La banda alemana de música electrónica Kraftwerk
La banda alemana de música electrónica Kraftwerk
MÚSICA

Kraftwerk en el panteón de los ilustres

La banda alemana de música electrónica está nominada para entrar en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Ninguna lo merece más

Actualizado:

Desde su creación de manos de Ahmet Ertegun en 1983, el Rock and Roll Hall of Fame ha tenido en vilo anualmente al planeta rock durante meses. En este panteón olímpico entran solo aquellos que han logrado la excelencia.

Este año los nominados al prestigioso Salón de la Fama del Rock and Roll son quince nombres que hablan desde la amplitud de miras y el afinado criterio. Es digno de mención que Janet Jackson, tal vez la menos «rock» de la lista, se enfrente en las votaciones con Radiohead, con quien poco o nada comparte estéticamente. ¿Quién merece entrar? Devo, los reyes del tecno futurista están al lado de Def Leppard, abanderados del rock duro en las islas. Roxy Music, el culmen del rock sofisticado, no es hoy un grupo que esté en boca de todos, aunque tuvieron una tremenda influencia. Rage Against The Machine suenan todavía cercanos, mientras Rufus and Chaka Khan resultan una nominación incuestionable y mantienen la llama de estos premios siempre abiertos a dignificar las leyendas del soul, no en vano su fundador fue el capo de Atlantic Records. Pero la cosa, ¡ay! se complica, cuando aparecen nombres como The Cure. ¿Puede un grupo ser más original y tener mejor directo que el suyo?

¿Quiénes están?

Los hay que ya han sido nominados antes, esos eternos aspirantes que no han salido airosos en la recta final, como los MC5 de Detroit, banda de proto-punk que se estaba adelantando en cinco años a lo que fue luego un fenómeno mundial. Como quien no quiere la cosa, encontramos también a John Prine, uno de los pocos escritores de canciones envidiados por Dylan. Y para liarlo todo más, está Todd Rundgren, geniecillo del rock por antonomasia. Lo de LL Cool J recoge la tradición de premiar el hip hop como forma de arte, aunque ande lejos de lo que entendemos por «rock». Queda, en fin, Stevie Nicks, pero es que Fleetwood Mac ya fueron premiados. Y The Zombies, que firmaron uno de los discos emblemáticos justo hace cincuenta años, en 1968.

Ahora bien, ¿quiénes están dentro? Si repasamos el panteón, vemos el alto grado de exigencia de estos premios, una lista que marea por la acumulación de estrellas. Como no podía ser de otra manera están ABBA, AC/DC, el gran Allen Toussaint (fallecido en Madrid tras un concierto), The Beatles, The Beach Boys, BB King, Bessie Smith, Bill Haley, Billie Holiday, Bill Withers, Bo Diddley, Bob Marley, Bruce Springsteen o Buddy Holly. ¡Y no hemos pasado de la letra B! Ahora, si alguien me preguntara, mi favorito sería Kraftwerk. Es de justicia que una banda como la alemana entre en el Salón de la Fama, aun cuando vemos que a excepción de los suecos, pocos han sido los «extranjeros» que han recibido tales honores. Desde luego, ningún español.

Sin embargo, por su histórico papel, no solo en el rock, sino en la música contemporánea, la nominación de Kraftwerk brilla por encima de todas las demás, puesto que la unión de fuerzas en Dusseldorf de Florian Schneider y Ralf Hütter supuso, frente a lo que suele decirse, todo lo contrario a un movimiento de vanguardia. Fue una reacción: «La cultura centroeuropea fue interrumpida en los años treinta, y muchos de los intelectuales huyeron a América o a Francia. O fueron eliminados. Nosotros recogimos esta cultura de los años treinta, y lo hicimos espiritualmente». Nadie lo merece más, aunque solo fuera por esa «pirámide de Egipto» llamada «Das Model». Esperemos el veredicto.