguido por ella. Una historia oscura y a la vez conmovedora, que me gustaría tener aún la oportunidad de descubrir. Cuando lo hice, con 17 años, no tuve más remedio que plagiarla en la que sería mi primera y nunca publicada novela.

ELENA MEDEL

«Rosalía». Luisa Carnés. Hoja de Lata. 160 páginas. 15,90 euros

Recomendaría a ciegas cualquier obra de Luisa Carnés, redescubierta por la editorial Hoja de Lata, pero esta me ha emocionado por el diálogo que establece con la poesía de Rosalía de Castro -que aquí no es cita, sino raíz- y por la forma en la que la autora se proyecta en el personaje al que retrata: al margen de la visión tan diferente que nos ofrece de Rosalía, me gustó rastrearla al hablar sobre otra persona. Y me gusta también su prosa llena de matices, de recovecos, tan viva.

Javier Cercas

JAVIER CERCAS

«Le lambeau». Philippe Lançon. Gallimard. 512 págs. 22 euros

Lo recomiendo vivamente, con la esperanza de que algún editor se anime a publicarlo en español. Es un libro escalofriante, en el que Lançon, escritor y colaborador de Charlie Hebdo, narra, con precisión quirúrgica y emoción contenida, siempre con elegancia e inteligencia, el atentado terrorista al que milagrosamente sobrevivió en enero de 2015, cuando un comando islamista atacó la redacción del semanario humorístico. Este es uno de esos libros de los que no se sale indemne.

SARA MESA

«Visión binocular». Edith Pearlman. Anagrama. 512 páginas. 24,90 euros

¿Sólo un libro? Madre mía… Elijo «Visión bonouclar». Es un librazo; cuentos sensibles, inteligentes, inusuales, de una belleza que te deja sin aliento. Es una autora poco conocida en España, pero es una de las grandes. Y, además, contrariamente a lo que suele decirse, los libros de cuentos voluminosos como este deben leerse con continuidad, no alternándolos con otros, porque también funcionan como conjunto, así que el verano es una época perfecta para sumer-girse en él.

MANUEL VILAS

«Siete cuentos morales». J. M. Coetzee. Literatura Random House. 128 páginas. 15,90 euros

Son cuentos muy hermosos. Los lees y te entran ganas de vivir más. Sirven para que te vuelvas a enamorar de todo cuanto ocupa un lugar bajo el sol, aunque sea terrible y dé miedo. Me gustan estos cuentos porque para Coetzee la literatura es vida sin medida. Vida a su antojo. Asombra su poder para decirlo todo, para iluminar todos los sótanos de la condición humana. Son cuentos cortos. Te lees uno, y luego te das un baño en la playa. Siete baños en el mar y siete cuentos en la hamaca. Y acabas siendo más sabio con cada baño y con cada cuento.

Elvira Navarro

ELVIRA NAVARRO

«Hombres en sus horas libres». Anne Carson. Pre-Textos. 392 páginas. 25 euros

Lo vivo es impredecible, y por eso recomiendo «Hombres en sus horas libres», de la poeta canadiense Anne Carson: poesía extraña, híbrida, inteligentísima y honda, con un pie en el ensayo, que nos recuerda la potencia de cualquier idea, especialmente de las que descartamos, porque la razón no está nunca en ningún lado; es compartida y continuamente revisada, o no es. Y lo reprimido siempre retorna.

IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN

«Novela familiar». John Lanchester. Anagrama. 456 páginas. 21 euros

«Todas las familias tienen secretos... La gente tiene una profunda necesidad de secretos. La cuestión es qué hacer con ellos y acerca de ellos, y cuándo contarlos». Cuando leí «Novela familiar» (hace unos diez años) me impresionaron los secretos familiares que John Lanchester descubrió tras la muerte de sus padres. Si existe un género de la autobiografía familiar (yo creo que existe), este libro es una de sus cumbres.

MILENA BUSQUETS

«Voces de Chernóbil». Svetlana Aleksiévich Debate. 408 páginas. 21,90 euros

Me gustaría recomendar «Voces de Chernóbil», de Svetlana Aleksiévich. Es una obra maestra que recuerda a Shakespeare, pero también a Thomas Bernhard y a Camus. El libro, una serie de entrevistas a personas que vivieron el desastre nuclear de Chernóbil, es un ejercicio extraordinario y emocionante, sobrio, profundo e inteligente. La mejor literatura del siglo XXI la está escribiendo una mujer que ni siquiera pretende hacer litera-tura.

LUISGÉ MARTÍN

«Contra la izquierda». Jordi Gracia. Angrama. 72 páginas. 8,90 euros

En contra de lo que suele ser habitual, yo siempre he sido partidario de utilizar las vacaciones para coger libros sesudos, porque uno tiene más tiempo de leerlos con concentración y de hacer ejercicios mentales con ellos. «Contra la izquierda», de Jordi Gracia, es un libro muy corto, pero lleno de ideas sugerentes que a la luz del verano (y de lo que está pasando en Europa en los últimos años) pueden verse mejor que a la luz del invierno.

Félix de Azúa

FÉLIX DE AZÚA

«Vida y tiempo de Manuel Azaña». Santos Juliá Taurus. 560 págs. 23,90 euros

Hace diez años se publicó «Vida y tiempo de Manuel Azaña (1880-1940)», la primera biografía seria de este grandísimo estadista calumniado por la derecha y la izquierda, escrita por Santos Juliá (último premio Umbral por «Transición»). Nadie lo ha superado y ahora se reedita por fin. En un tiempo de simpleza y estupidez, como el que estamos viviendo, la inteligencia de Manuel Azaña nos ayuda a sobrevivir.

ANTONIO COLINAS

«El Doctor Zhivago». Boris Pasternak. Galaxia Gutenberg. 752 páginas. 21,50 euros

El tiempo avanza y los días de verano me llevan a la relectura más que a la lectura. Por eso, suelo recomendar alguna novela valiosa. Este año releeré «El Doctor Zhivago», de Boris Pasternak. Es un libro que no pasa y muy saludable con la que está cayendo en este desorientado mundo nuestro. Está lleno de lecciones humanistas, sutiles, como las que también encontramos al releer otros veranos a Cervantes, a Stendhal o a Lampedusa.

ALEJANDRO PALOMAS

«Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas». Melanie Joy. Plaza y Valdés. 208 páginas. 13 euros

Imprescindible. Todos deberíamos leer este libro en algún momento de nuestra vida y cuanto antes, mejor. Aunque yo lo he devorado en menos de 24 horas, el verano da para una lectura como se merece.

BERTA VÍAS

«Guerra y paz». León Tolstói. Literatura Random House. 1.184 páginas. 24,90 euros

Perfecto para el verano por sus muchísimas páginas. Y para cada día a partir de entonces recordar que de nosotros depende elegir la paz en cada instante de nuestra existencia. Y huir de la guerra, especialmente de la que nosotros provocamos a nuestro

Carlos Zanón

alrededor.

CARLOS ZANÓN

«El Nix». Nathan Hill. Salamandra. 708 páginas. 24,50 euros

Para este verano recomendaría sin duda «El Nix», la primera novela del estadounidense Nathan Hill. Es divertido, inteligente y ambicioso. Los personajes, la trama, la manera de explicarlo, la relación con el lector, al que nunca trata de impresionar, pero tampoco piensa que haya que dárselo todo bien triturado.

SERGIO DEL MOLINO

«La liebre con ojos de ámbar». Edmund de Waal. Acantilado. 368 páginas. 26 euros

Es una obra de apariencia menor que contiene una ambición operística en la que sintetiza muchos géneros, y cuenta la historia de todo el siglo XX a partir de una colección de figuritas japonesas. No puede haber un solo lector sensible que se resista a su poder.

LLUCIA RAMIS

«Las cosas que perdimos en el fuego». Mariana Enríquez. Anagrama. 200 páginas. 16,90 euros

Los cuentos de este libro te dejan clavada y sin aliento. Su autora recurre a elementos clásicos del género para hablar de una realidad social tan terrorífica que le damos la espalda para no verla. Las reflexiones que se desprenden de cada historia dan escalofríos, lo que se agradece con este calor.

ROSA MONTERO

«Los desposeídos». Ursula K. Le Guin. Minotauro. 384 páginas. 27,96 euros

«Los desposeídos», de Ursula K. Le Guin, fallecida en enero de este mismo año, es una de las grandes novelas del siglo XX y ha sido injustamente ignorada en nuestro país bajo una reductora etiqueta de ciencia ficción. Para mí, sin embargo, es una de esas novelas totales que nos explican el mundo, comparable a «Guerra y paz» o «La montaña mágica».

Juan Manuel de Prada

JUAN MANUEL DE PRADA

«El hombre de la boina blanca» Carmela Gutiérrez de Gambra

Este verano voy a dedicarme a leer las novelas de Carmela Gutiérrez de Gambra (1921-1984), que publicó bajo diversos seudónimos, entre otros el de Miguel Arazuri. Me gustaría dar a conocer a esta escritora, hoy olvidada, a las nuevas generaciones. Cultivó la novela popular y muchas obras suyas fueron seriales de radio.

MIQUI OTERO

«Al final de la mañana». Michael Frayn. Impedimenta. 320 páginas. 22,50 euros

El verano es para antologías y librazos (bajo los tochos, está la playa), pero también necesitarás digestivos. «Al final de la mañana», de Michael Frayn, es un sorbete de limón delicioso. Fresco pero ácido, este clásico del humor británico sobre las miserias de un periodista (piensen en «Noticia bomba», de Evelyn Waugh) es perfecto.

MIGUEL ÁNGEL HERNÁNDEZ

«Desencuentros». Edmundo Paz Soldán. Páginas de Espuma. 256 páginas. 19 euros

En estos relatos mínimos, Paz Soldán cartografía con maestría un presente extraño y cambiante en el que ya nada es como solía ser. Allí encontramos destilada la narrativa de uno de los escritores más sugerentes, sutiles e inteligentes que han dado las letras latinoamericanas. Estos relatos se encuentran entre lo mejor que se ha escrito dentro del género breve.

Outbrain