libros

Faulkner, «cartas escogidas»

Los quebraderos de cabeza de Faulkner con sus libros, su inquietud por el dinero, su paso por Hollywood: todo está en las «Cartas escogidas» que Alfaguara publica el 13 de junio. Material inédito en castellano del que avanzamos nueve piezas

Actualizado:

NOVELAS COMPLEJAS:

1. A Ben Wasson

[Recibida 26 enero 1932. Oxford]

Querido Ben:

Tengo buenas noticias al respecto del dinero. No puedo enviarte Luz de agosto porque todavía no he empezado a mecanografiarla. No tenía intención de hacerlo hasta haberla terminado. Voy demasiado bien como para romper el hilo y volver atrás, a menos que sea absolutamente necesario. Aunque quizá si me atasco mecanografíe algo.

Estaré mejor aquí hasta que termine la novela. Quizá más tarde pueda probar con el cine...

Bill

2. Aunque no se nombra ninguna novela, es posible que Faulkner enviase la siguiente nota a Wasson cuando comenzó a mecanografiar «Luz de agosto»:

[¿A Ben Wasson?]

[¿Principios de 1932? ¿Oxford?]

He perdido una página del manuscrito de la novela. La número 12. Por Dios, comprueba si se quedó en la oficina. Es un capítulo complicado y no puedo reconstruirlo. Mándamela enseguida si la encuentras.

Bill

3. A Bennet Cerf

24 agosto 1933 Oxford

Querido Bennett–

Perdí tu carta relativa a El ruido y la furia y la acabo de encontrar. Discúlpame por no haber acusado recibo de la misma. Envié la introducción a Ben, estoy seguro de que ya la tendrás. Te enviaré de inmediato la copia marcada en color. Solo dispongo de una copia del libro, así que, por favor, ¿te importaría pedir al impresor que sea cuidadoso con ella y me la envíe de vuelta?

Nos las vamos arreglando sin demasiado problema. Espero verte este otoño.

[Sin firma]

A VUELTAS CON EL DINERO:

4. A Ben Wasson

[Mediados agosto 1933. Oxford]

Querido Ben:

El documento adjunto se explica por sí solo. He trabajado en él bastante, casi como si fuera en poema, y creo que lo he conseguido. Pide a Bennett su opinión y házmela saber.

Estamos bien. Jill cada vez más gorda. Estelle nunca ha estado tan bien.

Bill

[Con tinta:] No llegué a recibir el cheque por los cuentos. El primer cheque, del que hablabas en tu carta, se perdió durante el envío o no se llegó a enviar o no se extendió. ¿Cuántos de esos 750 dólares me van a llegar ahora y cuándo exactamente?

5. [Posiblemente mediados o finales julio 1943. Hollywood]

Querido señor Herndon:

No he tenido noticias suyas desde nuestra conversación de hace tres semanas, le hago llegar esta carta a fin de solicitar por escrito que desde esta fecha en adelante no [en el margen y a lápiz: se considerará ni] como mi agente y quea fecha de hoy toda relación existente entre usted y yo como agente y cliente queda finalizada y deja de existir.

Considero que tiene derecho a una comisión con respecto a mis honorarios, siempre que yo obtenga tales en virtud de los trabajos que he obtenido gracias a su esfuerzo.

«Toda relación entre usted y yo como agente y cliente deja hoy de existir»

Creí que bastaría con la simple constatación de mis deseos para poner fin a nuestra relación de manera amigable. Pero he estado pensando sobre la petición que me hizo en nuestra última conversación, según la cual usted desea conocer qué razones tengo para poner fin a nuestra relación, y ahora reconozco que es de justicia satisfacer su demanda, de modo que le expondré dichas razones si aún desea conocerlas.

[Sin firma]

COLABORACIÓN EN REVISTAS:

6. A Morton Goldman

[Probablemente junio 1936. Oxford]

Querido Morty:

Te adjunto otro de los mejores relatos de 1935, aunque tampoco espero conseguir nada por este. Desde el verano pasado no acostumbro a escribir morralla, pero intentaré de nuevo inventar algo para Cosmopolitan. Quizá pueda hacerme con un ejemplar, coger un reportaje que sin duda comprarían y cambiar los nombres, el lugar en que se ambiente, etcétera. Probablemente sea complicado y requiera ciertas habilidades, pero me parece que he perdido hasta tal punto el contacto con la era Kotex que no se me ocurre otra cosa.

Faulkner

7. A Harold Ober

Sábado [1 julio 1950. Oxford]

Querido Harold:

Adjunto un producto derivado de mi obra de teatro. Me gustaría que el Saturday Evening Post me hiciera un precio. Pero tengo la sensación de que todos los escritores (de edad) le deberían un gesto al número de oro (o como se llame) de Harper’s planeado para este otoño.

En caso de que no consigas un buen precio en ningún sitio, sugiero proponérselo a ellos. Imagino que no se les ocurrirá dar el mismo precio que el Post.

Bill

MALA EXPERIENCIA CON EL CINE:

8. Al coronel J. L. Warner

15 octubre 1945 (Oxford)

Querido coronel Warner:

Con respecto a mi última charla con el señor McDermid, que mantuvimos antes de dejar el estudio el 18 de septiembre, opino que no debería firmar el acuerdo de suspensión de permiso. Y que no debería seguir comprometiéndome a trabajar con el estudio y que de ser posible debería poner fin a todos los compromisos que mantengo con él. Las razones, como expuse al señor McDermid, son las siguientes:

«He dado lo mejor de mí en cinco o seis guiones. Solo dos fueron filmados»

Creo que he fracasado en la escritura de guiones de cine y que por tanto he malgastado mi tiempo y sigo malgastándolo, lo que no puedo permitirme a mi edad. Durante los tres años (incluidas las suspensiones de permiso) en la Warner, he dado lo mejor de mi trabajo en cinco o seis guiones. Solo dos de ellos fueron filmados y tengo la impresión de que la valoración que se hizo de ellos no dependió de la calidad del trabajo sino de mi amistad con el director, Howard Hawks. Así que he pasado tres años trabajando (o intentándolo) en un campo que no es mi fuerte y para el que no estoy bien pertrechado; dicho de otro modo: he malgastado un tiempo que como novelista, y a mis cuarenta y siete años no puedo permitirme malgastar. Y no me atrevo a malgastar ni un minuto más.

Ese es el motivo de mi descontento con el trabajo que hago en el estudio. No es un problema de la Warner como tal, pues mi relación con el estudio y con toda la gente con que he trabajado no podría haber sido más agradable. Me refiero al tipo de trabajo. De modo que me reitero en mi petición de que el estudio me libere de mis obligaciones contractuales. Admito que no extiendo esta solicitud a la dirección del estudio, sino invocando a ese mismo sentido de la justicia que usted ha demostrado en otras situaciones como esta. Así que me hago cargo de que mi petición será considerada justamente.

Quedo a la espera de su respuesta.

Sinceramente suyo,

William Faulkner

9. A Harold Ober

Viernes (22 marzo 1946. Oxford)

Querido Harold:

En mi poder la tuya del 20 de marzo.

No puedo escribir el libro en tres meses. Si me quedo aquí ese tiempo de más para trabajar en él, estaré aún más en deuda con Random House, y retrasaré aún más la terminación de este contrato con Warner y esta situación totalmente intolerable.

«Su estudio había estado mintiendo siempre desde que llegué allí en 1942»

Bacher tiene los derechos cinematográficos sobre este libro. Por eso mismo, porque no existe ningún tipo de contrato escrito entre nosotros, no haré nada de nada que ponga en peligro sus derechos y deseos en este asunto. Si llega a un acuerdo con Warner al respecto, estaré conforme con lo que quiera, sea lo que fuere. Di este paso sobre todo porque su estudio había estado mintiendo siempre desde que llegué allí en 1942, diciéndome que destruiría este contrato y me extendería otro mejor.

Haz el favor de hablar con Bob y dame noticias tuyas lo antes que puedas.

Bill